Cultura

No más Barbies, si a las Nancys

Nadie puede dudar del valor de la película de Barbie en la que podemos destacar la gran labor de su directora, Greta Gerwig, y de sus protagonistas y que sin duda alguna, será una de las grandes protagonistas de la noche de los Oscar y se alzará con algunas estatuillas.

No puedo negar la evidencia de una producción que ha superado los 1.000 millones de recaudación, lo cual no la exime de las sombras tras ese gran éxito.

Si bien, han querido mostrarla como película feminista y nada más alejado de la realidad, a no ser que  confundamos feminismo con blanqueamiento de Mattel, publicidad dentro de la publicidad.

Una compañía de juguetes que ha terminado con la verdadera lucha de la mujer y del feminismo de más de veinte años para acrecentar sus propias vanidades y sus propios intereses utilizando a la mujer, acabando con su empoderamiento y su lucha por la igualdad.

No, no estoy confundido y si se me permite, y si se me da la oportunidad, voy a explicarlo.

Recordar aquí a aquellas mujeres como la modelo española Curvy, que durante más de veinte años ha peleado por la diversidad de las tallas y por la igualdad, en España y por esas otras grandes mujeres que, siguiendo su estela, internacionalmente se añadieron a la lucha por el empoderamiento de la mujer y la igualdad.

La igualdad no es simplemente el resultado de un maquillaje estético frente a una realidad manipulada.

La igualdad es un problema complejo y multifactorial, que se enmarcan en un contexto cultural , social y económico concreto.

Eso implica que la Igualdad no es una cuestión de responsabilidad individual  sino de la sociedad, en general y debe tratarse como tal y se tienen que tomar acciones en todos los sectores , más allá de una manipulación estática e interesada, que busca confundir y manipular.

De ahí mi crítica a la película, que más allá de un producto de entretenimiento, no debería perjudicar el poco avance, que se ha conseguido, tras largos años de lucha.

Por eso este artículo, que busca abrir los ojos y las conciencias que busca adormecer, esa producción, y que jamás tiene que superar el, banal efecto lúdico y de entretenimiento de ese producto, que debe ser su único y final objetivo.

Basta de estigmatizar a las personas por la imagen y por eso este artículo que busca terminar con la pandemia Barbie, que apenas alcanzan a un 5 % de la población, lo mismo que el estereotipo de Kent y apostemos por ese 78, 32 % que nos acercamos más a la realidad.

Basta de apoyar a las minorías, para apostar por las mayorías y para ello, somos nosotros, los medios, somos los que tenemos una posición privilegiada para trabajar por la verdadera Igualdad en intentar controlar, esa maquiavélica manipulación, además de ser un retrato fiel de la hipocresía que es, el que verdaderamente impera. Mujeres pioneras como Eva María Pérez Llano que llegan a la final del campeonato mundial de futbol y que están a la cabeza de otros deportes mundialmente como el baloncesto.  ¿Cuándo se reconocerá la verdadera Igualdad y dejaremos atrás la hipocresía de los maquillajes estéticos interesados?.

¿Acaso una empresa como Mattel en la que 20 de su directivos son hombres y 1 mujer, puede representar la Igualdad?. Una empresa que lo único que busca, que no es otra cosa que expandir el ideal de feminidad de los hombres ¿es creíble y fiable? ¿Dónde esta la Barbie embarazada en la película y porque la eliminan en la película?.

Revolución frente a ese poder patriarcal que intenta terminar con la lucha de la mujer, la verdadera heroína del siglo XXI.

Basta del mundo Barbie y apostemos por el mundo Nancy.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

José Luis Ortiz

Nacido en Zaragoza, España el 11 de julio de 1967. Escritor, actor, poeta y columnista internacional. Licenciado en Magisterio, Postgrado de Informática y Postgraduado en Hipnoterapia.

Avatar de José Luis Ortiz