OpiniónColumnas

La mejor propaganda electoral

Tanmi Tnam

Guatemala está viviendo el período que corresponde a la propaganda electoral.  Este período permite que la ciudadanía pueda escuchar los discursos, promesas, el pensamiento y las propuestas que tienen los candidatos a puestos de elección popular.  La población con habilidades de lectura tiene la oportunidad de leer detenidamente lo que cada partido político y cada candidato ofrece a cambio del voto. Los ciudadanos empadronados tienen la oportunidad de ver de cerca el ambiente de las posibles reuniones que organizan los candidatos y sus respectivos partidos políticos. Es la ocasión de observar cómo actúan los seguidores de los candidatos, cómo tratan el medio ambiente y cómo tratan a los seguidores de los demás partidos políticos.

La propaganda electoral es una oportunidad de llevar a la práctica lo que dice el artículo 141 de la actual Constitución Política de Guatemala que habla de soberanía “la soberanía radica en el pueblo quien la delega, para su ejercicio, en los Organismos Legislativo, Ejecutivo y Judicial”. Corresponde a la ciudadanía elegir a los trabajadores del pueblo que se encargarán de hacer leyes desde el Poder Legislativo, planificar y ejecutar servicios públicos pertinentes desde el Poder Ejecutivo. También se elegirán Corporaciones Municipales responsables del desarrollo de los municipios. Esta es razón suficiente para las personas que cuentan con los requisitos para votar el día 25 de junio de este año 2023 buscar la información confiable para decidir el voto de manera consciente, libre e informada con el convencimiento de cumplir lo que dice el inciso c del artículo 136 de la Constitución Política que dice “velar por la libertad y efectividad del sufragio y la pureza del proceso electoral”. Candidatos cuyos antecedentes negativos son del conocimiento de la ciudadanía no deberían recibir el voto ciudadano.

Con base a experiencias pasadas, será de solicitar a los partidos políticos que traten de acercarse lo más posible a la ciudadanía a través de reuniones, diálogos, mesas redondas y todas las acciones que la ley y el reglamento permiten realizar. Estas acciones para promocionar a los candidatos, sus planes y programas de posible gobierno. Todo en el marco del respeto a hombres, mujeres, jóvenes y pueblos. Es sano organizar discusiones públicas entre los candidatos de distintos partidos políticos para que la ciudadanía pueda darse cuenta dónde hay seriedad, relevancia y viabilidad de todo lo que se ofrece al electorado.

Por el buen funcionamiento de los poderes del Estado en el futuro, los partidos políticos y sus respectivos candidatos deberían de evitar la distribución de víveres, repartir bebidas de licor, regalar instrumentos de labranza, refrescos o cualquier otro regalo.  Todo esto para que la ciudadanía acuda a escuchar y posteriormente a votar con conciencia, responsabilidad y en libertad. Es de recordar a quienes aspiran a reelegirse para cualquier puesto de elección popular que no hagan propaganda con las obras que posiblemente han concretado últimamente a las comunidades. Es importante que los candidatos y los partidos políticos den a conocer la fuente del financiamiento de sus actividades para crear confianza entre los electores. Valen y significan mucho unos cuantos votos sin recurrir al chantaje y compra de voluntades.

Los partidos políticos tienen la obligación de construir la confianza en los votantes, que tomen las elecciones como una oportunidad de diseñar el mejor programa de posible gobierno donde el impacto puede ser medible en bienestar, igualdad, justicia, paz y desarrollo.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor: