OpiniónColumnas

Mensajes

Desde México

En reunión ante analistas Elon Musk declaró, junto con su CFO que actualmente están enfocados en la eficiencia y aprovechamiento de las líneas de producción en el mundo para el lanzamiento de su celebrado “cybertruck” y que prefería no comprometer una fecha de construcción de la planta en México. Esperaría observar la evolución de la economía y del tipo de cambio para enfrentar de mejor manera la expansión. Por su parte el gobierno de nuevo león insiste en continuar con las obras para la instalación de la planta confiando en la palabra del magnate y en las inversiones actualmente hechas. Dos mensajes que se antojan contradictorios, consideraciones de uno y decisiones de otro parecen palabras cuya sutil diferencia fonética significa más que solo eso. En un mercado inversionista la especulación impacta, las decisiones se toman a partir de pequeñas o intensas señales. Grandes negocios han colapsado por simples insinuaciones y otros han crecido por leves admiraciones. Por lo pronto mas y mas empresas se instalan en suelo mexicano para aprovechar su cercanía con el apetitoso mercado americano.

En México, en el Congreso de la República la Cámara de Diputados aprobó el recorte y eliminación de 13 fideicomisos del Poder Judicial Federal. Estos instrumentos representan más de 15 mil millones que serán reasignados por la Tesorería Federal a los programas del Desarrollo Nacional que mantiene el presidente López Obrador. Este combate que ahora está en el Senado de la República ha ocasionado diversos paros en los juzgados federales que se manifiestan ante un ataque directo que representaría la pérdida de beneficios laborales. Por su parte el presidente solo se ha limitado a señalar que los beneficios derivados de los fideicomisos solamente aplicaban para la cúpula en el poder judicial sin representar un beneficio a los trabajadores. Dos versiones de un mismo mensaje en dos comunidades que escuchan y saben leer entre líneas.

La comunicación lo es todo. Solo entendemos aquello que nombramos, los antiguos griegos no tenían una palabra para describir el azul, por ello no lo usaban; Homero habla del cielo color bronce o del mar como vino oscuro. Porque los conceptos anteceden la interpretación. Las cosas no son como son, son como somos. Lo que vemos es lo que entendemos y lo juzgamos a partir de muchos antecedentes y dramáticos recuerdos. Así cualquier espera nos suena a rechazo y recorte a pérdida. Pero también la acción que aparenta sinceridad puede ser ingenuidad o la austeridad puede ser miseria.

El azul no fue inserto en el vocabulario griego no por su ausencia, sino por su incapacidad para reproducirlo, no tuvo una influencia en la vida social. Fue hasta la edad media en la que el concepto divino se entendió a partir de la luz y fue necesario reflejar el azul como el triunfo de la mañana ante la noche. Todo concepto se apoya en una idea básica, un ancla que nos permite entender el mensaje. Así el anuncio de Tesla lo entendimos a partir de una idea ancla, la derrota. Los trabajadores del poder judicial, la pérdida. En un mundo dependiente, hemos entendido que cuando alguien culpa a la economía, es porque vendrá algo no humano que será usado para la pérdida de un empleo que detendrá la provisión. De alguna manera la economía ya no es humana y ha abandonado a la ecología como la astrología lo hizo de la astronomía.

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Héctor Gil Müller

Abogado egresado de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. Cuenta con estudios de especialización en Filosofía del Arte, Concertismo en piano y órgano clásico, así como en Derecho Fiscal.

Avatar de Héctor Gil Müller