OpiniónColumnas

La democracia en vilo

Del Escritorio del General

A los guatemaltecos:

Las expresiones que se permiten en libertad, es lo que conocemos como libre expresión, la indulgencia democrática permite que todos sus detractores se manifiesten, aunque no siempre son recíprocos. Los escenarios han sido continuos y de lo más contenciosos en el accionar “popular” sin duda el llamado a la reflexión, no se hace esperar, la insurrección en Chile, el 18 del mes de octubre del año 2019, marca un icono en las “sublevaciones citadinas”, la vorágine del “pueblo” contra sus opresores es el decir, sin duda una más de las falacias del concepto. La violencia instaurada durante muchos días y noches fue devastadora, abarroto muchas de las provincias de Santiago de Chile, quemando varias instalaciones de metro y extendiéndose a invariables negocios privados, todo en son, de la emancipación. Sin duda una expresión de frustración y pobreza. En un país de gente ilustrada, rica y sin mayores necesidades, de las que sufrimos muchos del conglomerado americano. Inaudito, Chile, se revoluciona, no, chile recae en la revolución y en las diatribas del socialismo utópico, tristemente, lo empujan a la fenestración social, permiten los exabruptos sociales y de las migraciones, por ser un país próspero. El pecado chileno, la prosperidad. ¡Me quede aquí pensando!, los otros, hay que atacarlo, que deje de ser insignia prospectiva. Ilusos y mal vivientes.

Cuando algunos hombres fallan en obtener lo que desean, exclaman con enojo: “Que todo el mundo arda”. Tomado de “Insurrección” Fernando Villegas.

Un magnífico aporte para comprender los procesos de “estacionamiento socialista” de nuestro ansiado siglo veintiuno. Los camaradas al acecho es uno de sus títulos, de manera explícita se narra como el socialismo del siglo XXI se posesiona en los países, de forma violenta y adulterando sus patrones de congruencia totalmente hacia una nueva historia de cambio, “cambio” paradójico, porque se promulga la libertad, y esta, se bloquea, se somete al pueblo, se somete la democracia y aún más, se somete al ciudadano. El pueblo enardecido, somete al ciudadano, bajo una cobertura democrática, con fachada de equidad, igualdad, convirtiéndose en un “estallido social” así llamado, sin embargo, es el producto de años de correlación y organización. Esto que describo es lo que paso en Chile, lugar de donde denota surge la estrategia de lo que actualmente experimentamos en Guatemala, una insurrección, provocada y administrada por los mismos de siempre, que abordan con promesas e ilusiones la solución a los desafíos constantes de la verdadera democracia, pretendiendo soslayarlos con una revolución, en contra de todos, y en contra de nadie, son los fustigados grandilocuentes merolicos de la socialización, de todo, todos no tendrán nada.

Lo más interesante es de donde obtienen su impulso, de gobiernos débiles, mediocres y corruptos, de hecho, su fomento es parte de la estrategia. Las evidencias saltan a la vista en nuestro país, todos son parte de lo mismo. Fundamentando su accionar en los “camaradas comunicadores” primera etapa, quienes con su argucia diseminan el mensaje y generan los temas de aceptación ciudadana, “somos los jóvenes” es un argumento expresado, sin olvidar los temas de actualidad, somos los excluidos del proceso fundacional, del apartein, de los desplazados y de la mentalidad abierta, los progresistas. La adhesión no se hace esperar, grupos sociales, universitarios, y sobre todo haciendo uso de sus viejas estructuras insurrectas y modificadas, para contrarrestar y avanzar en la insurrección.

La segunda etapa es la “fijación del estamento militar” señalando su no intervención y su carencia de facultades para tal acción, centrando su atención en el fascismo, el militarismo o y la implantación dictatorial. Promoviendo la evolución de su justificación revoltosa y empoderativa. ¿Y de donde proviene esta inspiración? Del comunismo chileno, en el caso particular sus líneas de acción y de empoderamiento deviene de esta vertiente, insufrible y contaminante.

Bajo el yugo de la dictadura comunista, la misma vida es peor que la muerte. “El libro negro del comunismo chileno “(2021).

Este aproche revolucionario marxista se da. Según los comunistas chilenos, en la medida del enunciado de la producción y su cambio, para con ello encaminar la dictadura del proletariado, todos sin nada, solo los dirigentes. La imposición, mediante la democracia es esencial en el proceso, solo así, se logrará plantar la semilla del desasosiego, de las supuestas transformaciones y de una nueva historia social, no individual. Un claro abandono al proceso revolucionario, armado. Estos enunciados fueron implementados con el chavismo, hoy al mando de Maduro, país de grandes expectativas, hoy sumido en el ostracismo, similar a Argentina, Ecuador, Perú y Nicaragua y otros en ese camino. Sin duda un artífice de esta nueva doctrina es el chileno Daniel Jaude, empoderado en el gobierno chileno de Boric, que son coparticipes de esa nueva insurrección marxista, que pretende implantarse en nuestro país.

Al evaluar el proceso en nuestro país, todas las similitudes se aproximan siendo una profunda ofuscación ciudadana. El encarrilamiento nos ha llevado a esta disyuntiva, perplejos, sorprendidos, porqué en política no hay sorpresas, sino sorprendidos, nos embaulamos en una ruta sin retorno y sin final. Menuda disyuntiva como años anteriores veníamos votando al menos, pero, hoy llegamos al sin esquinas. Un proceso viciado, coercitivo, amenazante, con discrecionalidad, pero sobre todo sin certeza jurídica, creo que no hay un proyecto político sin fallas de fondo y ningún candidato sin presunciones y oportunista, es el producto de la ley y sus reglamentos. No hubo tiempo o facultades para la investigación, soponcio, nefasto para un sistema, cooptado.

La reforma a la ley es imperativa, se fue a elecciones con un sistema corrupto, vale mas salvar el proceso democrático con una interrupción y no sucumbir con una prueba más, que puede ser fatal ante todo por las instituciones y los profesionales que las conforman, tan comprometidos monetariamente.

Salve las bayonetas a la patria. Napoleón.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le puede interesar:

Francisco Bermudez Amado

General de División ex Ministro de la Defensa, Analista político.

Avatar de Francisco Bermudez Amado

One thought on “La democracia en vilo

Comentarios cerrados.