OpiniónColumnas

Guatemala necesita un remezón educativo

Antropos

El derecho a la educación es un derecho humano tan esencial como el derecho al agua y al aire: Nadine Gordimer -Premio nobel de literatura.

Un amigo educador muy estimado me confió estas palabras: “las escuelas no han empeorado, sencillamente no han mejorado”.

Esta frase lacerante, es como anillo al dedo de lo que vive Guatemala en lo que respecta a la educación. De ahí que sostenga que es un momento histórico que exige social y estatalmente, un remezón educativo, porque ya no hay tiempo que perder. Seguir por el camino de las ocurrencias, improvisaciones y juegos de casita, significa que estaríamos más temprano que tarde, en los próximos decenios, viendo un país desolado y hundido en la bancarrota social, económica y cultural.

En ese sentido, debemos recordar que los modelos educativos se han derrumbado y la base de la vida económica nacional está tomando rumbos diferentes en relación al mercado mundial. A nivel nacional no se ha considerado seriamente, la riqueza cultural del país, y de cómo esto puede incidir en el cambio cualitativo de la educación.

Es un hecho que las dos grandes tenazas culturales mundialmente reconocidas, lo constituyen el mundo global y el mundo local. Lo grave, es que nosotros en Guatemala, no hemos considerado profundamente, ni lo uno, ni lo otro. Seguimos en el campo educativo, desde lo más básico, hasta los niveles universitarios, jugando de casita como si nada se moviera en nuestro entorno. La razón de fondo se explica, a partir de un hecho real, que, como sociedad y como Estado nos importa un bledo la educación.

Por ejemplo, ni siquiera nos ruborizamos de vergüenza moral, el ser testigos de un hecho dramático, como es la migración de miles de jóvenes a USA en busca de nuevos derroteros laborales, aunque estos sean de ínfima ocupación, porque lo central para estos muchachos, es trabajar para obtener un salario. El Estado aún no sé percata que debe de innovar su oferta de estudios, bajo el eje de articular la educación para el empleo, lo cual incide con la vida activa. Obvio que los cambios no se verán de inmediato, pero es necesario comenzar. Hasta hoy no existen anillos que amarren el sistema educativo, con el sector productivo de la vida nacional.

Es un hecho que la economía de nuestro país implica invertir en educación y capacitación de los ciudadanos guatemaltecos para abrir los cambios a los sectores populares hacia buenos empleos con salarios dignos. La educación y el acceso a la tecnología hoy pasan a constituir un elemento estratégico porque las políticas del Estado deben aumentar sus esfuerzos para elevar la calidad del capital humano a través de facilitar el camino a un amplio rango de habilidades y, especialmente a la capacidad de aprender y a la resolución de problemas.

Se espera que la educación provea a los individuos, las herramientas para enfrentar un mundo competitivo y desafiante.

Se espera también que las sociedades educadas sean capaces de innovar y generar continuamente nuevas condiciones para que sus miembros tengan entrada a mejores posibilidades de vida digna.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

One thought on “Guatemala necesita un remezón educativo

Comentarios cerrados.