Cultura

La actuación requiere calidez humana y amistad: Mariale Carranza

Una joven peruana, que se educó en Lima y se ha establecido en Praga.

Ha trabajado en obras como «Los Miserables», domina 6 idiomas, canta, baila y actúa. Una artista completa y destacada y que con sus 26 años ya ha superado la frontera de «joven promesa» para ser una destacada actriz con una envidiable trayectoria cinematográfica y teatral.

Ahora tiene frente a ella nuevos, e interesantes, desafíos que se convertirán en éxitos y continúa formándose en sus diferentes facetas artísticas, incluida la música y el baile.

Quizá su nombre no te resulte conocido, pero su rostro sí. A pesar de su perfil bajo, Mariale Carranza viene de una familia de artistas y ya demostró en reiteradas oportunidades que, al igual que su madre, Ana Cecilia, y su abuelo, lleva el ADN del arte y la cultura en la sangre.

Con apenas 26 años y decenas de miles de seguidores en Instagram, Mariale fue haciendo su propio camino, paso a paso.

Con sólo mirar sus redes o hacer un repaso por su trayectoria, podemos dar cuenta de que Mariale es muy inquieta y no le gusta encasillarse. Será por eso que además de haber protagonizado roles bien diferentes en su carrera, en su vida tampoco se alinea bajo una única profesión. Es que Toti ama actuar, sacar fotos, bailar, cantar y todo lo que tenga que ver con el arte y la actuación.

Charlatana, comprometida y soñadora, esta gran mujer suele involucrarse en las luchas que más le interesan -como el feminismo- aunque reconoce que la política y todos sus personajes la aburren. Su meta para el futuro es hacer lo que le gusta y seguir sus corazonadas… eso sí, sin dejar de escuchar los consejos de los más grandes de la familia.

Tú eres de escaparte a los lugares comunes, ¿sí o no?

Creo que sí, toda mi vida me he estado moviendo y viajando, desde muy pequeña mi madre me llevaba a mochilear sin plan alguno a diferentes lugares en Perú. Nunca fui la típica turista ni viajera, me gusta la aventura y conocer lugares menos concurridos. 

Además de actuar, cantas y bailas. ¿Con qué te identificás más hoy?

Es difícil elegir, la danza y el movimiento han sido siempre parte de mi vida, pero las artes del teatro son mucho más cercanas a mí y a mi alma, va más allá de actuar, me encanta escribir y me gustaría dirigir alguna vez en mi vida.

Y en esos momentos en que el aburrimiento te impulsa a hacer otra cosa, ¿alguna vez pensaste en pegar un volantazo? ¿Decir “dejo esto y no vuelvo más”?

Mmm…creo que no, el arte ha sido parte de mi vida incluso desde antes de que nazca. Mi nono es pintor y publicista, mi madre poeta y mi padre apasionado de las artes también (pinta y toca el acordeón), nunca me prohibieron expresarme en diversas formas, más que nada la pintura y la actuación, dejándome explorar en las paredes de la casa o hacerles pequeñas escenas de la nada. Hasta el día de hoy, un día que no hago arte, es un día perdido.

¿Eres de proyectar a largo plazo?

Intento no hacerlo, porque uno nunca sabe que es lo que pueda acontecer. Pero me gusta proyectar mis siguientes pasos, por ejemplo, espero que después de Praga pueda ir a Paris a continuar mi crecimiento artístico.

Al principio de la charla hablabas del lindo grupo que se formó en algunos de tus trabajos. ¿Necesitas que pasen esas cosas para poder trabajar?

No siempre es necesario, pero cuando ocurre el trabajo se vuelve una diversión y hasta los ensayos complicados, dejan de ser difíciles.

Mientras hablábamos hacías referencia a la locura que hay en el mundo, ¿cómo haces para que eso no te afecte?

Creo que la meditación y el chi kung son los que más me ayudan. También creo que hay que darse cuenta de que hay cosas que están fuera de nuestro control, y podemos hacer lo que mejor podamos para ayudar al mundo, pero que no todo ese peso resta en nuestros hombros.

¿En qué momento te diste cuenta de que tu pasión era el teatro?

Pienso que cuando era muy chiquita, la primera obra que me llevaron a ver mis padres era El Cascanueces y me encanto tanto la obra que lograron traer al elenco a mi cumpleaños y desde entonces se volvió costumbre ir al teatro al menos una vez al mes. Pero decidí realmente dedicarme al arte cuando tenía 19, me tomo tiempo aceptar que esa era mi camino.

¿Con qué personaje que te tocó interpretar te sentiste más identificada?

Creo que a esta ahora no he encontrado ese personaje que me representa. Pero hace unos años grabé un cortometraje en mudo, y me sentí súper conectada al personaje, una muchacha que repetía su día a día. Creo que todos pasamos por estos días en los que parece que vamos en “repeat”.

Vida o teatro….

Opino que la vida y el teatro van de la mano. ¿Qué es el teatro si no una representación de la vida misma? Para mí, personalmente, el teatro es mi vida, me gusta mucho leerlo, verlo, escribirlo y analizarlo.

Le puede interesar:

José Luis Ortiz

Nacido en Zaragoza, España el 11 de julio de 1967. Escritor, actor, poeta y columnista internacional. Licenciado en Magisterio, Postgrado de Informática y Postgraduado en Hipnoterapia.

Avatar de José Luis Ortiz