De Gaulle (Parte Final)

Teorema

El 24 de agosto de 1944, a las diez de la noche, las campanas de Notre Dame rompieron el silencio. Las demás iglesias la siguieron. La gente salió a la calle. Emocionados hasta las lágrimas los franceses entonaban La Marsellesa. Esa tarde, la Puerta de Orleans había visto pasar a las tropas liberadoras. El final de cuatro largos años de opresión e ignominioso vasallaje había llegado.

Enfrentamientos callejeros, huelgas, cadáveres, llanto, dolor, barricadas, francotiradores en el techo de los edificios… agosto fue el mes de la sublevación interna de los parisinos. Unos 20 mil alemanes defendían la ciudad, los demás habían sido enviados a evitar el avance aliado de Normandía hacia Alemania. En París, entre franceses y alemanes, 6 mil murieron y 12 mil fueron heridos. Hubo 11 mil prisioneros. El viernes 25, a las tres de la tarde, los alemanes se rindieron y se ordenó un cese al fuego.

El sábado 26 de agosto de 1944 hubo celebraciones. De Gaulle, Leclerc, Koenig y miembros de la Resistencia encabezaron un desfile con miles de combatientes. Salieron de l’Étoile (Hoy plaza Charle De Gaulle) hasta Notre Dame. Unos5 km a descubierto entre vivas y aplausos. La confirmación popular de De Gaulle como líder de la Francia Libre se consolidó.

Francia no sufrió bombardeos importantes, su infraestructura física fue poco dañada. Había pobreza, situación generalizada en Europa. Al menos, los franceses tenían techo. Su mayor daño era social. La población estaba dividida: dos minorías, una combatió a los nazis, la otra colaboró con ellos. Los demás, protegieron su vida, la de sus familias y los bienes que poseían. No precisa haber sido traidor a la Patria para sentir culpa. Algunas mujeres tuvieron relaciones con soldados alemanes. Pasada la ocupación fueron repudiadas en sus vecindarios.

Antes de la guerra, los partidos políticos predominantes eran de derecha. Durante la ocupación apoyaron el régimen de Vichy que terminó acusado de traición. Los comunistas y los socialistas, en cambio, fueron mayoría en La Resistencia y su participación en la liberación de París fue determinante. De Gaulle, logró separarse de ambos. Quedó: la izquierda, la derecha y el gaullismo.

Una semana antes de la liberación de París, Pétain y muchos de sus funcionarios se fugaron hacia Alemania. Se creó un vacío legal: un Estado sin gobierno. De Gaulle lo depuso formalmente, declaró al régimen de Vichy «ilegítimo, nulo y sin efecto». Argumentó que su formación bajo la dirección nazi había roto la Constitución.

En septiembre de 1944, De Gaulle se convirtió en Jefe del Gobierno Provisional de la República Francesa, gobierno interino. El gobierno era él, un autócrata a cargo de regresar a Francia a la democracia. Debía restablecer el orgullo de los ciudadanos y el prestigio de Francia en el exterior. Era la persona más indicada para esa tarea, que venía haciendo desde 1940.

Introdujo una política económica capitalista tan exitosa que a los treinta años que siguieron (1944-1974) se les llamó los Treinta gloriosos. Consiguió que Francia ingresara en el selecto grupo de países que ocuparon Alemania después de la guerra (Gran Bretaña, EU, la URSS y Francia). En cambio, Bélgica, Holanda, Noruega y demás países bajo la ocupación nazi, fueron considerados países víctimas.

El 24 de abril de 1945, días antes del suicidio de Hitler, Pétain se entregó a las autoridades francesas. Acusado de “Alta Traición”, fue encontrado culpable y condenado a muerte. De Gaulle, conmutó la pena de muerte por “Cadena perpetua”. Pétain fue recluido en la pequeña isla de Yeu, donde murió por causa natural en 1951, a los 95 años. El único pésame oficial llegó de España.

El gobierno desarrolló un texto constitucional que fue sometido a referéndum para llamar a elecciones y regresar a la democracia. La redacción fue conjunta: izquierda, derecha y gaullismo. La mayoría, de izquierda, buscaba un modelo de gobierno complejo. Bicameral, la Cámara Baja controlaba el gobierno. La Cámara Alta, consultiva, no podía vetar decisiones de la Cámara Baja. El Presidente de la República nombraba al Presidente del Gobierno y a los ministros, pero la Cámara Baja los podía destituir.

De Gaulle proponía un modelo presidencialista fuerte. No hubo acuerdo y renunció a ser Jefe de Gobierno en 1946. En su lugar quedó Félix Gouin, él se fue a su casa. Escribió sus memorias, que fueron muy leídas. Los franceses utilizaron sus ideas para juzgar a los gobiernos que siguieron.

Al aprobar la Constitución, el 13 de octubre de 1946, nació la Cuarta República Francesa. Las advertencias de De Gaulle se hicieron realidad: El gobierno era débil, errático e inestable. Hubo veinte Primeros Ministros en los doce años transcurridos hasta el 5 de octubre de 1958.

En 1954 el Ejército vietnamita derrotó a los franceses en la batalla de Dien Bien Phu. Francia, derrotada, se retiró de Indochina. En 1956 Túnez y Marruecos declaran su independencia. El gobierno francés mostró una oposición débil. Argel (décimo país más extenso del mundo), ocupado por Francia desde 1831, recibió la brisa de la libertad que soplaba al finalizar la WWII. El ejemplo de Vietnam fortaleció la guerra interna que había mantenido por tres años.

Mayo de 1958: Trascendió que el Ejército francés había usado la tortura en Argel. Hubo indignación popular y amenazas de revuelta civil en Francia, que resultan en la renuncia de Gaillard, Presidente del Gobierno. El Presidente de la República debía presentar una propuesta de reemplazo a la Cámara Baja. Pero todo se complicó. El Congreso y el gobierno en general volvieron a exhibir su incapacidad. El sistema político colapsó. El caos sobrevino.

No hay que tomar el poder, basta con recogerlo. C De Gaulle.

El Ejército e importantes sectores de la población exigieron el retorno de De Gaulle, quien había estado alejado del escenario político durante doce años. El clamor popular, un fuerte apoyo del ejército y de algunos políticos prominentes, le permitieron poner condiciones: El sistema parlamentarista debía ser cambiado por uno presidencialista fuerte. Había que derogar la Constitución de 1946 por una nueva. Esta fue aprobada en referéndum popular del 28 de septiembre de 1958. Se había creado la Quinta República Francesa.

El 21 de diciembre de 1958, De Gaulle se presentó a elecciones junto a otros dos candidatos. Un cuerpo de 80 mil electores le dio el triunfo con 78.5% de votos, para un período de siete años. En 1965 volvió a ganar la elección, pero en segunda vuelta con 55%.

Consiguió conjurar la crisis que recibió. En 1960, negoció con los militares y los partidos políticos conceder independencia a Sudán, Mauritania, Senegal, Camerún, Costa de Marfil, Alto Volta, Benín y Argel. Asumió el alto costo político popular que hacerlo significó.

Durante su retiro político, De Gaulle percibe que EU después de verse como un país salvador durante la guerra, se había convertido en un país invasor. Buscaba consolidar y acrecentar su poderío militar, económico y político a lo largo y ancho del mundo “libre”. Europa empobrecida no lo podía evitar. Lo que le correspondía a él era preservar la dignidad del pueblo francés y evitar que la intromisión fuera mayor.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos tenía once bases militares en Francia (tiene unas 800 bases repartidas en 70 países). De Gaulle retiró a Francia de la OTAN dando un año para desmantelar sus instalaciones. No entendía cómo, los Ejércitos nacionales toleraban un segundo Ejército en su territorio nacional.

Mantuvo cierto alejamiento de Inglaterra y EU, pero fortaleció una buena relación con Alemania, Rusia y China. No le importaba pasar por procomunista a los ojos de la derecha y por dictador para los izquierdistas. No le afectaban los rumores. Permanecía solitario, despegado y altivo. Era un trabajador incansable que se prohibía expresar cansancio o dolor.

Se apresuró a instalar energía nuclear en territorio francés y preservar el derecho de poseer y fabricar armamento nuclear. Fue, junto con China, los últimos países en firmar el Tratado de no Proliferación Nuclear, siendo ambos partes de las cinco excepciones que pueden tenerlo (EU, UK y la URSS los otros tres).

EU gestionó la creación de la ONU, que quedó establecida a fines de 1945. Más que la ONU, a De Gaulle le preocupaba la creación del Banco Mundial y del FMI. El dólar estadounidense se convirtió en moneda de referencia internacional. El poder que daba a EU era demasiado grande y él podía visualizarlo. Si EU emitía moneda inorgánica, esa emisión terminaba siendo cubierta por todas las personas en todos los países, creando inflación a nivel mundial. Por el contrario, cuando otro país emitía moneda inorgánica, la divisa nacional se devaluaba respecto del dólar y de otras monedas sin afectar mayormente a terceros. Con Europa, Japón y la URSS empobrecidas por la guerra, China e India también pobres, EU emergía como el país más poderoso sobre la Tierra, en gran medida por los tratados de Bretton Woods y las instituciones creadas.

Hubo dos atentados cerca de ser fatales. Contrario a asustarle, consideraba que morir de esa manera era una buena forma de hacerlo. Una salida wagneriana. Había leído a Nietzsche y sentía una sombría atracción por la experiencia de morir.

Logró librarse de la crisis originada en las protestas estudiantiles y de trabajadores de mayo de 1968. Tanto, que ese mismo año ganó las elecciones legislativas. Obtuvo 358 diputados sobre 485.

El 27 de abril de 1969 sometió a referéndum una propuesta que ganó el “No”. Ese mismo día, a la media noche dimitió de sus funciones y se fue a su casa en Colombey. Le inundaba una tristeza profunda, una gran pesadumbre. Se sentía cansado y envejecido. Tenía problemas en la vista, la próstata y dolores dorsales.

En el crepúsculo del 9 de noviembre de 1970, un aneurisma (protuberancia en las paredes de una arteria) en la aorta estalló. La hemorragia terminó con su vida a los 80 años. Fue enterrado al lado de su hija Anne en Colombey. De acuerdo con sus instrucciones, no hubo ceremonia oficial.

Para los hombres pequeños, mausoleos. Para los grandes hombres, una piedra, un nombre.
Chateaubriand

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

José Fernando García Molina

Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista.Tiene una licenciatura en ingeniería eléctrica de la Universidad de San Carlos, una licenciatura en ingeniería industrial de la Universidad Rafael Landívar –URL–, una maestría en economía en la Universidad Francisco Marroquín –UFM–-, estudios de especialización en ingeniería pentaconta en la ITTLS de España.