Press "Enter" to skip to content

Guatemalteco o ciudadano del mundo

Políticamente Incorrecta

Aclaremos conceptos.  No se puede ser guatemalteco amante y orgulloso de su patria, y ciudadano del mundo.  O usted ama su tierra, se siente parte de ella, la cuida y la defiende, o no.  Es difícil comprender como alguien puede decir que ama su patria pero promueve todo lo que anula la soberanía, la independencia e individualidad de nación, atenta contra las costumbres y tradiciones de su patria, anula sus raíces y apoya que se cambie su historia patria para adaptarla a la “nueva realidad” que promueve el globalismo.  Eso, es globalismo, no lo confunda con globalización que es netamente un término económico (fabricar algo con componentes hechos en distintos países).

La Agenda 2030 fue creada por la ONU en el 2015, con 17 objetivos de “desarrollo sostenible”.  La agenda establece un plan que está siendo impuesta lentamente, pero con firmeza, en todo el mundo.  Estos objetivos buscan anular todo lo que cimienta una patria, principios, valores y símbolos, y las instituciones que los sostienen (Constitución, principios republicanos y Ejército).  En todos los países se impone la agenda de forma solapada.  Busca, sin que los pueblos tengan voz y voto, que todo lo que emane de la ONU sea ley nacional en todos los países.

El derecho indígena es uno de los elementos de esta estrategia, utilizado para dividir sociedades como la guatemalteca.  Fomentando la victimización, el odio y resentimiento, cimientan una división en el tejido social que busca fragmentar Guatemala.  La máxima “divide y vencerás” se está tratando de aplicar a la perfección, y la masa no piensa.

En Guatemala, por ejemplo, tenemos 22 pueblos de origen Maya entre los cuales hay profundas enemistades ancestrales (para usar palabras que ellos utilizan).  Reclaman derecho a la tierra y expulsión de todo el “no indígena” para según ellos imponer sus leyes “ancestrales”.  Curiosamente, sus ancestros vivían en monarquías que practicaban desde sacrificios humanos, hasta el tener esclavos.  El mundo Maya no era ni democrático, ni justo, ni libre, ni igualitario, cómo claman los que abogan por el tema “ancestral”.  Los insto a que visiten el Museo de Arte de Antigua y vean la muestra abierta al público sin costo, con elementos tangibles, la verdadera Historia de Guatemala, sin politizarla.  Tal cual es.  Un pueblo ignorante, es un pueblo manipulado.

Las monarquías existían en todo el planeta, y no dejaron de prevalecer hasta que el concepto de República se diseminó.  Los principios republicanos son primero que nada, la igualdad absoluta ante la ley que implica CERO privilegios.  Esa igualdad se traslada a la aplicación de justicia por lo que no deben existir leyes específicas.  Si alguien comete un crimen, debe pagar por ello, y es irrelevante si asesinó un bebé, un anciano, un blanco o un indígena.  La fraternidad, que se cimienta en los principios y valores comunes en la ciudadanía.  En nuestra patria, sea usted indígena o ladino o lo que sea, en su mayoría, existe un amor por los niños, respeto por los ancianos, se atesora la familia.  Todo eso nos humaniza, nos da sentido de comunidad.  El soberano es el pueblo.  Quienes alegan contra la soberanía no entienden que el gobierno existe para ayudar a la sociedad a vivir en paz y preservar el bien común, para servirla porque el soberano, el que manda, es el pueblo que elige a sus representantes para ello.

La República de Guatemala se fundamenta en esos principios.  Todo mundo repite como loro que hay que defender la democracia, ignorando que la democracia sin ser una república cae fácilmente en una dictadura.

Los grandes promotores de la Agenda 2030, son esos multimillonarios como Soros o los Rothchild, que tienen todas las de ganar.  Los grandes bancos y conglomerados imponen y exigen esto de las empresas locales para mantener o establecer una relación comercial.  Es por ello que vemos por ejemplo a Walmart o a Starbucks abrazar todas estas ideas, ajenas e ilegales según nuestra Constitución.  Si no lo hacen, pierden su poder comercial y económico.

Para esas empresas, es útil eliminar fronteras y con ello, límites a su expansión.  Cómo bien lo cita el Lic. Noel Barillas en su artículo del 6 de septiembre 2022 titulado “Candidatos presidenciables y la agenda 2030”, Henry Kissinger lo dijo clara y descaradamente en los años 70s “la despoblación debería ser la más alta prioridad de la política exterior hacia el tercer mundo, porque la economía de los Estados Unidos requerirá una cantidad cada vez mayor de minerales del extranjero, especialmente de los países menos desarrollados”.

El que no entienda esto, requiere dibujitos.  Alguien por favor se lo comparta a los líderes indígenas. Si los 48 Cantones, Codeca, Cuc, Conic, Calas etc. apoyan esto es porque creen que adueñándose de todo serán ellos los que vendan y se apropien de todo y el resto comerá estiércol puro. Guatemala no será la excepción de los lugares donde estas medidas han sido aplicadas.  El que no lo vea, es porque no le da la gana verlo.

Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más de la autora:

Inicia la feria