Press "Enter" to skip to content

America Central: Perdida en sus paradojas

Pulso Económico

En el momento que terminaron las dos primeras décadas del siglo XXI, varios países de Centroamérica no logran superar los problemas de su etapa feudal-colonial.  El sistema capitalista de libre mercado y globalización de los mercados continúa su marcha de elevada productividad, cambio tecnológico y consumo con derroche excesivo. Pero, aún así no logra resolver la lógica de los grandes problemas que lo acompañan. La pobreza, el hambre, la desigualdad de ingresos y el retraso cultural de las mayorías sigue presente.

El momento actual le ofrece a la región una nueva oportunidad para sentar las bases del progreso, o continuar en el estancamiento eterno. Hay que construir nuevos mitos, existe la idea que el pueblo judío ha generado una visión de liderazgo mundial gracias a que desde su temprana edad los obligan a estudiar matemáticas y aprender a tocar un instrumento musical. Lo que les da una visión lógica sobre el desarrollo mundial. Otro mito, de este pueblo que debiéramos adquirir es su adhesión a la idea del progreso; según este mito, la Edad de oro de la humanidad no está en el pasado, sino que en el futuro.

Y, esas son las paradojas de varios países de la región. Mientras peores gobiernos se tienen, mientras más se hunde a la población en el analfabetismo, la discriminación de la mujer y la pobreza generalizada, surgen constantemente nuevas oportunidades. Los organismos internacionales, especialmente el Fondo Monetario Internacional ven con sorpresa que los problemas no resueltos, en el momento actual, y gracias a la pandemia muestran una región centroamericana que resurge de sus cenizas. Las oportunidades siempre se nos escurren entre los dedos como cálculos de arena.

La pandemia y el shock del frenazo económico para enfrentarla han venido a generar una mayor desilusión de la población en el sistema capitalista-feudal, que pervive en Chiapas, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras. La gente pierde la confianza en los liderazgos tradicionales, en políticos, religiosos, académicos y militares. La gente huye masivamente hacia el norte, en muchas ocasiones con finales mortales frente a degenerados coyotes, la violencia de pandillas, la represión y corrupción de autoridades de los Estados, quienes los acompañan en su largo caminar.

El gobierno de Biden, en alianza coercitiva, con los gobiernos de paso, han promovido el aumento espectacular de la migración. Los resultados son paradójicos. El aumento de la migración y el descreimiento en los gobiernos regionales provoca un aumento del financiamiento a los gobiernos ineficientes y corruptos. En lugar de salir dañados, los financieros (de las finanzas públicas y del Estado), reciben enormes capitales adicionales en forma de remesas. En lugar de debilitar el sistema que los expulso de sus países de origen, los migrantes financian ese mismo sistema y lo fortalecen.

Yorbol Yakshilikov, analista del FMI, se extraña del “aumento inesperado de las remesas a Centroamérica y México durante la pandemia”. Cuando parecían debilitarse, esas remesas, y obligar a reformas políticas, las remesas aumentan en forma impresionante.

Veamos el siguiente gráfico. Las remesas anuales superan la quinta parte del PIB, en países como El Salvador y Honduras. Cerca del 22% de la población salvadoreña ha nacido en el extranjero. Para el caso de Nicaragua, el aumento de remesas es interesante. El gobierno de Biden disminuyó los controles de ingreso de migrantes, según ellos para debilitar a Ortega, en lo que toca a los ingresos de divisas a esa nación, resultó todo lo contrario, las remesas han aumentado. Financiando las debilitadas arcas del gobierno.

image 1

Según el siguiente gráfico, las remesas cayeron, por el desempleo hispano durante marzo-mayo del 2020. Pero, la recuperación de la economía gringa, y la demanda de mano de obra mesoamericana, ha provocado un salto en las remesas que ya alcanzan los 9 mil millones de dólares para toda la región.

image 2

En el siguiente gráfico, se aprecia que por cada $100 enviados en el 2019, ya a finales del 2021 se enviaban cerca de $125. Hay varios efectos, las remesas aumentan, las transacciones electrónicas se imponen, y no se conoce del envío de criptomonedas.

image 3

Como diría Lawrence Harrison: si la visión de los dirigentes e intelectuales de un país explica los fenómenos económico-sociales y naturales, por medio de fuerzas sobrenaturales, que por los caprichos de numerosos dioses exigen obediencia al ser humano, queda poco espacio para la razón, la educación, la planificación y el progreso.

América Central enfrenta grandes shocks a partir de la tercera década del siglo. Luego de varias década de confrontación, que dejo legítimos odios y conflictos entre connacionales; se adicionan nuevos retos, como desastres naturales, enfrentar pandemias constantes, la pérdida de confianza en un sistema que nos garantice a todos oportunidades. Los desastres naturales y la visión de proteger a la naturaleza nos permiten construir una nueva visión basada en el crecimiento más resiliente, inclusivo, solidario y respetuoso de la vida del resto de especies. Ojalá que esta vez la oportunidad no se nos vuelva a escurrir entre los maltrechos dedos de la ineficiencia y la corrupción.

Le invitamos a leer:

%d bloggers like this: