Batalla política: Votar por el menos peor

Despertar de Conciencia

Se avecina la batalla política en Guatemala. El problema es que no existen opciones funcionales que puedan resolver los problemas sociales que afronta el país. La mayoría de políticos únicamente se preocupa por su beneficio personal.

Hoy día en Guatemala, ser político es una de las actividades más remuneradas económicamente. Por eso, muchas personas optan por el servicio público para enriquecerse, sin tener la más mínima empatía con el ciudadano.

Los otros, solo quieren perpetuar el poder político para mantener los contratos con el Estado (Compadrazgo), y favorecerse de las obscenas regalías que obtienen al sobrevalorar sus productos y servicios.

image 9
Arte: Alejandro Sagastume

Estos dos tipos de políticos, algunos vienen de la abundancia y otros de la escasez. Sin embargo, los dos tienen el mismo interés usurero de enriquecerse a costa del pueblo.

Este político se podría clasificar, como:

Politicos Usureros.

Los cuales, se caracterizan por tener poca inteligencia, nula capacidad de razonamiento y su voluntad se compra fácilmente por unas monedas. Su único interés es la riqueza material. Son como sanguijuelas que succionan los recursos del pueblo, utilizando la maquinaria corrupta del Estado.

Sin duda, son peligros. Pueden vender hasta a su madre con tal de obtener dinero.

Sin embargo, no son ni la mitad de malos que los Políticos Psicópatas. Esta clase de político es la más peligrosa, se puede disfrazar de varios colores. A veces lo encontramos a la derecha, a veces lo encontramos a la izquierda. Su interés al igual que el Politico Usurero es enriquecerse. Sin embargo, este se alegra del sufrimiento de los demás, conoce las agendas globalistas en contra de la humanidad y apoya fielmente políticas en contra de la libertad.

Para identificar a este tipo de político, es tan simple como ver qué agendas políticas favorece: Si promueve los experimentos C-19 en la población; Si avala las restricciones de libertad; Si vanagloria la perversión sexual; Si impone el adoctrinamiento de género en la educación, y además destruye las creencias religiosas. Ese es el Politico Psicopata Globalista.

Ahora, como ciudadanos, nos toca saber quién es el menos peor, un reto difícil para realizar. Lamentablemente estamos así, dando votos de castigo desde hace varias elecciones. Y se pueden complicar más la cosa para la democracia guatemalteca…

Ya que el Tribunal Supremo Electoral está promoviendo “innovaciones” digitales. Las cuales, dan cabida a diferentes anomalías. Y si sumamos la censura que existe en redes sociales en contra de la retórica globalista. Diríamos que estamos al borde de un abismo político.

Sin embargo, su ambición por quererlo todo los hace cometer errores. En el Arte de la Guerra, siempre se debe dejar una salida para que el enemigo pueda escapar. Ya que si no tiene esta salida. El enemigo puede transformarse en una temible fiera, e incluso ganar la batalla en desventaja.

Nosotros ya no tenemos ninguna salida desde principios del 2020,y la presión que recibimos fue tanta que creó pequeños diamantes en todos los estratos sociales. Solo nos falta descubrir esos potenciales y si no existen, convertirnos nosotros mismos en agentes de cambio, para así ganar la batalla política.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Alejandro Sagastume

Coach de Desarrollo Personal y Trabajo Integral de Equipos. Asesor en Comunicación, Marketing Digital, Emprendimiento y Publicidad. Egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Defensor y Protector de la Verdad y la Libertad.