Mirilla indiscretaNacionales

¡Entre las elecciones y el golpe!

Mirilla Indiscreta

Solo te pueden traicionar, los que te conocen: defectos, virtudes, escondites, novias, amantes, refugios, pecados, secretos… no existe un extraño tan cercano, pariente, empleado o amigo, que no le pueda poner precio a su lealtad… o a tu vida.

Es la pirámide del interés, que crees tuya al principio, pero habrá siempre uno en la cúspide de esa fantasía, que te puede manipular y nunca dudes que lo hará indefectiblemente.

En política, ese juego es permanente, desde luego, que hablo de esa política desnaturalizada, sin principios mucho menos valores, en la cual, cada palabra, puede ser la daga que oportunamente se voltee contra ti mismo.

Terminas hablando sin hablar, temeroso de compartir secretos… y una persona sin secretos, se transforma en un ser inanimado, que le queda como confidente, su espejo, que termina siendo cómplice de tus aberraciones.

“Qué listo fuiste” “ese tonto no se dio cuenta que lo engañaste”.

En ese lúgubre escenario de la mentira institucionalizada, la franqueza termina siendo el extremo del insulto… “francamente le dije que era un cobarde… la mejor defensa se transforma en victimismo “Me quieren matar” y el más vulnerable de los defectos, como siempre, La vanidad, fábrica infinita de fantasías contemporáneas, producto de la nueva era, para infinitos mecías de las ondas etéreas, de tik-tok o cibernéticos y sus pueblos fantasmas que los aman, los aclaman… sólo que sin gente.

O gente desesperada que los aclama, les ponen los uniformes de sus héroes imaginarios, y con ellos sustituyen al marido roncador, al amante inconstante o al novio feo.

La televisión y el netflix llenaron nuestros hogares de fantasías, los teléfonos que platican y escriben solos, lo que se les da la gana, invadieron nuestro campo visual de personajes vulgares que además les pagan por insultar.

Hay competencia de mamarrachos en tik-tok, que también animan a que los imiten.

En tanto eso sucede en el mundo de la fantasía que embrutece a los mortales… los inmortales… los dueños del mundo, la extinción, las medicinas y las enfermedades… siguen planeando eliminar, además de con la guerra, como disminuir y esclavizar, a lo que ellos quieren que quede como raza humana.

Don Edmundo y Yo, por la divina gracia de Dios, no obstante, los añitos, nos les hemos escapado, quizá porque vemos esas publicaciones cuasi-clandestinas, que las redes dominantes, evitan que se divulguen, borrándolas o tasajeándolas, que nos permiten vivir en contra de los deseos de los poderosos.

Allí, la agenda 20-30 de las Naciones Unidas, volando sobre cementerios que claman por no cancelar las virtudes de la especie humana, que nos hizo mujer y hombre, desde la creación, no prostituyó la imaginación de nuestros niños y los protegió desde la concepción, como un préstamo transitorio de una vida plena con derecho a nacer, tolerando y protegiendo a quienes por indefinición de género, la transformaron en gesta hostil y confrontativa, discriminando por ideologización a los conglomerados pacíficos.

Una prueba de humanismo consistente y serio, sería la declaración pública de los candidatos presidenciales y a cargos de elección popular, de su rechazo a la adopción de la agenda 20-30.

Desde luego, los matices que toma la campaña a estas alturas de su desarrollo, anticipa la guerra ojalá sin armas, aunque seguramente sin escrúpulos.

Pero, sin duda alguna, de esa guerra sin cuartel y hasta ahora sin cuarteles, tendrá que haber un vencedor.

Entender a veces, que el pasado, bueno o malo, ya es un capítulo cerrado en las expectativas del que espera las novedades del futuro, es muy complicado.

Lo hecho, lo transforma el ser humano, como un recuerdo, del placer que le ofreció una buena comida… pero, pensará en la próximala pasada, sólo será una buena remembranza.

Especialmente en la juventud y su prisa por vivir el presente, y prospectar su futuro, el pasado no constituye una vivencia y tampoco le anima para intuir el futuro.

Igualmente, la familia, se percata de los precios de hoy, y si puede o no llenar sus necesidades de subsistencia.

El gobierno, por el contrario, recuerda requisitos, obligaciones, limitaciones, obstáculos y casi siempre, el incidente o la corrupción del día.

La mochila del pasado, salvo los herederos de bienes que no les han costado, forma parte del lo pretérito, qué a la juventud, en nada le ilusiona.

No recuerda como fue el gobierno anterior, que lo vivió de niño, y la referencia de los padres, nunca será buena… ellos recordarán el sacrificio, difícilmente la bonanza.

Por eso los poemas de ayer y de hoy reflejan siempre el mismo pueblo y sus sufrimientos, con sus mismos sueños.

Asimilar esta realidad, para los candidatos que se estrenan, cantar la canción del oprobio y opresión será cosa de aprendérselas.

Y sin duda la tarea más difícil la tendrá el candidato del partido de gobierno… los demás tendrán la tarea hecha.

Contra don Mulet, don Carlos que se siente traicionado por quién, titiriteando el juego, le dijo “Ya no te quiero” “el viejito me funciona mejor… primero lo bajo del caballo y después puso toda su maquinaria twet-tik-toquera al servicio de su nuevo Superman que entre dientes le suplica “sólo el vicepresidente queréis verdad” … sin duda… Los pollos pistudos cambiaron de nido.

Así que mi coetáneo don viejillo, solo quiere que le dejen aceptar sus partidarios, con sus centavillos, quienes ruegan que le alcance el oxígeno para darle otra remadita a la piscina.

Los partidos que tienen organización y candidatos en toda la república, será inevitable que sean finalistas, y como lo he afirmado, será cuestión de la conciencia de pertenencia, disciplina y capacidad de manejar el triunfo sus asociados que puedan disputarse la segunda vuelta.

Los demás tendrán que jugar a gritar el Fraude o apostarle al rompimiento del orden constitucional para comenzar de nuevo.

¡A ver que decide el Presidente!

¡Cayalá… mientras tengan su congreso… como el chinito… milando!

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autora:

Danilo Roca (Edmundo Deantés)

Jurista, analista político, luchador por la libertad.

Avatar de Danilo Roca (Edmundo Deantés)

One thought on “¡Entre las elecciones y el golpe!

Comentarios cerrados.