CulturaEdiciones

No Soy Yo (Capítulo 6)

image 4
No Soy Yo (Capítulo 6) 3

Capítulo 6

El proyecto sobre la lancha

Al terminar el trabajo del día siguiente se fue a la ciudad, pasó viendo y almorzó con sus papás y se fue su casa, ya era tarde para visitar a los que estaban ayudándolo con el proyecto de la lancha, lo dejó para el día siguiente, la esposa no quiso salir a cenar por lo que pidieron servicio a domicilio de un restaurante de pollo frito, algo que por lo menos pedían una vez al mes, terminaron de cenar y platicando les llegó la hora de dormir. Al día siguiente llamaría al doctor para ver lo de los enfermos y platicar, antes de visitarlo tendría que ver qué podría aprender de una rama de la medicina que trata con la sangre, le dijeron que buscase la palabra auto hemoterapia y que les contara después de qué se trataba y en caso no encontrase nada que probara en la página de medicina biológica, ellos lo oyeron del profesor que les curaba el acné y que se les había quedado en la mente pues en un examen se les había hecho la pregunta y que varios de los alumnos que habían sido tratados no la habían respondido, después que él les había dicho que así se llamaba el procedimiento y que investigaran y aprendieran lo que les había pasado, sin embargo los alumnos no lo habían hecho. Según la información que recopiló que era extensa y no entendía por qué no se usa ya que según la información cura varias enfermedades, la que más le impactó y está escrito en la página de medicina biológica la curación o el tratamiento del sida, definitivamente habría que platicar con el Químico Biólogo.  Como a las diez salió de la casa ya desayunado, contento y con más incógnitas que arena en el mar, estaba usando el carro de la esposa ya que ella lo dejo de usar un par de años atrás y alguien lo tenía que usar para que no se arruinara, llamo a la oficina del doctor y le pregunto a la secretaria que como estaba el Doctor programado para la tarde a lo que le respondió que de cuatro a cinco estaba libre ya que le habían cancelado una cita, el piloto le dijo que cuando llegara el doctor que le preguntara si podían hablar a esa hora y que si era posible que lo llamara para él llegar a la clínica a platicar con él.

Se dirigió al taller para ver cómo iba el proyecto de la lancha, cuando llegó vio que habían parqueadas dos lanchas afuera, se alegró pues sabía que su amigo de eso era que vivía, entró y ni preguntó por el proyecto ya que su amigo que es mecánico de motores marinos estaba hablando con un cliente y el hijo de este estaba haciendo lugar para meter las lanchas al taller, regresó al carro y sacó un par de guantes de cuero y poniéndoselos llegó a ayudar al hijo de su amigo a empujar una lancha acomodando el espacio para que todo cupiese adentro del taller, se quedó platicando y escuchando el programa de trabajo para esa semana, definitivamente su proyecto quedaría en rezago para variar, no le importaba pues había tiempo y no tenía prisa ya que contaba con otras lanchas en caso que necesitara salir al lago, lo cual era muy esporádico ya que no tenía con quien ir pues su esposa no salía de la casa y peor si había sol y mucho menos si estaba nublado y que habían bichos en la orilla del lago, total que siempre cuando arreglaban una lancha la iban a probar al lago y aprovechaban para comer mariscos y degustar unas cervezas con su amigo el mecánico y su hijo.

Le gustaba llegar a esa hora ya que ellos no almorzaban y él tampoco ya que cuando estaba en la ciudad desayunaba de nueve a diez y si no salían a cenar con su esposa, a las seis y media empezaban a ver qué iban a comer o que ordenar de algún restaurante que se les antojara, la secretaria del doctor llamó para decirle que lo esperaban en la clínica, siendo las tres y media y estando como a quince minutos de distancia se despidió y enfiló a la clínica.  En el camino decidió contarle al doctor lo que había hecho con el jefe de mecánicos, parqueó el carro en el hospital ya que había bastantes parqueos pues la hora de visita es a las cinco de la tarde y la oficina del doctor está en el edificio a la par del hospital.

Llegó a la clínica y esperó como cinco minutos y salió el doctor a saludarlo y guiarlo a su oficina, ya sentados el doctor le comunicó del progreso de los pacientes, el del problema hepático ya estaba en casa y muy agradecido ya que se había ahorrado un montón de dinero que no era problema para él, pero lo principal era el tiempo que hubiese tenido que estar en el hospital y los problemas que puede causar un trasplante por lo menos por unos meses o más si todo va bien.

El hepatólogo todavía no entiende qué paso con ese paciente, no creía los resultados de los exámenes, cada día se los hacía pues no creía una recuperación sin medicamentos ya que el hígado se había recuperado lo suficiente para que el paciente se fuese a casa. Otra con lo que tampoco entendían era lo que había pasado con la mamá de la enfermera, las várices estaban reduciéndose y el estado de ánimo de la paciente había cambiado de tal manera que ya se había regresado a su apartamento, ya que era viuda y vivía sola hasta que empezó a enfermarse, por lo que tuvo que irse con su hija a vivir. El piloto le pregunto al doctor que si con esos dos pacientes que definitivamente ya le habrían contado a sus amigos acerca de la buena práctica de su doctor, si ya lo habrían llamado otros pacientes, el doctor le dijo que sí, pero que tendrían que ver cómo iban a hacer en caso que fueran varios, fue allí cuando el piloto le contó lo que había hecho en la costa y que los resultados eran iguales, con la única diferencia que cuando usó la sangre con el jefe de mecánicos le había cambiado al paciente su carácter y se había vuelto más jovial, más el carácter y modo de ser de él, el doctor quedó perplejo no sabía qué decir, el piloto le dijo que había leído un poco con respecto a lo que era la auto hemoterapia y que con la sangre que había donado también habían sacado sangre del jefe de talleres y la habían mezclado con la de él, pero creía que había hecho la mezcla con mucha sangre de él y creía que con mucho menos sangre en el paciente y siguiendo el procedimiento que usaron con él, que definitivamente podría trabajar con otros pacientes de distintas enfermedades, el doctor le dijo que había un paciente con problemas renales y que si quería ayudarlo ya que yo no estoy haciendo nada más que poniendo la clínica y la cara, ya que nadie sabe lo que están haciendo, el piloto le dijo que se quedara así como lo estaban trabajando pero quería que lo hiciesen como lo hizo en la costa y que si no funcionaba harían una sesión como lo hicieron con los pacientes que el vio, de una vez le dijo el piloto que cuándo iba a ingresar al paciente al hospital o si lo quería hacer en la clínica ya que era únicamente una mini transfusión y sacarle un poco de sangre e inyectársela, el doctor le dijo que se podría hacer así pero que creía que se necesitaba más formalidad en el proceso, a lo que el piloto le dio toda la razón y le dijo que preparase todo para dentro de seis días ya que estaría libre dos días y así tendría esos dos días cada seis de trabajo, hasta que empezase el abono y el sulfato en el cultivo de la caña de azúcar.

Quedaron así y le dijo que lo iba a tener informado del progreso del paciente de la costa. La semana pasó al igual que las anteriores, trabajando su finca, sus sesiones de tenis con los doctores y su tiempo en la pista viendo el progreso de los trabajos tanto del mantenimiento de los aviones en operación como las de los que estaban siendo reconstruidos y las pláticas en la Champa con los otros pilotos antes de cenar, al llegar esta vez a la costa pasó viendo al jefe de mecánicos en el hospital, lo vio sentado ya no en la cama si no en una silla a la par de la cama leyendo el periódico, cuando lo vio se paró y le informó que este sería su último día en el hospital, y que creía que estaba listo para regresar al taller y que estaba sumamente agradecido con él por sus atenciones, sus visitas y en especial por haberlo ayudado en su recuperación; el piloto le respondió que cómo se sentía para regresar a trabajar y que lo único que tenía que hacer era seguir las recomendaciones del doctor a lo que el jefe de mecánicos le respondió que las seguiría al pie de la letra, que se fuera a trabajar y se olvidara de lo que le había pasado ya que las pruebas de movimientos, sus reflejos y los exámenes de sangre comprobaban que todos sus órganos estaban bien y que según las radiografías su sistema medular y nervioso estaba libre de inflamaciones y sin problemas de dolor y sin alguna limitación en sus movimientos, y que él se sentía unos diez años más joven, el piloto se despidió y vio cómo el jefe de mecánicos se movía hacia la puerta para abrirla para que él saliera, sonrieron los dos y el jefe le dijo que él sería el que lo asistiría en el arranque de su aeronave al día siguiente y que lo haría con mucho gusto, a lo que el piloto le dijo que  se lo aceptaría como única vez ya que su trabajo no era ese, se despidieron y el piloto fue a la oficina para reconfirmar que la empresa sería la que pagaría la cuenta como en otras ocasiones.

La encargada ya había recibido órdenes del doctor de los pasos a seguir conforme a ese tema y le dijo que si el paciente quería irse, que lo podía hacer, el piloto se regresó al cuarto del jefe de mecánicos y le preguntó que si quería ir a dormir a su casa con su familia que él lo llevaría en ese momento, este le respondió que el doctor lo iba a ver durante la hora de visita para darle unas recomendaciones, a lo que el piloto le respondió que ya no había necesidad de esa última visita de parte del doctor, que había sido él quien le había informado a la secretaria que le dijese que ya no había necesidad de ello.

En lo que estaba metiendo sus enseres en la valija llegó el doctor y después de saludarlos le confirmó lo que el piloto le había informado o sea que ya podía irse a su casa, el jefe de mecánicos le agradeció al doctor y le dijo al piloto que iba a ser una sorpresa muy agradable verlo llegar caminando a su casa, entonces le dijo el piloto que para que fuese mejor sorpresa que se fuera caminando, los tres se rieron y se despidieron; el doctor le preguntó qué cuándo podía hablar con él y el piloto le respondió que cuando quisiese que el solo iba a dejar al Jefe de mecánicos y que de allí en adelante estaría en la Champa, el doctor le dijo que estaría allí en una hora o menos ya que tenía una cita con un visitador médico y que lo iba a oír ya que era el encargado del sur del país pero que vería cómo lo atendería rápido, el piloto le dijo que si lo quería llevar a la Champa que lo podía llevar ya que él sabía que a ellos también les gustaban las cervezas y otros, se rieron pero el doctor le dijo que era un poco más serio de eso, se despidieron y él se fue con el jefe de mecánicos a dejarlo con su familia, este lo invitó a pasar adelante y tomarse una limonada, el piloto le dijo que posiblemente no estaban preparados en la casa para una visita a esa hora pero el jefe de mecánicos insistió y le dijo que de todos modos iba a tener que esperar en la Champa a la llegada del doctor, tocó el timbre ya que no llevaba las llaves de la casa porque no andaba en su moto y tampoco venía de trabajar, salió su señora sorprendida y le dijo que se estaba arreglando para ir a visitarlo pero que estaba sorprendida de verlo ya cargando su valija y caminando como si nada hubiera pasado después de dos o más meses de verlo casi arrastrándose para entrar a la casa, que ya ni la gorra podía cargar a lo que los tres se rieron y entraron, después de la limonada y unos minutos de plática en la que la esposa mencionó que definitivamente el doctor era el mejor que habían tenido en esa parte del país, el piloto se despidió y enfiló para la Champa pensando que era lo mejor que podía pasar, que fuesen los doctores los héroes.

Siendo como las seis de la tarde el piloto pidió a la mesera que le trajese su botella de tequila que tenía ya abierta y los aditivos que el usaba cuando pedía su botella, el doctor llegó y la mesera le preguntó si quería un vaso para degustar lo que el piloto estaba preparando y este le contestó que definitivamente sí ya que había oído que de vez en cuando no era solo seven up con lo que degustaba su tequila. El doctor le dijo al piloto que si se imaginaba de qué le iba a hablar y el piloto se sonrió y le dijo que sí y que si él fuese doctor también quisiera salir de varias dudas después de ver los resultados que se obtuvieron con el paciente, llegaron los vasos, una cubeta con hielo, la botella de tequila y una de controy ya que en la zona conseguir el original que es hecho en Francia era muy difícil poderlo encontrar, le preguntó al doctor si quería una onza y media o las dos que era lo normal, lo normal contestó, se vació esa cantidad en los vasos otras dos onzas de controy, dos de jugo de limón y dos de jarabe de azúcar, y se llenaron los vasos de hielo, el piloto con un dedo lo revolvió ya que la mesera no había llevado nada con qué revolverlos y el doctor hizo lo mismo solo que este se chupó el dedo antes que el piloto y le dijo que no cambiase esa mezcla jamás, se sonrieron y brindaron por la sanación del paciente, después de un buen sorbo este le preguntó que si era posible que él se pudiese contactar con el laboratorio ya que tenía dos pacientes que necesitaban un milagro para su recuperación, uno epiléptico y otro con una infección intestinal que no habían hasta la fecha podido controlar, que ya habían probado todos los antibióticos del mercado y no habían logrado una mínima mejora, el piloto lo vio y después de otro sorbo le dijo que ya le había dicho que no se podía hablar con el laboratorio ni con el doctor, pero que él subiría a la ciudad en unos días, pero que iba a llamar por teléfono para hablar con alguien y que tal vez podría convencerlos, pensando sin mediar una palabra que la única persona era él, se sonrió y le dijo al doctor que le preparara un cuadro clínico de los pacientes, sus evaluaciones y toda la información que tuviera de ellos y que él la subiría a la ciudad, siempre con un grado de discrecionalidad del cien por ciento, que ya que los dos se podrían meter en problemas serios más él como doctor y le preguntó que si creía que lo había sacado de dudas o tenía otras, recordándole que lo que estaban haciendo era reemplazar a los cerdos que usaban para hacer las pruebas con humanos, el doctor le respondió que eso sería únicamente entre los dos, pacto de caballeros, le dijo el Piloto, pacto de caballeros y profesionales contestó el doctor, quedaron que a la brevedad le pasaría los cuadros clínicos de los pacientes ya que si había un piloto que tuviese días libres que le pediría por favor se los subiesen a la oficina de la ciudad, terminaron sus bebidas y el piloto le preguntó al doctor si quería otro compuesto a lo que le contestó que él ya estaba libre de sus quehaceres en el hospital y que había un futuro por el cual brindar; empezando a mezclar las margaritas estaba cuando llegaron un ingeniero y un piloto de la empresa y de una vez le pidieron a la mesera que les llevara dos vasos y se sentaron, al doctor lo conocían todos ya que era el dueño del mejor hospital del pueblo y que de vez en cuando lo visitaban por cualquier dolencia y porque también se sentaba con ellos a degustar unas cervezas de vez en cuando, al terminar de servir las cuatro margaritas y empezar a degustarlas dijeron lo mismo que el doctor, que nunca cambiara la receta, a la tercera del doctor y el piloto y la segunda del otro piloto y el ingeniero pidieron la cena y el doctor se despidió al terminar la cena, degustaron un café con champurradas o pan dulce y se despidieron.

En el camino al apartamento pensó lo que un amigo piloto canadiense le había contado de esas infecciones intestinales que contagian a muchos pacientes en los hospitales y que a la conclusión que habían llegado era que había necesidad de una limpieza intestinal y un reemplazo de las bacterias beneficiosas infectadas dentro del estómago del paciente afectado, estas se podían hacer mezclando una cantidad de heces de una persona sana con agua y en forma de lavativa se repetía una vez al día por varios días, sin embargo sin mezclar con agua destilada, deshidratando las heces y encapsulándolas, se podía tomar una o más diarias por el mismo tiempo o más si fuese necesario, siendo esto más práctico y estético. Ya no llegó al apartamento pues ya se estaba dirigiendo a la farmacia de su amigo para ver si tenía cápsulas vacías y comprar unas, también unos guantes de hule, al llegar y ver que su amigo no estaba le preguntó a la señorita que se hacía cargo de la farmacia si tenía cápsulas vacías y ella le respondió que sí, el piloto le preguntó que para qué las usaban y ella le dijo que la gente las compraba para diferentes usos como para llenarlas del polvo que resulta de moler los anillos de las culebras cascabel y se venden como cura para el cáncer y otros que ponen a deshidratar ciertas plantas, las muelen y las encapsulan y dicen que curan varias enfermedades, luego le preguntó que para que las quería él y el piloto le contestó que eran para unas muestras de grasa que tenían que mandar al laboratorio para ver el desgaste de los motores de los aviones, ella le respondió que no comprara nada que le iba a regalar unas dos docenas ya que estas con el tiempo se secan y hay que tirarlas, ella creía que la grasa y el aceite las iban a deshacer, entonces le dijo el piloto que le vendiera los guantes y que le agradecía las cápsulas, pagó y se fue al apartamento, al llegar pensó que debería esperar un par de días por lo menos, para que el doctor le diese los cuadros clínicos de los pacientes y esperar un tiempo prudencial para que se viese como si estuviere mandando y trayendo información de la ciudad. Los días pasaron, el doctor le dio los cuadros clínicos de los pacientes, el piloto le dijo que los mandarían a la ciudad y cuando él subiese, regresaría con las píldoras y la sangre a usar, terminaron las aplicaciones en su finca como estaban programadas y subió a la ciudad como se había planeado.

Llegó a su casa y después de saludar a su esposa y charlar llamó a su amigo el doctor y se pusieron de acuerdo en platicar al día siguiente después de las cuatro de la tarde y así acompañarlo al laboratorio para que lo sacaran de unas dudas que tenía con respecto a las cápsulas que iba a probar y el almacenamiento de la sangre. Ya en su casa, decidieron con su esposa no salir a cenar ya que su esposa había hecho una ensalada de atún que le gustaba mucho y hacia suficiente para los dos días que él pasaba en casa y a veces alcanzaba para llevar a la costa.

Se levantó a las ocho como de costumbre cuando estaba en la ciudad y comió unas frutas y se ejercitó como cuarenta y cinco minutos y para ese tiempo la esposa preparaba el desayuno, después de desayunar se bañó, se vistió y en el carro de su esposa salió a chequear los proyectos y esperar las cuatro para llegar a la clínica y el laboratorio clínico, llegó al taller de su amigo, el proyecto de la lancha para variar había avanzado, ya habían arrancado el motor y sonaba muy bien, le habían instalado unos silenciadores que eran muy necesarios ya que cuando la lancha estaba funcionando unos años atrás, todos en el lago sabían que ya había llegado, en la pizarra del taller que él había llevado para seguir un orden y para ver las fechas de los avances que habían logrado, ese era en la lista el número cuatro de catorce pasos que tenían que completar en diez meses y que sus amigos le habían dicho que se tardarían en terminar el trabajo, ya llevaban un año y todavía se miraba muy verde llegar al catorce, eso sí había que celebrar el logro por lo que ya habían comprado cerveza para los tres, ya era hora de salir para la clínica, llegó y esperó que el doctor terminara con su paciente, salió el doctor acompañándolo, se despidió y le tendió la mano al piloto, se saludaron y entraron a la oficina, le contó lo del jefe de mecánicos y lo de los dos nuevos pacientes y se fueron al laboratorio, el doctor presentó al piloto con el jefe del laboratorio y platicaron un rato al respecto de cómo había logrado recuperarse tan rápido, que el doctor lo había mantenido informado de lo inusual de esa recuperación y que también había examinado la sangre que contenía mucho más plasma rico en plaquetas, mucho más que lo normal y más glóbulos rojos y blancos de lo normal pero que no era de alarmarse, sin embargo comparando estas con las muestras que él tenía de su sangre, que había obtenido cuando estaba en recuperación, querían seguir estudiándolas ya que habían más sustancias que tendrían que averiguar pues ya todo eso en conjunto resultaba un tipo de sangre que jamás había tenido la oportunidad de estudiar, claro eso si el piloto accedía, claro dijo este que eso sí tendría que tener mucha discrecionalidad ya que quería seguir viviendo en su país y no tener que estar escondiéndose a causa de esa sangre y su potencial, ya por lo que el doctor le había contado, podría ser la cura para varias enfermedades.

El piloto le preguntó al químico biólogo que si le podía hacer un par de preguntas, a lo que este le dijo que sí y que si estaban relacionadas con la cura de alguna enfermedad, el piloto le dijo que sí, primero que si él había oído de las infecciones que les dan en los hospitales a ciertos pacientes, ya que se contaminan de la infección que se conoce como Clostridium Difficile, que parece afectar las bacterias sanas del sistema digestivo, especialmente en el estómago, el químico biólogo le respondió que sí pero que todavía no habían encontrado algún antibiótico específico y que era bastante complicado ya que cada organismo actúa diferente. El piloto le contó cómo se estaba curando esa infección en otros países y le contó lo de reemplazar las bacterias afectadas en el estómago por medio de un lavado estomacal y reemplazar esas bacterias con otras sanas obtenidas de las heces de una persona sana, ya fuese con una manguera en la garganta depositando una mezcla de heces con agua destilada en el estómago o encapsulándolas y tomar una dosis diaria hasta su recuperación; el químico biólogo quedó sorprendido y le preguntó al piloto que si estaba dispuesto a ser un donador, a lo que este le contestó que llevaría una deshidratadora a la costa pues lo iba a probar con un paciente y el químico biólogo mencionó que podría conseguir donadores en la Universidad, especialmente los que se mantienen con ciertas dietas diseñadas para los deportistas, lo que no sabía él era si con la deshidratación de las heces estas perderían sus propiedades, a lo que el químico  biólogo le dijo que perderían la humedad pero que las bacterias seguirían en un noventa por ciento hasta humedecerse al desintegrarse la cápsula en el sistema digestivo, el piloto le dijo que lo mantendría al corriente por medio del doctor ya que se comunicaban regularmente, también le preguntó si había tenido alguna experiencia con auto hemoterapia y el químico biólogo le dijo que lo había estudiado como parte de su profesión pero no se le daba mucha importancia, el piloto le contó de una amiga que tenía problemas en un hombro y le sacaron sangre de una vena en el brazo opuesto al hombro con problemas y se la habían inyectado en el hombro con problemas y que le habían desaparecido los dolores y también le contó acerca de los patojos en la escuela, que con ese tratamiento les había desaparecido el acné, el químico biólogo quedó sorprendido de lo que estaba oyendo y quedaron en mantener una estrecha comunicación, ya que se miraba lo promisorio de estas curas simples pero efectivas, se despidieron y el doctor con el piloto regresaron a la clínica de este.

Después de las pláticas con el químico biólogo y la información que habían obtenido se despidieron y quedaron que cualquier resultado tanto con los resultados del químico biólogo con la sangre y el piloto con los adelantos con las pastillas de las heces o poop pills como les llaman en otros países. Antes de salir de su casa para la costa, en la cocina de la casa no encontró el deshidratador de frutas y al estar buscándolo entró su esposa y le preguntó qué era lo que estaba buscando y él le dijo que era el deshidratador de frutas y ella le contestó que él se lo había llevado a la costa hacia más de dos años, él le agradeció por el recordatorio y se despidió y le dijo que la llamaría al llegar. Esta vez no escuchó música en el trayecto hacia la costa las dos horas del viaje, estaba grabando mentalmente lo que tenía por hacer y lo que se le ocurría al respecto, el proyecto de ahora en adelante lo que le faltaba era tiempo, sin embargo no había prisa ya que él era el que dictaba los tiempos y los pasos a seguir, al darse cuenta de eso ya descansó mentalmente y se puso a escuchar música, al llegar al apartamento y después de descargar lo poco que había llevado, empezó a buscar en el cuarto que le servía de bodega el deshidratador, lo encontró y lo limpió dejándolo listo para el proyecto de las poop pils, según el manual del deshidratador tomaría varios días, por lo que pensó que estando parado en la cancha de tenis esperando el servicio del contrincante, los zapatos tenis de estos casi se derretían, ya que la temperatura ambiental es de veintiocho o más grados, así que lo que haría era dejar las heces dentro de un pyrex cubierto con cedazo en el techo del apartamento y poner la alfombra de hule negro que está en la entrada de este como base del pyrex, todo esto habría que hacerse ya que la idea de hacerlo en el horno de la cocina aunque no se usase le había resultado un poco desagradable pues no sabía si al estarse deshidratando la heces impregnarían un olor que tal vez aunque no real sino más que mental permanecería en el horno. Sacó el pyrex del tamaño que él consideró adecuado, usaría la alfombra del baño ya que también era negra, ayudaría elevando la temperatura, se fue a buscar un pedazo de cedazo que lo cortaría con unas tijeras de una de las ventanas viejas que habían reemplazado, ya que la ventilación antigua trabajaba dejando las ventanas abiertas y que fuese el aire ambiental el que enfriara el apartamento en las noches, ahora ya contaba el apartamento con un aire acondicionado, usualmente él visitaba el baño dos veces antes de ir a trabajar, colocó el pyrex como lo había planeado y después con una paleta de madera acondicionó las heces parejas, cubriendo el área completa del pyrex formando un pastel de menos de media pulgada de espesor, lo cubrió con el cedazo y como ya tenía una escalera que usaría para subirse al techo con el pyrex ya cubierto con el cedazo y amarrado con tiras de plástico, lo colocó a un metro de la orilla del techo para poder verlo al final de la tarde, entró al apartamento y se tomó su licuado de frutas únicamente, desayunaría al regresar de trabajar, no tenía mucha hambre.

Al llegar a la pista se tomó una taza de café, subió a su avión y se fue a trabajar, cinco vuelos más tarde ya estaba de regreso, no sin antes volar sobre el apartamento y ver que el pyrex estaba en su lugar, se percató que donde lo había puesto allí estaba y no notó que no había quitado la escalera, pero esperaba que el que hacía el jardín y cortaba la grama no estaría tentado de subirse, sin embargo en el tiempo que él llegaría al apartamento el jardinero estaría tomándose su refacción y quitaría la escalera, ya la temperatura estaba llevando a los veintiséis grados y el experimento estando expuesto a los rayos del sol, con el fondo negro irradiando más temperatura, creía que no habría necesidad de otro día para estar deshidratadas, habría que chequearlas antes de la cena. Se despidió de los mecánicos y le preguntó a uno de los pilotos si iba a ir a la Champa a desayunar y este le dijo que sí y que se juntaban en unos treinta minutos ya que tendría que recoger un par de zapatos que había ordenado, cabal el tiempo que el piloto necesitaba para hacer su inspección y guardar la escalera.

El piloto no pidió mucho en el restaurante ya que tendría que sudar un poco jugando tenis con el doctor y el dentista, ya había pensado lo que le diría al doctor con respecto a las píldoras, le diría que estarían allí mañana por la tarde, pensando que con día y medio la humedad estaría en grado cero y la pulverización sería un trabajo sencillo, de todas maneras, tendría que ver cómo agilizar el proceso. Después del juego ya tenía hambre y tomándose una cervecita pidió su almuerzo, tenía mucho que preparar esa tarde, no iría al taller y se concentraría en la fabricación de las pastillas.

Llegó al apartamento, se bañó y se fue al supermercado y encontró un molino de los que se usan para moler café, compró un juego de embudos, varias paletas de madera y se regresó al apartamento, ya siendo las cuatro y media se fue a buscar la escalera, se subió y bajó el pyrex, lo examinó y se percató que ya no había mal olor y que no había humedad, se fue al área del gimnasio que estaba al aire libre bastante cerca de la piscina y colocó todo sobre una mesa, quitó el cedazo y con una cuchara de plástico trató de sacar una muestra, pero esta se desintegró, sin embargo logró meter tres cucharadas al molino, lo conectó y molió lo que había logrado meter en este y en menos de cinco segundos solo había polvo, se fue al apartamento a traer las cápsulas y empezó a llenarlas, solo con las tres cucharadas convertidas en polvo llenó dieciséis pastillas suficiente para que el paciente de la infección empezase su tratamiento, molió todo lo que había en el payrex y llenó catorce más para que el paciente tomara tres diarias por diez días y ver con el doctor los resultados, el resto lo guardó en un bote de vidrio, no sabía cómo iba a limpiar el molino por lo que lo dejó abierto y se lo llevó a la bodega de cachivaches y lo colocó en alto para que estuviese a la vista.

En la grama colocó el pyrex, el cedazo, el embudo que había usado y la paleta con la cuchara de plástico y con la manguera que riegan el jardín lavó todo lo que había usado y lo dejó todo sobre la grama para que lo que quedaba de sol y el viento lo secasen ya después los lavaría en la pila con jabón antibacterial. Ya en el apartamento encontró un frasco de vidrio y colocó las treinta pastillas y se fue a la clínica con el doctor, cuando este se desocupó ya la recepcionista le había dicho que el piloto estaba allí y lo fue a saludar y le preguntó la razón de su visita, a lo que el piloto le entregó el frasco con las pastillas y le dijo que se las habían mandado a la oficina de la empresa en la ciudad y que uno de los pilotos las había traído y que podrían empezar el tratamiento de la auto hemoterapia y las pastillas y que talvez sería prudente hablar con uno de los hijos del paciente y explicarle y que le firmase un documento para librarlo a él como al Hospital por cualquier efecto secundario de dicho tratamiento, lo cual era muy remoto ya que sería su propia sangre y que las pastillas no eran más que bacterias sanas para reemplazar las que estaban causando el daño. El doctor le dijo que esos formularios de libramiento de demandas ya los había firmado él cuando entró al hospital y que iban a empezar el tratamiento siempre indicándoles de qué se trataba y que si no había objeción de parte de los familiares esa misma tarde iniciarían este. No teniendo nada más que hacer en el hospital el piloto se despidió y quedaron del juego de tenis al día siguiente con el dentista. Al salir llamó al doctor de la ciudad y le contó todo lo que había acontecido desde la visita al laboratorio, de cómo había logrado la deshidratación y el encapsulado y que esa misma tarde empezaban con el tratamiento, que iban a usar muy poco de su sangre más que la propia del paciente y que estaría contándole el progreso de este y que si no se miraba mucho progreso que tratarían con una dosis mayor de su sangre para con este paciente.

Pasan los días y las semanas rutinariamente, trabajo y chequeando el progreso del paciente de la infección intestinal, el cual fue todo un éxito ya que en tres días había empezado a recuperarse y dos semanas después se había ido a casa ya casi libre de la infección, y el resto de las pastillas para terminarlas en casa y con el paciente de la epilepsia, también le agregaron de la sangre que mantiene el doctor de la costa en el hospital a la auto hemoterapia a petición del piloto, el doctor la mantiene refrigerada pues todavía no cree que se puede mantener sin refrigeración, el paciente bajó a dos ataques diarios, ya les llegan pacientes de distintas áreas del país como de los países fronterizos, el piloto les dijo a los doctores que los iba a visitar un abogado para terminar el asunto de la Fundación que les había propuesto con anterioridad, a lo que ellos estuvieron de acuerdo y que esta trataría sin cobro alguno a determinadas personas ya que para eso el piloto les había propuesto que tendría que existir una oficina de servicio civil para calificar a los pacientes y así determinar la parte económica, de las entradas de los tratamientos el treinta y cinco por ciento era para la Fundación y el restante para cada uno de los hospitales, al que mejor le iba era al de la costa ya que era su propio hospital, en la cuenta de la Fundación el único que podía usar ese dinero era el piloto, eso se los explicaría el licenciado a los doctores, quienes estuvieron de acuerdo y mediante un documento en el cual el piloto no tendría participación con su nombre y que solo los nombres de ellos aparecería, el doctor de la ciudad sabía lo que podría hacer el piloto en su mente por lo que el piloto sabía que con él estaría seguro, sin embargo tendría que hacer una intervención con el doctor de la costa lo cual lo haría en el hospital de este cuando estuviese trabajando en la siguiente semana.

Dos días más tarde de su regreso al trabajo y después de haber jugado la ronda de tenis le dijo al doctor que quería hacerle una demostración y le preguntó que a qué hora estaría libre para llegar al apartamento ya que no quería interrupciones, el doctor le dijo que tendría que supervisar a un doctor nuevo que ya llevaba como una semana en el hospital, ya que no le alcanzaba el tiempo a él y al otro doctor que había contratado pero que no sería más tarde de las cuatro de esa misma tarde, el piloto le dijo que allí lo estaría esperando, el piloto pidió su almuerzo y degustó un café con dos de los ingenieros que también habían terminado su almuerzo, se despidieron y cada uno a su rutina, el piloto se fue a bañar y a la pista para platicar y ver el progreso de los trabajos por terminar, el dueño de la empresa, la cual estaba progresando bastante ya que el equipo de pilotos y mecánicos le dedicaban su atención a modo que la empresa no fallase en nada.

Este ya con bastante capital estaba realizando malas inversiones y ya juntándose con varios de los propietarios de los cultivos y programaba las fumigaciones desde la ciudad, sin informar a la parte de la operación de la costa y llamando a los pilotos encargados de la programación lo que él había decidido, esto a las ocho de la noche cuando salía de cenar en algún restaurante con los dueños de las plantaciones, programando aspersiones sin advertirle o hacer del conocimiento de lo que ya estaba programado, que tal avión tendría que hacer determinado trabajo ya que él había prometido al dueño de la plantación que el avión estaría a las seis de la mañana para efectuar el trabajo prometido, varias veces sabiendo que era imposible cambiar la programación ya que esto significaba que las mezclas de producto estarían hechas a la misma hora en dos plantaciones y con un solo avión para empezar a trabajar a la misma hora lo cual era imposible, así que los pilotos encargados de estas programaciones tendrían que estar llamando por radio a las plantaciones excusando la llegada a segunda hora, ya que el motor del avión estaba fallando y no podrían llegar a la hora determinada, esto funcionó varias veces especialmente en las plantaciones que contaban con comunicación con las oficinas de la ciudad las veinticuatro horas, pero en otras que la planta eléctrica se apagaba a las ocho de la noche ya no había comunicación, entonces cuando ya encienden la planta lo primero que hacían era llamar a la oficina de la ciudad y decirles que el avión no había llegado y que la mezcla del producto ya estaba hecha y preguntar la razón por la cual el avión no había llegado, y por medio de sus oficinas en la ciudad, los dueños de las plantaciones llamaban y reclamaban la no presencia de avión ya que se les había programado para ese día, claro el avión llegaba dos horas más tarde o varias veces llegaba uno de los aviones que había terminado su trabajo, pero ya se empezaba con malas vibraciones entre las empresas, otras llamaban a la competencia que estaba en disposición y cuando llegaba el avión hora y media o dos horas más tarde, ya estaba otra empresa haciendo el trabajo.

Esto más la reducción de los cultivos mermó mucho en el dinero de la operación, lo cual ya no era suficiente para mantenerse y soportar las pérdidas en otros campos como lo era en el mantenimiento de los aviones y ya los salarios de los mecánicos se retrasaban al igual que el de los pilotos, claro ellos ya habían hecho unas inversiones durante sus temporadas de trabajo y podían aguantar un par de meses de atraso más los mecánicos no, claro que con el atraso del sueldo de un piloto se sostenía la planilla de los mecánicos y con el de otro se podía pagar casi lo del combustible del mes y ya con eso y las entradas de la empresa que ya se les había descontado una parte para los desmanes del dueño, en determinados momentos ya no podía cumplir a cabalidad, en dos años ya la empresa contaba solo con los dos pilotos de confianza del dueño y con no más de dos años de futuro ya que solo un cliente a quien le trabajaban cinco pilotos en los años anteriores su cultivo se había reducido a modo que solo eran necesarios dos pilotos.

El piloto se fue a tiempo de estar a las cuatro en su apartamento. Había una botella de tequila y una cubeta de hielo y unas aguas verdes en el bar del gimnasio y cuando el doctor llegó ya tenía su bebida preparada, al doctor le había gustado tomar la mezcla que el piloto solía degustar. Comenzó el piloto explicándole de cómo sin saber había adquirido cierto poder mental y que se lo iba a demostrar.

El doctor para empezar no sabía de nadie que pudiese hacer eso, pero que estaba abierto a que se lo demostrara, el piloto a medio vaso de las bebidas le dijo que se acomodara bien en el sillón que estaba a la par del bar, era uno de los cuatro que usaban cuando había juegos de futbol en la televisión que estaba colgada en una de las esquinas del gimnasio, el doctor lo hizo tomando su vaso se sentó, colocando su bebida en la mesa que dividía los dos sillones y se durmió. Cuando despertó se percató que el hielo de su bebida se había diluido al igual que la del piloto y este le dijo que refrescaran sus bebidas mientras le explicaría lo que había sucedido, le dijo al doctor casi lo mismo que le había dicho al doctor de la ciudad, que el mismo había llegado a su hospital y que había llegado a la oficina de recursos humanos y le había pedido dos hojas y dos sobres de papel membretado y una pluma y a la encargada de la oficina, que se lo agradecía y se había retirado, refrescaron su bebida, se la terminaron y el piloto le dijo que fuera a chequear y confirmar lo que había pasado, cuando estaba por irse le dijo el piloto que el portero del hospital le había preguntado si había cambiado carro con el piloto, se rio el doctor y en quince minutos estaba de regreso pidiéndole un tequila doble y ya no se sentó en el sillón, le dio miedo. Y como había sucedido con el doctor de la ciudad le dijo que no volvería a suceder a menos que entre los dos hubiese un acuerdo.

Platicaron de lo bien que le iba a su hospital y preguntó el doctor al respecto de la Fundación, el piloto le contó que ya había suficiente dinero para ciertas donaciones a hospitales pequeños en el interior del país y que el departamento de auditoría le mandaría un informe trimestral de los manejos del capital aportado por los hospitales que estarían formando parte de esa Fundación, de la misma manera como trabajaba esta con su hospital y que de igual manera trabajaba con el hospital de la ciudad y con los otros que estarían por ingresar a esta Fundación. El doctor se terminó su bebida y le preguntó al piloto si se podía servir otra, a lo que este le respondió que las que quisiese pues sabía por lo que había atravesado hacía unos instantes.

Al tercer tequila el doctor le dijo al piloto que no había sentido ninguno de los dos tragos anteriores pero que ya era hora de llegar a casa, se despidieron y el piloto le dijo al doctor que, si en algún caso alguien preguntaba algo al respecto de la sangre, que solo dijese que llamaba a un laboratorio de la ciudad y se la mandaban y él depositaba a una cuenta bancaria de este laboratorio que es lo mismo que ha estado haciendo por los últimos cuatro años.  Esto había sucedido hacia seis años y todo ha trabajado casi sin que la mayoría de los trabajadores supiese el nombre del presidente de la Fundación y otros altos ejecutivos, ya los doctores dueños de sus hospitales habían sido sometidos al tratamiento que se les daba a los doctores que formaban parte de la Fundación, y con los salarios que estos devengaban más los bonos que recibían, cómo no se iba a respetar el sigilo que tenían que guardar.

Estos hospitales, antes de ser parte de la Fundación, generaban varios cientos de miles de capital al año y en menos de un año ya habían casi duplicado sus ingresos y seguían creciendo, aun descontando su contribución a la Fundación. Como la mayor parte de lo que sucede en la tierra y especialmente si afecta ciertos sectores poderosos, estas situaciones no deben de existir bajo ningún punto de vista, ya que en la ciudad ya hay dos personeros de la OMS tratando de localizar el laboratorio que produce las pastillas y ya sospechan que hay algo que se le agrega al tratamiento de la auto hemoterapia, ya que ellos empezaron a hacer pruebas en otros países sin lograr la rapidez con la que se curan todos los pacientes que sanan en los hospitales de este pequeño país, la OMS ya tiene oficina en la ciudad y siendo bastantes los hospitales miembros de la Fundación, se les dificulta la investigación por lo que se concentraron en un hospital, siendo este el primero que empezó lo de los tratamientos, sin embargo como en todos los departamentos del país, todos los habitantes saben quién no es de allí especialmente si usan los carros tanto de los oficiales del departamento de salud como los lujosos carros de las rentadoras de autos, por lo que se les dificulta lo que respecta a la investigación, sin embargo siguen tratando de averiguar qué es lo que le agregan al tratamiento de la auto hemoterapia, ya saben que existe algo que se le tiene que agregar a la sangre del paciente durante el tratamiento, ya descartaron las averiguaciones de las pastillas ya que el piloto les había dicho a los hospitales cómo hacerlas y que se había copiado lo que se usaba en Canadá y otros países, sin embargo el otro tratamiento era el enigma, ya habían sobornado a varias personas de los medios bajos de los hospitales para que a cambio de fuertes sumas de dinero informaran de cualquier cosa que estuviese fuera de lo normal durante el tratamiento, pero nada en dos años habían logrado.

El piloto sabiendo que las averiguaciones seguirían, diseñó una máquina que contenía un sistema de refrigeración y de temperatura y oxigenación que no hacía nada más que soltar un poco de oxígeno al aire para que se creyese que en algún momento se oxigenaba la sangre del paciente y que hubiesen un par de tambos de oxígeno en los hospitales que hasta ahora eran veinte, ya casi para cubrir la cantidad de los departamentos de la República y si esto saliera de este país a otros ya las pérdidas de las farmacéuticas serían bastante grandes, la máquina la diseñaron con un amigo del piloto, este si era un ingeniero mecánico industrial y con otros atributos, por lo que la máquina siendo lo que era y buena para nada, pero con una presentación impecable impresionaba a cualquiera, tenía luces que cambiaban de colores en determinados momentos y una faja que movía el recipiente con sangre del paciente bajo las luces y finalmente la descarga de oxígeno, esto sin abrir el recipiente que contenía la sangre del paciente y lo que había hecho el piloto era separar el plasma pobre en plaquetas, y usar únicamente el plasma rico en plaquetas y en la jeringa que se les entregaba a los hospitales para el tratamiento ya venía impregnado el plasma del piloto también siendo este imperceptible, claro eso lo había hecho con la ayuda de su amigo el doctor de la ciudad y el laboratorio de este, por lo que nadie aparte de ellos, sabían y las personas que numeraban y empacaban las jeringas para repartir en los hospitales, no tenían idea de lo que estas cajas contenían que no fuesen solo las jeringas que eran las mismas que se usan en todos los laboratorios y hospitales, estas jeringas se las compraba a su amigo el de la farmacia de la costa, solo que ya las mandaban de la importadora que surtía a la farmacia de su amigo en la costa, siempre la farmacia recibiendo su porcentaje de ganancia, ya hacía más dinero con la venta de jeringas que lo que la farmacia le producía.

Las máquinas se fabricaron en una semana, por lo que las veinte que se habían ordenado tomaran cinco meses y ya con el sistema de las jeringas con su tratamiento ya no había necesidad de mandarles a los doctores la sangre para que ellos la incorporaran en los recipientes de la sangre de los pacientes, esto le daba más secretividad al proceso y los doctores no siendo ingenieros mecánicos creían en la máquina que recibían era la causante de la efectividad del proceso, de los que ya habían recibido estas máquinas jamás le preguntaron al piloto en que parte del paso de la sangre del paciente por la máquina se incorporaba la sangre que venía del laboratorio de la ciudad, pero ya teniendo esa incógnita en la mente y preparándose para la respuesta en caso necesario les decía que una persona del laboratorio los visitaría una vez al mes para efecto de sacar del contador incorporado en la máquina, la cantidad de unidades que habían sido tratadas y ver el contenido de sangre usado en ese mes y regresarlo a su nivel para que durase el tiempo necesario para cubrir las necesidades del hospital.

Por mucho que se le preguntase a cualquier persona que trabajase en el hospital lo más que podría decir era que la máquina era la que trataba la sangre del paciente, aparte el piloto había comprado un sistema electrónico que cancelaba la señal de los celulares y unas cámaras que se instalaban en el área del laboratorio de los hospitales a modo de que las personas creyesen que estaban siendo filmadas, la máquina estaba instalada dentro de una mini bodega de metal, la cual únicamente tenía una ventana con una compuerta que esta se levantaba para introducir el recipiente con la sangre del paciente, ponerla a funcionar por medio de un interruptor eléctrico y del otro lado otra ventana igual con otro interruptor para desactivar el funcionamiento de esta, por lo que no permitía que nadie viese ni la marca de esta, ni que parecía, más que observar las luces de distintos colores a través de una ventana con vidrio blindado, mientras dilataba el proceso, que no era tan largo. Ya no habiendo necesidad de incorporar en el tratamiento de la sangre del paciente a tratar era mínimo y en no más de cinco minutos ya el paciente había recibido su tratamiento.

En una de las últimas aplicaciones del año el jefe de mecánicos se despidió y le dijo que esperaría verlo en el convivio que se estaría organizando para la despedida y cierre de la empresa y le preguntó al piloto que por qué no se quedaban con la empresa ya que posiblemente habría un par de clientes que les gustaría que ellos les trabajasen las plantaciones y que él quería seguir trabajando con ellos en la empresa. El piloto le dijo que lo platicaría con el otro piloto y para el convivio le informaría. Para la formación de la Fundación no fue el piloto quien la fundó, fue el jardinero de su casa quien se durmió por unas horas y fue a iniciar los trámites, ya el piloto había hablado con uno de sus amigos, quien tenía averiguado algo al respecto experiencia en esos trámites y diciéndole que un amigo estaba interesado en formar una y que le iba a mandar a la persona para que empezara todos los trámites, el jardinero era más joven que el piloto y la vestimenta del piloto la podía usar el jardinero, por lo que se vistió con un saco y un pantalón de marca y se presentó con el abogado para empezar los trámites, el abogado al verlo le preguntó que siendo tan joven cuál era la razón que lo había llevado a tomar la decisión de formar dicha Fundación, el jardinero le dijo que era una condición que su abuelo le había requerido en orden de recibir la herencia que le iba a dejar, el abogado no volvió a preguntar nada de lo que correspondía a lo económico e inició el trámite, como a los quince minutos el abogado terminó lo que necesitaba saber de él y le dijo que lo llamaría, respondiéndole este le dijo que cualquier requerimiento que se comunicara con el piloto ya que él sabía cómo contactarlo ya que cuando está en cualquiera de las fincas no hay mucha comunicación, el jardinero se despidió y quedó pendiente para otra reunión ya que habrían varias antes de abrir la cuenta monetaria en el banco de su predilección, el abogado al retirarse el joven jardinero lo primero que hizo fue llamar a su amigo el piloto, este sabiendo todo lo acontecido ya que era él en la mente y cuerpo del jardinero, contestó inmediatamente y preguntándole cómo le había ido en la reunión, el abogado le preguntó al respecto de cómo un patojo tan joven iba a manejar una fundación y también le preguntó al respecto de lo económico, a lo que el piloto le contestó que la plata venía aparte de las propiedades que había heredado, también el abuelo le había dejado una cuantiosa cuenta y que el abuelo manejaba esos fondos, sin embargo estaba ya muy grande y que siendo este el único nieto a quien él había criado ya que sus padres siendo muy jóvenes habían muerto en un accidente aéreo, estaba delegándole todo al nieto, a quien él le iba a dar un poco de asesoría y que se lo había mandado al piloto y siendo su amigo fue a él a quien seleccionaron para que fuese el abogado de este joven y la Fundación, el abogado le agradeció al piloto la confianza que tenía en él y que haría lo posible para que se realizase esta Fundación lo más pronto posible ya que la causa era muy noble.

Así fue como se inició la Fundación y la razón por la que nadie en esta conocía al piloto, sin embargo cuando por alguna razón tenía que aparecer en persona era el jardinero quien asistía a estas, al igual que con el banco en la cual las dos firmas registradas eran las de él y el piloto y una tercera que era la de otro joven que era el hijo del piloto quien ya contaba con veintitrés años de edad, ya el piloto le había empezado a dar a conocer todo lo acontecido en su vida, en la cual había una parte muy opaca para el resto de la familia y la sociedad en la que ellos se movían, el hijo se comportaba con mucho sigilo como lo había planeado el piloto y sin que este lo supiese ya era portador de esa sangre que seguía salvando vidas en el país.

Le puede interesar: