Una historia sobre el origen del día de todos los Santos y de Muertos

Logos

Durante los primeros siglos del cristianismo, con el fin de conmemorar a todos los santos que habían muerto, las iglesias del hemisferio oriental habían elegido el primer domingo después del día de Pentecostés, el cual se celebraba cincuenta días después del comienzo de la Pascua. Precisamente la palabra Pentecostés deriva del griego pentekoste, que significa quincuagésimo día o día número cincuenta.

El papa Bonifacio IV, que ejerció el papado entre los años 608-615, eligió el día 13 de mayo. En este día el Panteón de Roma, que Marco Agripa, notable militar y político romano, ordenó construir en Roma, fue convertido en templo cristiano, dedicado a María y a todos los santos. El emperador Focas, del imperio de Oriente, concedió permiso para tal conversión. Probablemente huesos de mártires fueron extraídos de catacumbas y depositados bajo el altar principal. La palabra panteón deriva de la palabra griega pántheion, que significa todos los dioses.

El papa Gregorio III, que ejerció el papado entre los años 731-741, eligió el día 1 de noviembre, y asignó una capilla de la basílica de San Pedro, en Roma, para tal conmemoración; pero solamente en Roma. En el año 800 el influyente teólogo imperial Alcuino aprobó tal elección. En el año 837 el papa Gregorio IV adoptó oficialmente el día 1 de noviembre, y ordenó que toda la iglesia católica, apostólica y romana lo adoptara.

¿Por qué el papa Gregorio III eligió el 1 de noviembre? No parece haber certeza sobre el motivo de esa elección; pero se puede conjeturar, con alguna verosimilitud, que tal motivo residió en un festival celta.

Los celtas eran indoeuropeos que se habían dispersado en Europa, quizá a partir del segundo milenio antes de la Era Cristiana, hasta el primer siglo después de esa era. Aproximadamente a partir del siglo III la religión cristiana había comenzado a sustituir, por lo menos parcialmente, a la religión de los celtas. En el año 664 se había celebrado el Sínodo de Whitby, que congregó a monjes cristianos romanos e irlandeses. En ese sínodo la iglesia celta había aceptado la liturgia de la iglesia romana y luego, progresivamente, se sometió a la autoridad del papa.

En antigua Inglaterra y en antigua Irlanda los celtas, ya convertidos al cristianismo, conmemoraban, precisamente el 1 de noviembre, el día de All Hallows, que significa Todos los Santos. Aquel día era denominado Samhain. Era el comienzo de un nuevo año.

En la víspera de ese día los celtas celebraban un festival denominado Halloween. Esta palabra es una abreviatura de la expresión All Hallows Eve, es decir, Víspera del Día de Todos los Santos. En ese día se extinguían viejos fuegos. Se encendían nuevos fuegos. Eran repelidos los espíritus malévolos, y las nostálgicas almas de los muertos visitaban sus antiguos hogares.

Es probable que el papa Gregorio III hubiera elegido el día 1 de noviembre para contribuir a que un importante festival de los pueblos celtas, que tenía un origen profano se transformara en un festival cristiano.

Aunque no hubiera certeza sobre el motivo de la elección del día 1 de noviembre para conmemorar a todos los santos, era un hecho que había tal conmemoración, y era oficial. Entonces, ¿por qué no conmemorar también el día de todas las almas de quienes no habían sido santos, las cuales, quizá, sufrían terribles martirios en un implacable purgatorio?

Precisamente algunas iglesias cristianas dedicaban algunos días del año a orar por las almas que presuntamente sufrían en el purgatorio. Eran almas que, aunque hubieran sido bautizadas, podían no haber expiado algún pecado menor, que eran causa de un castigo mayor. Se presumía que la oración contribuiría a purificar esas almas, y a prepararlas para disfrutar de una gloriosa vida celestial.

Entonces Odilón, abad de la abadía de Cluny, en Francia, exhortó a orar por las almas de todos los cristianos que sufrían en el purgatorio. El día dedicado a esa oración se llamó Día de Todas las Almas, y debía ser el día que seguía al Día de Todos los Santos, es decir, el 2 de noviembre. Odilón murió en el año 1048.

En algunos países, el Día de Todas las Almas se denomina Día de los Muertos, y se celebra en la misma fecha que el Día de Todos los Santos, es decir, el 1 de noviembre.

La celebración del Día de Todas las Almas o del Día de los Muertos presupone que solo el cuerpo es perecedero, y que el alma es imperecedera. ¿Es así? He aquí un gran misterio, propicio para la audacia de la filosofía, la humildad de la ciencia y la esperanza en una renovada vida ultraterrestre.

Post scriptum. Los indoeuropeos eran aquellos que hablaban idiomas de la familia lingüística denominada indoeuropea. Pertenecen a esa familia algunos idiomas que actualmente se hablan en Europa, India, Pakistán y Asia Central (constituida por Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán).

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

One thought on “Una historia sobre el origen del día de todos los Santos y de Muertos

Comentarios cerrados.