Objetivos SMART

Salud Y Mente

5 técnicas que te ayudan a alcanzar tus objetivos de manera efectiva.

La clave para avanzar en cualquier aspecto de la vida es saber plantear objetivos claros y precisos, ya sea que quieras mejorar tus relaciones interpersonales, mejorar tu salud, terminar tus estudios o mejorar en el trabajo, tendrás que fijar indicadores que te informen si alcanzaste o no tus objetivos.

Es común que nos fijemos objetivos para iniciar el año, bajar de peso, mejorar la alimentación, levantarse temprano, en fin tenemos una larga lista de propósitos para alcanzar, pero ¿Por qué no los cumplimos? ¿perdemos fuerza de voluntad? ¿es cansado? ¿es aburrido? o quizá todas.

Las tres preguntas más importantes para alcanzar lo que anhelas serán estas: ¿mis objetivos son reales? por ejemplo: si no hiciste ejercicio durante todo el año y te dedicaste a comer cosas poco saludables, como consecuencia de ello podrías haber ganado varias libras de peso, sería entonces poco real que quieras bajar ese peso en dos o tres meses de gimnasio. El mercado te ofrecerá todo tipo de soluciones poco realistas, te identificas con: baja de peso desde la comodidad de tu casa, toma esta pastilla y pierde hasta 15 libras en tan solo una semana, toma el este té y libérate de todas tus enfermedades, todas estas ofertas carecen de metas y esfuerzo, peor aún carecen de bases científicas en donde el mensaje principal está dirigido hacia el sedentarismo, baja productividad y menor esfuerzo.  ¿poque son importantes para mí? Ejemplo: porque me reta, me da sentido de vida, me motiva etc. ¿para qué quiero alcanzarlos? ejemplo: quiero alcanzar mi objetivo en peso para mejorar la autoestima, autoseguridad, mejorar la salud física etc.

Estas preguntas te ayudarán a tener claridad de tus metas y buscarás tener lo que necesitas para poder alcanzarlas.  En este articulo encontrarás estrategias de objetivo S.M.A.R.T (inteligente) este término viene de un acrónimo en ingles que se usa ampliamente por su increíble efectividad para definir metas asertivas y precisas.

La primera letra es la S, hace referencia a especifico. Al iniciar tus objetivos tienes que buscar ser lo más especifico posible, busca que tenga un impacto personal e intenta que tu objetivo sea descrito de manera detallada al contestar las siguientes preguntas ¿Qué quiero lograr? ¿para qué es importante este objetivo? ¿Qué recursos tengo para lograr el objetivo? No es lo mimo que cuando te preguntes ¿que quiero alcanzar este año? Tu respuesta sea “lograr mis metas” a decir “quiero bajar de peso” la primera respuesta es muy general, en tanto de la segunda es especifica y en base a ella comenzarás a evaluar cuanto quieres bajar, como modificarás tu alimentación, cuanto tiempo de ejercicio en la semana serán necesarias, si te inscribirás a un gimnasio o lo harás desde casa.

La segunda letra es la M, hace referencia a medible. Es importante que tus objetivos tengan indicadores que puedas analizar para definir si hay progreso. Puedes medir tus objetivos de manera semanal, quincenal o mensual. En ocasiones plantearse objetivos muy largos puede generar fátiga física y cognitiva, esto puede ser peligroso ya que podrías botar todo tu trabajo en poco tiempo, es por eso por lo que en muchas ocasiones se recomienda plantearse objetivos cortos en el día a día y medirlos al terminar la semana o en el mes ¡te sorprenderás de lo que has alcanzado!

La tercera letra es la A y hace referencia a alcanzable. Tal como lo vimos anteriormente en el ejemplo de la perdida de peso, es importante que trabajes tus objetivos bajo el principio de la realidad, para ello será necesario que te cuestiones si cuentas con las herramientas necesarias para conseguirlo, si la respuesta es sí ¡bien, ya estás un paso adelante! Si la respuesta en negativa será importante que te hagas la siguiente pregunta: ¿esto que quiero alcanzar depende solo de mí? ¿qué o de quién necesito para alcanzarlos? el fin en esta parte es que puedas observar que tan realista es este objetivo. Por ejemplo: si quieres tener estabilidad financiera en este año, para ello tienes que ser honesto contigo mismo y analizar que tan alcanzable es esa visión; si ahorrar no ha sido un hábito en ti, probablemente tendrás que crear una estrategia para no gastar innecesariamente, tendrás que crear una estructura de pagos para pagar tus deudas y aprender a administrar tu dinero de manera inteligente para aumentar tu capital. Una estrategia muy buena podría ser preguntarte si lo que quieres comprar ¿lo necesitas? O ¿lo quieres?

La cuarta letra es la R y hace referencia a relevante. En ocasiones se plantean objetivos que no van a aportar nada a tu vida, es vital que enfoques tus energías y esfuerzo en metas que son importantes para ti, que te harán crecer como persona, profesional o que de una u otra manera traen un beneficio a tu vida, este concepto te ayudará a expandir tu visión y analizar si un objetivo es importante o no. Con esto en mente no divagarás entre proyectos poco beneficiosos y te enfocarás en lo que es relevante para tu vida.

La quinta letra es la T, hace referencia a temporal. Esta parte es importante ya que si no delimitas tus objetivos en un espacio temporal se vuelven sueños poco realistas. Si un objetivo no esta delimitado en un tiempo las probabilidades de éxito se reducirán considerablemente.

Para crear un objetivo de marea efectiva es indispensable que tengas una fecha límite de evaluación, esto te dará oportunidad ver si la velocidad a la que estás avanzando es la adecuada o tienes que acelerar, por ejemplo: si tomaste la decisión de alimentarte sano para bajar de peso puedes realizar un programa semanal en el cual anotes todos los días que cosas sanas incluiste y al finalizar la semana evalúa si lograste mantener tus objetivos en la semana y anota como te sentiste con eso. El fin de esta etapa es que cuando creas un objetivo con marco temporal, te comprometes a terminar el proceso.

No olvidemos que el desarrollo personal es una tarea constante y no todo el mundo esta preparado para fijar objetivos SMART, si sientes que tu lo estas, antes de iniciar recuerda que habrá días en los que sentirás que no tienes ganas, energía o deseo de realizar las actividades que te llevarán a los objetivos que quieres, tu levántate, cierra los ojos, respira profundo y piensa “En donde faltan las ganas, que sobre la disciplina” (Gómez, 2021).

Le puede interesar:

Zoe María Gómez

Psicóloga Clínica por la Universidad Mariano Gálvez, Postgrado en Neuropsicología por la Universidad del Valle de Guatemala.