En las elecciones hay que participar de manera informada y razonada

Tanmi Tnam

Actualmente, en el interior del país, abunda invitación para afiliarse a partidos políticos que se supone participarán en la contienda electoral de 2023. Se observa que han empezado las mismas mañas de siempre, acarreo de personas para la afiliación, la convocatoria se dirige con cierto énfasis a las mujeres del área rural, los líderes locales con interés individual ofrecen de todo y repiten que ahora sí se tiene un nuevo partido político que tendrá la oportunidad de concretar respuestas a los problemas con que cuenta la población de escasos recursos económicos. El nombre del partido político es nuevo, pero los expertos en engañar al pueblo son los mismos que van de partido en partido. Es de traer a la memoria los ofrecimientos y actitud de los politiqueros que han vivido de las oportunidades generadas por el voto de la ciudadanía que cada cuatro años acude a seleccionar a sus autoridades para que nada cambie.

En realidad, continúan los problemas que padece gran parte de la población guatemalteca. Es conocido por todos que no hay pensamiento ni esfuerzos reales por parte de los partidos políticos para terminar con la pobreza, la miseria, el hambre y la escasez de fuentes de trabajo. Muchos partidos políticos han hecho gobierno, supuestos líderes han llegado a gobernar y otros que dicen gobernar en nombre de dios, pero para que todo siga igual, que siempre haya personas viviendo en el empobrecimiento y sin posibilidades de vivir la libertad y los verdaderos efectos de la democracia. Guatemaltecas y guatemaltecos tenemos que despertar y buscar las soluciones que están en manos de todos para poder transformar las condiciones sociales, económicas y políticas tan desiguales que hay en nuestro país. Es conocido por todos que tenemos servicios públicos sin cobertura y calidad, nos conformamos con enumerar datos estadísticos que no varían año tras año, hay escasez de servicios de salud ya que muchas aldeas y caseríos no conocen un puesto de salud. Tampoco se puede negar que hay comunidades cuya educación escolar apenas funciona con algunos grados del nivel primario y de baja calidad. El tribunal de justicia más cercano está a muchos kilómetros de distancia porque funciona en la cabecera municipal pero que se comunica en el idioma que no domina un buen porcentaje de habitantes, en muchos casos se requiere de traductor y de los servicios de algún asesor y en un contexto de extrema pobreza no es posible acceder a tal justicia.

Es crítico el caso de la ciudadanía que pertenece a pueblos originarios, por el voto, generalmente recibe la falta de reconocimiento de sus derechos colectivos, despojo de sus pocas tierras, se exponen al uso de la violencia por parte del Estado tan solo para que se protejan y avancen los intereses de sectores que gozan de poder y dinero, en nombre de sus pueblos han creado oficinas que operan como parte de acciones segregacionistas, no tienen representación en las instituciones que deciden por el desarrollo económico y político y por lo mismo no tienen posibilidades de decidir por su presente y futuro. Son los pueblos originarios los que sufren más el impacto de la desigualdad, la extrema pobreza, la emigración, el analfabetismo, la escasez de servicios de salud y educación sin atender la pertinencia cultural y lingüística.  La ciudadanía que pertenece a pueblos originarios debe asumir el derecho y la obligación de informar y razonar conscientemente su voto en función de un gran proceso de reconocimiento de sus derechos colectivos para la construcción de la igualdad y de la democracia.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

One thought on “En las elecciones hay que participar de manera informada y razonada

Comentarios cerrados.