Ciencia y tecnología

Neuralink, la interfaz cerebro-máquina de Elon Musk

La implantación de chips cerebrales puede sonar en primera instancia como un proyecto de ciencia ficción, pero en los últimos días se ha vuelto toda una realidad. La FDA ha autorizado el ensayo de implantes cerebrales en seres humanos, debido a los avances que se han obtenido en lo que va del año. Gracias a esta nueva tecnología, se ha logrado que una persona que no podía caminar logre hacerlo.

Laura Coronado, académica de la Universidad Anáhuac, en una entrevista con Luis Cárdenas de Primera Emisión de MVS Noticias, ha compartido tres objetivos importantes de este proyecto: mejorar la calidad de vida, tener la capacidad de utilizar la tecnología desde nuestro cerebro, que hasta podamos mandar un correo electrónico desde la cabeza o apagar la televisión y llevar esta tecnología a todos, hacer de la inteligencia artificial un puente para implantar chips de IA en el cerebro.

Después de que Neuralink haya obtenido la aprobación por la FDA, su valor incrementó a US$ 5 mil millones y eso que aún no cuenta con autorización comercial. La compañía de implantes cerebrales de Elon Musk está enfocada en establecer una interfaz directa entre el cerebro y máquinas, con el principal deber de tratar las enfermedades neurológicas y mejorar las habilidades cognitivas. Asimismo, Musk, pretende cambiar completamente la forma en la que interactuamos con los dispositivos móviles.

Su sistema consiste en la implantación de hilos flexibles y ultrafinos, que se conectan de manera inalámbrica a un dispositivo externo. El aparato es una sonda pequeña de 3.000 electrodos, conectados a hilos de 8 milímetros de diámetro, que se introducen en áreas motoras y sensoriales del cerebro. Las pruebas que se realizaron con cerdos y monos fueron efectivas, se logró que un mono controlara con su cerebro una computadora, aunque algunos otros expertos señalan que es necesario verificar la durabilidad, los riesgos y las consecuencias de este proyecto, antes de comenzar a implantar chips en seres humanos.

En pleno 2023, nos encontramos en una carrera hacia la interfaz cerebro-máquina, otras empresas como Kernel y Facebook Reality Labs están compitiendo en el campo de la neurociencia para llegar en al menos dos décadas a mejorar con éxito la capacidad cognitiva y la memoria, ayudar a las personas con lesiones cerebrales y conectar las mentes de todos a Internet. El futuro de los seres humanos está custodiado por la inteligencia artificial, fusionarnos con ella abrirá nuevas posibilidades en el proceso de información y comunicación.

Le puede interesar:

Melissa Nungaray

(Guadalajara, Jalisco, 1998) es escritora, collagista y promotora cultural. Dirige la revista digital En la Masmédula y colabora en diversos periódicos digitales. Licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad Autónoma del Estado de México. Es autora de los libros de poesía Raíz del cielo (Secretaría de Cultura de Jalisco/Literalia, 2005), Alba-vigía (La Zonámbula, 2008), Sentencia del fuego (La Cartonera, Cuernavaca, Morelos, 2011), Travesía: Entidad del cuerpo (La Zonámbula, 2014) y la plaquette El cuerpo descansa en algún lugar (La Tinta del Alcatraz, 2022). En 2014, ganó el segundo lugar del IV Premio Nacional de Poesía Joven “Jorge Lara”. Fue becaria del Festival Interfaz ISSSTE-Cultura Los Signos en Rotación San Luis Potosí 2017.

Avatar de Melissa Nungaray

2 thoughts on “Neuralink, la interfaz cerebro-máquina de Elon Musk

Comentarios cerrados.