La comunicación asertiva: Una herramienta MÁGICA

Salud y Mente

La comunicación es la base de las relaciones interpersonales, estamos comunicando todo el tiempo ya sea con una comunicación verbal o no verbal. Por medio de la comunicación expresamos lo que nos gusta o disgusta, el amor o desamor, agrado o enojo.

La pregunta es ¿Cuándo comunicamos lo hacemos de manera asertiva?

Es muy frecuente que al momento de comunicar nuestro pensamiento, ideas, opiniones, lo hagamos con las herramientas que hemos heredado de nuestro entorno. Nos dicen “hable” “diga lo que siente” “no se quede callado” pero nunca nos enseñan cómo hacerlo, si aprendimos a expresar el enojo con gritos, somatando puertas o tirando cosas, así lo haremos; si vimos que cuando algo era desagradable o triste se expresa llorando, así lo haremos.  Lamentablemente esta manera de expresar no es funcional, ni eficaz, es más este etilo de comunicación deteriora nuestras redes laborales, escolares, la relación con amigos, familia y pareja. Por eso es importante que recuerdes que existe una relación directa entre “vivir bien” y “expresarse bien”

La mayoría de los problemas que surgen entre conyugues, jefes y colaboradores, profesores y alumnos, padres e hijos, consumidores etc, tienen que ver con la comunicación.

Una persona no podrá llevar una vida plena si no es capaz de comunicarse bien incluso consigo mismo. Es necesarios conocer las propias emociones, los propios límites, qué nos gusta o qué nos desagrada para poder comunicar. Para tener una comunicación efectiva hay que tener en cuenta que sin lugar a duda el tono de voz que usamos será importante, las palabras que seleccionamos también lo serán, y no olvidemos los gestos que usamos, sobre todo por que al momento de comunicar lo hacemos usando solo 20% de lenguaje verbal y un 80% lenguaje no verbal; otro factor importante es la escucha activa ya que si escuchas con atención a tu interlocutor tendrás la oportunidad de devolver una respuesta mejor adaptada según el tema o situación. La inteligencia emocional es por si misma una estrategia para lograr una mejor comunicación ya que te permitirá expresarte con mejores herramientas y no desde la emoción. “La palabra es el sonido externo del cerebro, por eso es tan importante saberla conducir y controlar” Joaquín Lorente.

Existen tres estilos de comunicación en las cuales encontramos la comunicación agresiva: las personas que comunican con este estilo tienen una alta tendencia de querer imponer sus ideas, pensamientos y creencias, en ocasiones lo hacer con un tono de voz alto y antagonista, no toman en cuenta las opiniones y sentimiento de los demás, son poco empáticos, nunca aceptan un no como respuesta y son egocéntricos. Comunicación pasiva por el contrario anula e invalida las propias emociones, pensamientos y opiniones, las personas que comunican con este estilo tiene temor a decir no, pues piensan en el qué dirán, que perder amistades, tienen una tendencia a no expresar para evitar conflictos, son condescendientes aunque eso les cause enojo con ellos mismos.

Si quieres que las personas te escuchen y tomen en cuenta tu opinión, ideas, emociones es necesario que comiences a comunicarte con asertividad. La comunicación asertiva es una herramienta de la inteligencia emocional y consiste en comunicar los pensamientos, expresar ideas, opiniones y emociones usando un tono adecuado de voz, sin juzgar a los demás, hablando siempre en primera persona (yo siento, yo opino, yo creo, a mí me gustaría, etc.) logrando que los gestos o lenguaje no verbal sean congruente con lo que se dice, establece límites, puede decir no sin sentir temor o culpa, expresa sus ideas y emociones con claridad.

Ahora bien se escribe más fácil que llevarlo a la práctica, pero con una buena actitud de cambio y disposición para comunicar de mejor manera, esto será posible.

La magia de la comunicación ocurre cuando usas estas estrategias y otras más que te dejo a continuación.

  1. Comunica tu emoción (me siento triste)
  2. Comunica el porqué de la emoción (y me siento así porque YO siento que no me tomas en cuenta)
  3. Usa la empatía (puedo entender que tú también estas molesto/a, puedo entender que ambos estábamos enojados etc)
  4. Comunica lo que te gustaría (a mí me gustaría que en fututas ocasiones tomes en cuenta lo que siento o pienso)
  5. Escucha activamente lo que tu interlocutor tiene que decir.

Recuerda que es importante buscar el momento y lugar adecuado para comunicar, una comunicación asertiva no busca juzgar al otro, habla siempre en primera persona, usa un tono de voz adecuado y se congruente entre lo que expresas verbalmente y tu comunicación no verbal.

La comunicación es una herramienta mágica. Desarrollar la habilidad de comunicar en el momento oportuno es una cuestión de SENSIBILIDAD, INTELIGENCIA Y EMPATÍA.

Le invitamos a leer más de la autora:

Zoe María Gómez

Psicóloga Clínica por la Universidad Mariano Gálvez, Postgrado en Neuropsicología por la Universidad del Valle de Guatemala.