Press "Enter" to skip to content

El Tribunal Supremo Electoral y sus necesidades

Petardo

Se aproximan las elecciones en el país. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) es la máxima autoridad en materia electoral. Es un órgano constitucional independiente de control político, por lo tanto, no está supeditado a organismo alguno del Estado.

Este se rige por la Ley Electoral y de Partidos Políticos, Decreto 1-85 del Asamblea Nacional Constituyente. Esta institución tiene la facultad de realizar la convocatoria a elecciones para el cargo de Presidente y Vicepresidente de la República, para los cargos de Diputados al Congreso de la República, Corporaciones Municipales y al Parlamento Centroamericano, que será cada cuatro años, y consulta popular según el artículo 173 de la Constitución y la Ley Constitucional Electoral.  También debe organizarlas adecuadamente para transparentar los votos que emitan la ciudadanía. Sin embargo, si no lo hiciere el Congreso de la República está facultado para hacerlo.

La Constitución y la Ley Electoral asignan al Tribunal Supremo Electoral, Registro de Ciudadanos y a otros de sus órganos, ejercer con exclusiva independencia funcional la jurisdicción electoral, es decir la potestad de administrar justicia en materia electoral. Es decir, además de organizar las elecciones y supervisar la actividad de las organizaciones políticas, aplica la ley a casos concretos y resuelve controversias en el ámbito electoral, actuando en segunda instancia, cuando conoce las resoluciones del Registro de Ciudadanos, las cuales están sujetas a su revisión, presentando un recurso de nulidad.

Siendo el tribunal supremo electoral el encargado de una serie continúa y concatenar sobre actos complejos y con efectos preceptivos. Para su función se establece: Corresponde al Tribunal Supremo Electoral una asignación no menor del medio por ciento (0.5%) del Presupuesto General de Ingresos Ordinarios del Estado para cubrir sus gastos de su funcionamiento y de los procesos electorales. El año en que se celebren procesos electorales o procedimientos consultivos, la asignación indicada se aumentará en la cantidad que sea necesaria para satisfacer los egresos inherentes al proceso de elecciones, conforme la estimación que apruebe y justifique previamente el Tribunal Supremo Electoral.

El Tribunal Supremo Electoral, en los últimos años ha perdido credibilidad y su trabajo no ha sido transparente. Según informan las autoridades que la dirigen, que no les alcanza lo asignado, por todo el trabajo y atribuciones que les compete. Los guatemaltecos no tienen confianza en las personas que están dirigiendo el Tribunal Supremo Electoral, ellos no se han apegado a sus reglas éticas, actúan políticamente, están favoreciendo a partidos políticos que el pueblo sabe que no califican, así como están favoreciendo a viejos políticos que han sido castigado por la ley, ni están obedeciendo a la Constitución Política de Guatemala, y por muchas razones más, los guatemaltecos no creen ellos, ni mucho menos en los resultados de las elecciones próximas a efectuarse, la historia los calificara.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

A %d blogueros les gusta esto: