Enredan las redes (¡! ¿?) Parte II y final

Conversemos Acerca De:

Analizamos en el artículo anterior los servicios a través de aplicaciones gratuitas que nos permiten comunicarnos mediante correos, chat, envío de imágenes, así como la posibilidad de conversar y apreciarnos virtualmente -, apoyándonos en recursos tecnológicos tales como computadoras u ordenadores, celulares, tabletas, etc. ¿Cuáles? Twitter, WhatsApp, y Telegram. Hoy analizaremos otros como Facebook y LinkedIn, sus bondades y (mis prejuicios). Comencemos.

Facebook: Sitio social de Internet formado de dos palabras inglesas. Face (cara) viene del latín facies (cara), que nos dio faceta, facha y polifacético. Book (libro) viene del germánico boka (letra). Parafraseando (y tal vez me equivoco, mis disculpas), algo así como “mostrar mi cara públicamente mediante escritos”, aunque me quedo corto realmente ya que puedo adicionar imágenes, mensajes de voz y otros.

Siendo una red social, comercialmente conocida hoy como META[1], que inicialmente su objetivo principal iba dirigido a estudiantes de universidades y posteriormente ampliado a otros subsistemas de la enseñanza como la media y el bachillerato o diversificado[2].

Su acceso mediante una amplia gama de dispositivos con conexión a Internet, como computadora u ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes. El usuario requiere crear su perfil (nombre, ocupación, estudios realizados, gustos) Nota: ya aquí comienza lo que llamo la “desnudez” pública, aunque puedes limitar el acceso mediante bloqueos.

Otras acciones posibles lo son: intercambiar mensajes, publicar actualizaciones de estado, compartir fotos, vídeos y enlaces, chatear, realizar video llamadas y recibir notificaciones de la actividad de otros usuarios los cuales puedes calificar – iconos o emoticones, caritas – con diferentes opciones: por ejemplo me gusta (like); también puedes unirte mediante invitaciones a grupos de usuarios de interés común organizados por lugar de trabajo, escuela, pasatiempos u otros temas, lo que genera que tú red crezca y porque no, te enredes.

¿Por qué te preguntarás? En el momento de aceptar el contrato de términos de uso de la comunidad, el usuario cede la propiedad exclusiva y perpetua de toda la información e imágenes que agregue a la red social. ¡Qué!

Y para colmo en caso de querer darte de baja Facebook mantiene la cuenta activa «en caso de que el usuario decida reactivar su cuenta», y peor aún si el usuario fallece, la cuenta es mantenida «activa bajo un estado memorial especial por un período determinado para permitir a otros usuarios publicar y ver comentarios. Nota: sin comentarios.

Mi preocupación va dirigida esencialmente a los jóvenes, que en muchas ocasiones por incrédulos se desnuden públicamente, de aquí la necesidad de tener mucho cuidado con la información que se de al elaborar su perfil, así como lo que publica (para lo cual se requiere de mucha madurez)

Se me acaba la página por lo que paso a LinkedIn.

Considerada una red social orientada al uso empresarial, a los negocios y al empleo. Partiendo del perfil de cada usuario, quien libremente revela su experiencia laboral además de sus destrezas, la web pone en contacto a millones de empresas y empleados.  

Constituye un punto de encuentro entre demandantes y oferentes de empleo, de aquí que su uso principal sea para los demandantes encontrar un empleo y para los oferentes, encontrar a alguien que cubra el puesto.

Por supuesto, que al ser una red la cual puedes armar, vinculándote a personas conocidas o por conocer, no cesan las notificaciones, de que han leído tu perfil, o invitaciones a cursos (unos gratis, otros pagados) y una vez más de estar realizando tu trabajo, te desvía la atención, diría que te interrumpe, porque una vez más debes prestar atención. Nada por lo visto prima o cabe en este momento el refrán “La curiosidad mató al gato”

Para concluir estoy convencido que todos estos servicios (u otros no analizados) su propósito inicial era facilitar la comunicación, de los cuales no podemos vivir ajenos, el ser humano es un agente social, por ende, requiere del uso de la tecnología, pero eso sí, empléenla para bien, sea discreto en la información que brinda y comparte, y no para perder el tiempo.

Que, si tiene tiempo para perder, mejor le recomiendo que lo emplee para leer un libro. Nota: no importa que sean en versión digital.


[1] Conglomerado estadounidense de tecnología y redes sociales con sede en Menlo Park, California. sitio web lanzado el 4 de febrero de 2004 por Mark Zuckerberg,

[2] Desde el año 2006, se ha permitido su acceso a cualquier persona que diga tener al menos 13 años, aunque existen variaciones en este requisito según las leyes locales.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Ernesto González Valdés

Nació en la ciudad de La Habana, Cuba y es nacionalizado Nicaragüense tiene estudios superiores de Licenciatura en Pedagogía y posgrados en Química Orgánica y elaboración de materiales didácticos.