Adelantar la meta

Desde México

En septiembre del 2014, 43 estudiantes de una Escuela Normal Rural de Ayotzinapa desaparecieron en el mismo sitio en que 6 más murieron y más de 25 personas heridas presuntamente ordenado todo por el alcalde de Iguala Guerrero. Desde entonces familiares de los afectados, así como muchos líderes de opinión, han seguido de cerca el caso que amenaza con guardarse en el ideario social como lo ocurrido en Tlatelolco en 1968. Un acto salvaje de protesta y esperanza, de discurso y evasiones. En buena parte motivado por presiones internacionales, México ha emprendido diversas estrategias para tratar de dilucidar el caso.

El presidente López Obrador desde candidato se sumó a esa vocación y constituyó una Comisión para la Verdad de Ayotzinapa, que encomendó al Subsecretario de Derecho Humanos y ex regente de la Cd de México Alejandro Encinas Rodríguez. Hace un par de meses la comisión presentó un informe sobre el caso a 8 años de lo ocurrido. El informe ha sido definido como atropellado e incoherente por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), colectivo fue constituido en noviembre de 2014, un par de meses después de la desaparición, como un mecanismo de interacción y acción por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que fueron convocados por los familiares de las víctimas.

Evidencia el GIEI; Filtraciones de conversaciones sin testar; incoherencias en las nuevas pruebas presentadas por la comisión gubernamental, la instrucción de 83 órdenes de aprehensión, de las cuales 20 fueron desistidas, y la renuncia del fiscal Omar Gómez Trejo y parte del equipo como algunos de los hechos agravantes de la crisis de confianza e independencia en los avances del caso. El grupo ha anunciado su separación como un mecanismo de presión ante estos acontecimientos.

Nuevamente se levanta el fantasma de la ausencia de justicia para los familiares, quienes desde el 2014, en días como los propios de noviembre, deben reiterar a México que aún no existen elementos concluyentes definitivos de su muerte, por lo que no pueden recibir condolencias sino gritos de furia a un gobierno que, a más de 8 años, sigue siendo impráctico y sin resultados.

El mensaje se replica en muchos espacios en los que la sociedad civil organizada parece no tener cabida. Como si la oclocracia, gobierno de los oprimidos, se levanta sin voz. Con el solo mensaje suplente de conceder autoridad para ganar la dádiva. De cambiar el dicho por la apatía, porque están cansados de esperar.

El GIEI insiste, sobre el informe, en una aceleración atropellada por el gobierno. Como la apertura de un aeropuerto que aún no está listo o una refinería sin refinar. En la carrera la meta no se acerca, se acelera el paso. Adelantar la meta no es ganar la carrera, es saber que el problema está en la planeación. Quien fracasa en planear, planea para fracasar y no se soluciona cambiando la meta.

En un país con más de 100 mil desaparecidos el apoyo social independiente se convierte en una herramienta de confianza. El propio GIEI citó a Pedro Casaldáliga quien escribió: «Es tarde, pero es nuestra hora. Es tarde, pero es todo el tiempo que tenemos a mano para hacer el futuro. Es tarde, pero somos nosotros esta hora tardía. Es tarde, pero es madrugada si insistimos un poco…» El tiempo no perdona si solo fingimos haber llegado, ¿no cree usted?

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Héctor Gil Müller

Abogado egresado de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. Cuenta con estudios de especialización en Filosofía del Arte, Concertismo en piano y órgano clásico, así como en Derecho Fiscal.

One thought on “Adelantar la meta

Comentarios cerrados.