OpiniónColumnas

Platón

Conversemos Acerca De:

Mencionar o escuchar el título nos conduce a dos significados, el primero un plato grande o bien al filósofo como tal, que es el que nos compete abordar en ese caso.

Pero al no ser este artículo para filósofos comienzo por sus acepciones: “Conjunto de reflexiones sobre la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo” / “Sistema filosófico o conjunto sistemático de los razonamientos expuestos por un pensador”, que en lo personal me agrada más la segunda dado de que hablaremos de Platón.

Aunque antes de ello recurriré a ciertas remembranzas[1] de mi vinculación con esta disciplina: Filosofía; me encontraba en una reunión (como invitado) encabezada por la máxima autoridad de la instancia educativa a nivel de país, estando rodeado de varios asesores del “señor”, todos con amplia experiencia en “… reflexionar sobre la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo”

También la persona que se encontraba en el extremo de la mesa (dirigiendo), tenía entendido que en sus años mozos había estudiado latín – Antigua lengua indoeuropea que se hablaba en la región del Lacio, extendida por todo el imperio romano y constituyó el origen de las lenguas románicas; fue y es lengua utilizada por la iglesia católica y fue lengua de cultura hasta la Edad Moderna[2] – y lanzaba al “ruedo” de insertar su estudio en el curriculum nacional…; fue como tirar una res descuartizada a un foro sediento…; no pretendo llegar al final de la reunión (al no tener voz ni voto) pero no se llegó a nada… si recuerdo y le doy la razón al que lo expresó; “cuando se reúnen varios filósofos, es lo de nunca acabar”.

Otra experiencia – ya no tan amarga – años después donde me correspondía atender (dentro de muchas cosas administrativamente), el área de estudios generales: Comunicación y Lenguaje, Matemática básica, Sociología, Metodología de la investigación…, y Filosofía, tanto a los colectivos de docentes, su contratación, observarle clases, aprobar los sílabos o planes de estudio, etc.

Lo que me conllevó a aprender la realidad de la importancia de la Filosofía, fue quienes la impartían no solo por el dominio del contenido, sino el ver prácticamente allí (con algo de imaginación y ficción) al docente – filósofo de turno con su traje formado denominado “paños colgantes” llamado himatión o clámide, algo así como un conjunto de piezas tejidas de tela (lino, seda), de forma rectangular no cosida, sino envuelta alrededor del cuerpo y sin mangas.

Y lo principal de toda su vigencia en los tiempos actuales y para muestra varios “botones”, planteados por Platón:

  • Donde reina el amor sobran las leyes.
  • Nuestra lucha es la de encontrar el modo correcto de hacer las cosas.
  • La honestidad suele generar menos ganancias que la mentira.
  • La ignorancia es la semilla de todo mal.

Platón (427 a. C.-347 a. C.), observen bien la fecha de fallecimiento, ¿sabía de competencias/ habilidades blandas o socio emocionales? No lo creo, pero resaltar la honestidad, encontrar el modo correcto de hacer las cosas, que reine el amor sobre las leyes, la necesidad de educar no solo en conocimientos, sino en valores, herramienta única capaz de eliminar la ignorancia, hace tantos siglos, mmmmm, me da mucho que pensar.

Me queda claro que, al visualizar diferentes currículos de diversos países, muchos se encuentran altamente recargados lo que conlleva a “aprender de todo o no aprender de nada”, pero debe existir un espacio para incorporar a modo de ejemplo una asignatura como Educación en Valores Cívicos y Éticos[3], de carácter obligatorio y Filosofía como asignatura optativa.

No vendría mal que los educadores, padres de familia, reflexionásemos al respecto.


[1] Imagen o conjunto de imágenes de hechos o situaciones pasados que quedan en la mente.

[2] Periodo histórico que empezó en 1492 con el descubrimiento de América y terminó en 1789 con la Revolución Francesa, aunque se extendió hasta la Edad contemporánea (siglo XIX). Hubo de ser la lengua oficial del Imperio romano.

[3] Actualmente forma parte del currículo nacional de España.

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Ernesto González Valdés

Nació en la ciudad de La Habana, Cuba y es nacionalizado Nicaragüense tiene estudios superiores de Licenciatura en Pedagogía y posgrados en Química Orgánica y elaboración de materiales didácticos.

Avatar de Ernesto González Valdés