Ciencia y paz

Tanmi Tnam

La Organización de las Naciones Unidas, ha señalado el día 10 de noviembre se dedique a reflexionar y promocionar la importancia de las ciencias para comprender y fomentar la vivencia de la paz en el mundo. La ciencia es el que hacer de quienes se dedican a la producción de los conocimientos por medio de procedimientos que los lleva a la interpretación de las realidades y cuyas aplicaciones deben tener impacto positivo en la vida de los pueblos y las culturas.

Es alta la relación entre ciencia y paz debido a que el conocimiento debería generar los conceptos, los argumentos y la técnica que sirvan para comprender los efectos o impacto de políticas que fomentan la extrema pobreza, la miseria humana, el racismo, el desconocimiento de la dignidad humana hasta llegar a extremos de no respetar la vida. Conocimientos que fomentan conflictos no llevan a la paz.

El irrespeto a la vida, el maltrato a la naturaleza y a la Madre Tierra, los problemas que traen escasez y contaminación del agua, del aire y de espacios cercanos a los centros urbanos parece ser que no generan conocimientos que sean soluciones a estos hechos que traen consecuencias negativas a la vida de los pueblos y por lo mismo, no construyen paz porque la escasez genera condiciones negativas para vivir.  Es obligación de las instituciones educativas, organizaciones de la Sociedad Civil y centros de investigación orientar a los pueblos a adoptar aquellos conocimientos cuyos efectos de su aplicación sea el bienestar de todos.

La reflexión sobre la relación entre ciencia y paz, es una oportunidad que tiene la humanidad para evitar conflictos de todo tipo, especialmente las guerras que demuestran que el liderazgo político no cuenta con los conocimientos y las estrategias que conduzcan al mundo para estar en paz. Es tiempo que la política y la economía volteen la vista hacia las personas, el medio ambiente y el futuro que deberíamos facilitar a las nuevas generaciones. No es aceptable que a estas alturas del Siglo 21 las ciencias todavía no apoyan las medidas que tiendan a disminuir o eliminar la pobreza y el sufrimiento de las personas en el mundo. No más conocimiento para la destrucción del planeta y la eliminación de la humanidad.

Es de reconocer los aportes de las ciencias para la comunicación de los pueblos, la elaboración de medicinas para distintas enfermedades, los aportes a la agricultura, los aportes a la política y otros que han permitido los avances tecnológicos del mundo actual. Aun así, es necesario cuestionar aquellos conocimientos que generan duda cuando están al servicio de quienes pagan las investigaciones y que se han plegado a la política que pone en duda los resultados del conocimiento específico.

Investigadores de distintas áreas del conocimiento deben asumir actitud más democrática para dar paso al estudio y aprecio de los conocimientos de los pueblos originarios que de alguna manera vienen sufriendo marginación y falta de apoyo. Estos conocimientos ancestrales no han dejado de percibir la vida de la naturaleza, de la Madre Tierra, la dimensión espiritual y la complejidad que dan luces al desarrollo y complemento de las ciencias que pueden aportar conocimientos para las necesidades y problemas de estos tiempos y del futuro. En el ámbito agrícola, se conservan muchas semillas de granos básicos que deben asegurar parte de los alimentos para tiempos difíciles.

El desarrollo de las ciencias debe recibir el apoyo de instituciones públicas ajenas a la influencia de los partidos políticos cuyos aportes nada más generan más violencia que atenta contra la paz en el mundo.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

One thought on “Ciencia y paz

Comentarios cerrados.