OpiniónColumnas

La alfabetización

Tanmi Tnam

El Día Mundial de la Alfabetización, se celebra desde 1967 cada 8 de septiembre según la Organización de las Naciones Unidas para la Cultura, las Ciencias y la Educación, UNESCO. Esto quiere decir que desde hace más de medio siglo se celebra y se recuerda a los pueblos del mundo la importancia que tiene la alfabetización para desterrar o disminuir el empobrecimiento, la desigualdad, la violencia, el racismo y otros males que vienen desde hace mucho tiempo. Contar con una población que lee comprensiva y críticamente, se informa de distintos temas que les ayuda a formar el panorama del contexto en que se vive y luego tomar postura dónde y cómo actuar para la demanda del cumplimiento de los derechos individuales y colectivos.

En muchos países, entre ellos Guatemala, todavía ocupan el tiempo en contar cuántas personas analfabetas hay en la actualidad. Esto se debe a la baja cobertura y calidad educativa en todos los niveles y presupuesto asignado solamente para el funcionamiento sin la visión de llevar educación escolar a toda la niñez y juventud. Para la población adulta, brillan por su ausencia formas prácticas y sentidas para atraer a esta población que participe en programas de alfabetización que generen respuestas para disminuir los factores que causan el empobrecimiento, la miseria, la exclusión y el racismo.

La población que participa dos o tres años en el nivel primario, después de algunos años cae nuevamente en el analfabetismo, la juventud que cursa algunos años del nivel medio, tiene problemas de lectura, tal como lo prueban las evaluaciones que aplica el mismo Ministerio de Educación. Hay sectores y pueblos que tienen menos oportunidades de acceder a los servicios educativos gratuitos, tal el caso de las mujeres y los pueblos originarios. La población escolar actual, especialmente la del área rural, en el ámbito familiar no cuenta con libros que puedan servir de lectura y es el mismo ambiente que se encuentra en los centros educativos, salvo alguno que otro texto que distribuye la entidad responsable de la educación del país.

La alfabetización debe ser para todas y todos, en la ciudad y en el campo, todas las edades, culturas y pueblos.  Una alfabetización que hable del conjunto de realidades que hay en el entorno inmediato, de manera que cualquier mensaje escrito hable de las características y necesidades de las personas que allí viven, que les presente formas de fortalecimiento de sus medios de vida, que les ayude a interpretar las causas de todas las condiciones negativas en que se vive.

La alfabetización en países multilingües, debe ser en los idiomas que se hablan en el país. El caso de Guatemala, la alfabetización debe ser en los idiomas mayas, Xinka, Garífuna y en el idioma oficial. Este hecho ayudaría a fortalecer la identidad de los pueblos y la consolidación de la unidad de Guatemala multinacional. Con la presencia de distintos medios virtuales, hay suficientes oportunidades de que las entidades oficiales de la educación en todos los niveles y modalidades elaboren materiales con contenidos diversos que pueden estar disponibles en sedes estratégicas para que la niñez, la juventud y la población adulta cuente con acceso a la información fácil de leer, agradable y que se refiera a la vida real. Los libros de lectura deben abordar la formación cívica y política, la importancia de la conservación del medio ambiente, el valor del trabajo, comprender las causas de la emigración y cómo opera la corrupción.  La alfabetización es un medio que apoya el desarrollo humano y la construcción de la democracia entre pueblos.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor: