Demos el ejemplo a los jóvenes

Petardo

En Guatemala se han perdido los valores y la sociedad ha ido sufriendo sus consecuencias.

Según la Real Academia Española, La perversión. significa, sumamente malo, que causa daño intencionadamente. Que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas. Perversión, es un término que históricamente fue utilizado por la psiquiatría clínica clásica, por la psicopatología y por los pioneros de la sexología para designar un comportamiento o un conjunto de prácticas sexuales que no se ajustaban a lo socialmente establecido como sexualidad normal en la época.

Manifestaciones muy diversas de la sexualidad humana fueron englobadas por la psiquiatría del siglo XIX bajo este concepto: entre otras, el fetichismo, la pedofilia, el exhibicionismo, el sadomasoquismo, y muchas otras «perversiones», algunas de las cuales han sido agrupadas por la psiquiatría actual bajo el concepto de parafilia y otras, han dejado de ser consideradas como trastorno o enfermedad.

En psicoanálisis, la perversión es una entidad técnica que mantiene vigencia hasta la actualidad, pero desprovista de su connotación peyorativa. El término fue utilizado inicialmente por Sigmund Freud, quien lo recogió desde la psiquiatría clásica, pero lo redefinió conceptualmente por completo (véase Disposición perversa polimorfa). Más tarde, se ha continuado utilizando, con diversos matices, por las distintas escuelas de psicoanálisis, ocupando un lugar central en la clínica estructural de Jacques Lacan, puesto que constituye una de las tres posiciones estructurales, junto a la neurosis y la psicosis. Este término hace referencia al acto de pervertir o pervertirse, es decir, adquirir una serie de vicios y costumbres que pueden ser fácilmente reprochables por el entorno, tanto social como familiar.

De igual forma, se trataría de alterar el orden en un situación o espacio. El tener una marcada inclinación a los instintos más bajos y antinaturales de la humanidad, es tomado como un signo de perversión. En algunas ocasiones, la perversión se utiliza con un sentido sexual, hablando sobre aquellas conductas que pueden resultar extrañas o, bien, dañinas, tanto para el entorno como para quien lo padece. Es importante destacar que, en algunas ocasiones, depravación es utilizado como un sinónimo de perversión.  Este término hace referencia al acto de pervertir o pervertirse, es decir, adquirir una serie de vicios y costumbres que pueden ser fácilmente reprochables por el entorno, tanto social como familiar.

Con el correr del tiempo, los humanos hemos olvidado los calificativos y las actitudes que nos inculcaron a comprender, para saber comportarnos en mejor forma con nuestros semejantes. Toda la sociedad guatemalteca debemos ir aprendiendo, comprendiendo y comportarnos evitando la perversión.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Leonel Guerra Saravia

Médico y cirujano con maestrías de ciencias sociales, política, relaciones internacionales y filosofía.

One thought on “Demos el ejemplo a los jóvenes

Comentarios cerrados.