OpiniónColumnas

La conferencia

Teorema

El slogan de los gobiernos extranjeros, organizaciones internacionales, la prensa y algunos pensadores, de actuar en favor de la democracia, quedó por los suelos al demostrarse, fehacientemente, que hicieron lo contrario.

La conferencia de prensa qué el viernes 8.12.23, hizo el Ministerio Público ―MP― toma más de dos horas y cuarto. Se trata de una presentación exhaustiva, minuciosa y detallada de los hallazgos que encontraron.

Después de verla no queda duda alguna: En la noche del 25 de junio, pasadas las elecciones en primera vuelta, se presentaron resultados falsos. Ya no cabe ninguna duda si hubo fraude o no. Sí. ¡Lo hubo!

Quienes perpetraron tan monstruoso crimen contra los ciudadanos que acudimos a sufragar, incluso aquellos que, de buena fe lo hicieron a favor de Semilla, deben ser castigados con máximo rigor.

Los ciudadanos estábamos dispuestos a respaldar a quién la mayoría decidiera, dentro de un proceso electoral transparente. Sin embargo, rehusamos apoyar a quien ha sido elegido por un pequeño grupo de personas inmorales, prepotentes e irrespetuosos de la soberanía de Guatemala.

Aquellos que fueron elegidos desde antes de la votación no deben gobernar nuestro país. Quienes con el rostro oculto manejan agendas internacionales, quizá dirigidos y protegidos desde países extranjeros, sin importar lo poderoso que puedan ser, no deben entrar al suelo nacional y menos ser atendidos por quienes gobiernan.

Ellos se aprovecharon de la codicia de los magistrados del TSE. Los convirtieron en posibles culpables de alta traición. Posiblemente se vendieron o aceptaron coacción. Hoy, después de descubiertas sus fechorías, recibirán protección de sus amos y no podrán regresar al clima, el paisaje, las tradiciones y la sonrisa de los guatemaltecos.

Uno se pregunta, casi con espanto de conocer la respuesta, sí es esta la primera vez en lo que va de este siglo, que las elecciones han sido fraudulentas ¿Hemos sido gobernados por gobiernos que no elegimos nosotros? ¿Será por eso que ha habido tanta corrupción?

Al término de la conferencia hubo un período de preguntas de los periodistas que asistieron. Los fiscales las contestaron. Muchos de los medios que apoyaron abiertamente los resultados electorales y a los ungidos fraudulentamente, o no llegaron, o mantuvieron silencio.

Debe ser tremendo haber favorecido y, tal vez, creado algún vínculo afectivo con los candidatos que fueron declarados ganadores por los magistrados corruptos.

Para ellos debió ser más difícil preguntar profesionalmente. Más de uno, pero pocos, al preguntar buscaban justificar la posición desde donde creían defender el voto ciudadano. Esa tarde se enteraron de que, quizá sin quererlo, habían defendido el fraude.

Una pregunta insidiosa pareció exasperar al fiscal Curruchiche quien cedió a otro fiscal la respuesta a esa y posteriores preguntas. Algunas veces resulta muy difícil para un comunicador emocionalmente involucrado, afrontar la realidad. Esta parece haber sido una de esas veces.

Hoy, cuando las evidencias son contundentes, cuando no ha lugar a controversia alguna, lo que queda es preguntar: ¿Y ahora qué?

El MP dio una respuesta. Habiendo terminado la investigación, con evidencia abundante y contundente, corresponde presentarla ante un tribunal para que un juez decida lo conducente. Pero, en esta ocasión, no se trata de un tribunal de lo penal sino del Tribunal Supremo Electoral. Aquí se presenta un grave problema: Es a cuatro de los cinco magistrados del TSE a quienes se acusa de haber cometido el fraude.

Quizá se pueda considerar afortunado que horas antes de haber perdido el derecho de antejuicio y quedar sujetos a los tribunales de justicia, los magistrados obtuvieron permiso para ausentarse del país. Muy pronto pasarán a ser prófugos de la justicia guatemalteca.

Blanca Alfaro, la recién estrenada presidente del TSE, tiene hoy un “camote” muy grande y de difícil solución. La evidencia que recibirá es contundente y ya ha sido hecha pública. Los ojos de los ciudadanos estarán pendientes de que actúe en estricto apego a la ley. No habrá espacio para amiguismos.

Creo que la presidente Alfaro terminará recurriendo a la Corte de Constitucionalidad para que sea esta quien decida el camino a seguir en esta situación que no tiene antecedente en Guatemala y tampoco en la mayoría de los países.

Afortunadamente, para todos los guatemaltecos, los magistrados de la actual Corte de Constitucionalidad ya han resuelto otras situaciones complicadas. Han demostrado ser capaces de actuar con la autoridad que les otorga la constitución y las leyes que de ella se desprenden. Por ese lado, la ciudadanía podrá estar tranquila.

Empero, nos estaremos preguntando sobre la postura que asumirá la dirección editorial de los medios que influye el nuevo y muy poderoso “Señor de los Medios” quien ejerce amplio control sobre los principales medios de comunicación impresos, televisados y radiados e influye en los demás. Comprometido con la pareja fraudulentamente declarada ganadora, ha erosionado la credibilidad pública en esos medios.

También habrá expectación por la forma cómo habrán de reaccionar las representaciones diplomáticas. Hasta ayer apoyaban, en parte por buena fe, en parte por presiones del Hermano Mayor, a los candidatos de Semilla. La diplomática metida de pata es descomunal.

Aquel poderoso gobierno que antes consideramos amigo y aliado, protector admirado, pero que ahora parece tener sucias las manos, hasta los codos, metido en este intríngulis electoral: ¿Cómo va a reaccionar?

Quisiera persuadir al lector para que escuche la conferencia completa. Como decían en las ferias de los pueblos: Que no le digan, que no le cuenten, porque a lo mejor le mienten… Pero entiendo que es demasiado larga. Así que quizá le baste escuchar el período de preguntas y respuestas, que empieza en el minuto 1:46:40

Por favor considere el tiempo, el esfuerzo, los recursos empleados por el Ministerio Público para concluir con la presentación. Evalúe también todas las -“madreadas”, los insultos y ofensas recibidos porlos fiscales y el sentimiento de injusticia que debieron padecer por hacer su trabajo. Por encima de todo, evalúe el tesón, el esfuerzo, la perseverancia necesaria para seguir adelante pese a tanto agravio.

Considere que hordas delincuenciales llegaron hasta la casa de algunos para amedrentarlos con amenazas a sus familias. Y ahora ¿acaso no está bajo riesgo la vida misma de Curruchiche y sus colegas?

Como solía terminar sus artículos César: ¡Piénselo!

Este es el enlace que lo lleva a la conferencia:

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

José Fernando García Molina

Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista.Tiene una licenciatura en ingeniería eléctrica de la Universidad de San Carlos, una licenciatura en ingeniería industrial de la Universidad Rafael Landívar –URL–, una maestría en economía en la Universidad Francisco Marroquín –UFM–-, estudios de especialización en ingeniería pentaconta en la ITTLS de España.

Avatar de José Fernando García Molina