Explicaciones sobre tiempo ilimitado de Jueces y Magistrados

Menos poder de los gobernantes es más libertad de los gobernados y más prosperidad de todos.

Proponemos un régimen judicial en el cual los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de la Corte de Apelaciones, y los jueces de primera instancia, funjan durante un tiempo ilimitado, con la condición de que ejerzan con honestidad y aptitud la función que les compete. Ese régimen sería instituido por una nueva Constitución Política de Guatemala. En algunos ciudadanos nuestra propuesta ha suscitado confusión, la cual intentamos disipar con estas explicaciones:

Primera. Actualmente los magistrados de esas cortes son electos cada cinco años por políticos, que son los diputados. Los magistrados designan a los jueces, también cada cinco años. Magistrados y jueces fungen, entonces, durante un tiempo máximo de cinco años. Esa elección periódica es especialmente propicia para la dependencia de los magistrados porque los políticos pueden elegir, para ejercer magistraturas, a aquellos candidatos que se comprometen a servir a sus ilícitos intereses, es decir, pueden elegir a quienes se comprometen a corromper la magistratura. El ejercicio de la magistratura durante tiempo ilimitado reduciría esa dependencia y, con ella, podría evitar ese compromiso.

Segunda. Guatemala Constitucional propone que magistrados y jueces funjan durante tiempo ilimitado; pero ello no equivale a proponer que sean dotados de poder absoluto.  Nadie en quien el Estado delegue su poder soberano debe tener poder absoluto; y creemos que una nueva Constitución Política tiene que limitar mucho más el poder que el Estado delega en quienes ejercen funciones públicas legislativas, judiciales y ejecutivas. El propósito es un menor poder de quienes ejercen funciones públicas, y una mayor libertad de los ciudadanos.

Tercera. Guatemala Constitucional propone que los magistrados funjan durante tiempo ilimitado con el fin de que sean independientes de los políticos, y con esa independencia designen a los jueces de primera instancia; pero una mayor independencia requiere que los magistrados sean electos por sorteo entre candidatos previamente seleccionados. Nunca, entonces, los políticos podrían negociar, con los candidatos a magistraturas, la promesa de beneficios judiciales a cambio de ser electos. Los políticos serían expulsados del régimen judicial.

Cuarta. Puede argumentarse que el ejercicio de la magistratura y la judicatura debe estar sujeto a un límite máximo de tiempo para que otros ciudadanos tengan la oportunidad de ser magistrados y jueces, y mostrar su asombrosa honestidad y su brillante aptitud en la administración de justicia. Sin embargo, no debe ser una finalidad del régimen judicial brindar tal oportunidad, sino procurar la mejor administración de justicia; y aquellos magistrados y jueces que demuestren contribuir a tal mejor administración, no tendrían que ser sustituidos. Ciertamente, un nuevo magistrado o juez que sustituyera a uno que ha demostrado ser honesto y apto, podría ser mejor; pero también podría ser peor.

Quinta. El régimen de ejercicio de la magistratura y la judicatura durante tiempo ilimitado, y de elección de magistrados por sorteo, no sería perfecto, es decir, no garantizaría una óptima administración oficial de justicia; pero sería menos imperfecto.  De modo similar, el régimen político en el cual el poder legislativo, el judicial y el ejecutivo del Estado son ejercidos de manera dividida e independiente, no es perfecto; pero, con respecto al ideal de libertad, es menos imperfecto que el régimen en el que no hay tal división e independencia de poderes, como en antiguos regímenes monárquicos, en los cuales el rey era gobernante, juez y legislador.

Sexta. Guatemala Constitucional no propone que magistrados y jueces jamás puedan ser destituidos. Aquellos que no ejerzan honestamente la función judicial que les compete, o los que no sean aptos para ejercerla, tendrían que ser destituidos. Ninguna autoridad judicial, y ningún órgano judicial, tendría poder para impedir, mediante la concesión de recursos de amparo, que un magistrado o un juez fuera ante juzgado y sometido a procedimiento penal.

Séptima. Puede ser difícil y hasta extraordinariamente difícil instituir un régimen judicial en el cual los magistrados y los jueces funjan durante tiempo ilimitado, y los magistrados sean electos por sorteo. Multitud de intereses políticos, ideológicos y económicos causan esa dificultad. Sin embargo, moralmente uno no debe abstenerse de intentar lo mejor, solo porque es difícilmente factible; o uno no debe intentar lo peor, solo porque es fácilmente factible.

Octava. En ningún sentido Guatemala Constitucional excluye que pueda haber un mejor régimen judicial que el que propone. Si lo hay, desistirá de su propia propuesta, no con pesar, sino jubilosamente, porque el propósito es una mejor administración oficial de justicia.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

One thought on “Explicaciones sobre tiempo ilimitado de Jueces y Magistrados

Comentarios cerrados.