OpiniónColumnas

No al voto nulo, sí a la participación ciudadana

Poptun

Actualmente, algunos candidatos presidenciales que no fueron inscritos y otras figuras públicas están llamando al voto nulo para las elecciones generales del 25 de junio de 2023. El voto nulo es una opción que tienen los ciudadanos durante un proceso electoral para expresar su descontento con las opciones de candidatos o con el sistema político en general.  El voto nulo resulta cuando un votante marca su boleta de manera incorrecta, por lo tanto, estos votos no se asignan a ningún candidato.

El voto nulo ha sido objeto de debate y discusión, como una forma de mostrar el rechazo a los partidos políticos tradicionales y buscar cambios en el sistema político del país. Sin embargo, de conformidad con la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) el voto nulo en Guatemala no tiene un impacto real, tal y como lo veremos más adelante.

El artículo 237 de la LEPP, establece: “Será voto en blanco todo aquel que no represente ninguna marca o signo en la papeleta. Será nulo todo voto que no esté marcado claramente con una X, un círculo u otro signo adecuado, cuando el signo abarque más de una planilla, a menos que esté clara la intención de voto, o cuando la papeleta contenga modificaciones, expresiones, signos o figuras ajenas al proceso. El voto nulo tiene validez jurídica, a efecto de determinar la repetición de la elección.”

Si bien es cierto que este artículo determina que el voto nulo tiene validez jurídica a efecto de determinar la repetición de la elección, también lo es que dicha disposición legal no establece que debe de repetirse con nuevos candidatos, eso significa que, si en todo caso el voto nulo obtiene la mayoría, las nuevas elecciones serán verificadas con los mismos candidatos.

Es importante tener en cuenta que el voto nulo, aunque pueda ser una forma de expresión válida y legítima para manifestar el descontento ciudadano, también lo es que su consideración como una “buena” decisión depende del contexto y las circunstancias específicas de cada elección.

En la coyuntura política actual NO es la mejor opción para generar cambios en el país, sino que al contrario puede ser una estrategia para favorecer a los candidatos o partidos políticos más consolidados o con mayor apoyo, ya que reduciría el número de votos válidos necesarios para que un candidato de oposición pueda obtener una victoria. Además, podría generar un efecto de desmovilización o desilusión entre los votantes, lo cual puede beneficiar a los partidos políticos que tienen estructuras de clientelismo o un electorado leal.

Esto tiene más fuerza ante personas que llaman al voto nulo pero que en determinados momentos han sido vinculados a partidos políticos considerados “satélite” que son aquellos partidos políticos que pueden tener una relación cercana o de dependencia con los partidos principales. Los partidos satélites generalmente son utilizados estratégicamente por los partidos principales para fragmentar la oposición política y dividir el voto, así como para expandir su influencia o para mantener una apariencia de diversidad política.

Actualmente Guatemala está enfrentado graves atentados al estado de derecho, entre ellos, la no elección de magistrados en el Organismo Judicial, que de conformidad a la Constitución deben desempeñar su función durante cinco años, el que culminó en el año 2019, esto constituye un grave rompimiento constitucional porque ninguna opinión consultiva que ampare dicha continuidad puede ser superior a la Constitución. 

Ante esos desafíos y las amenazas que enfrenta la democracia, es más importante que ejerzamos nuestro derecho al voto. No permitamos que la desilusión o la desconfianza nos alejen de participar en el proceso electoral. Cada voto cuenta y puede marcar la diferencia.

Informémonos sobre las propuestas y trayectorias de los candidatos, analicemos sus planes y visiones para Guatemala. No permitamos que la apatía o la manipulación nos alejen de nuestro deber cívico.

Es necesario que todos digamos No al voto nulo, y si a la participación ciudadana. Es momento de levantar nuestra voz y hacer valer nuestro poder ciudadano. No permitamos que el quiebre del Estado de Derecho nos paralice, sino que nos motive a actuar. Acudamos masivamente a las urnas y ejerzamos nuestro derecho al voto.

Asistamos a las urnas y demos un mensaje claro que valoramos nuestra democracia y queremos un futuro mejor.  Nuestro voto puede ser una herramienta poderosa para impulsar el cambio y renovar nuestras instituciones.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más de la autora:

Mireya Batún Betancourt

Abogada, Notaria y Licenciada en Ciencias Jurídicas y Sociales, postgrado en Criminología, especialista en ejecución penal con estudios en Doctorados de Ciencias Penales y Derecho Constitucional Internacional.

Avatar de Mireya Batún Betancourt

One thought on “No al voto nulo, sí a la participación ciudadana

Comentarios cerrados.