OpiniónColumnas

Un consejo nunca está de más

Conversemos Acerca De:

Hará algunos años atrás hubiese dicho cuando escribo –, en este momento menciono tecleo, lo cual conlleva a la perdida de tratar de descubrir y conocer mi carácter y personalidad a través del estudio y el análisis de la escritura manuscrita[1], como parte de un método investigativo.

Sin embargo, conocerme a mí mismo o auto conocerse resulta complejo – como parte de un proceso que dura años – para lo cual no estamos preparado conscientemente menos cuando somos niños al no tener conocimiento propio esencialmente de nuestros errores, donde posiblemente la única retroalimentación provenga del regaño o llamado de atención de nuestros padres, así como de los profesores.

Ya un poco más crecidito, puede reiterarse lo mismo al no poseer la madurez necesaria, donde nos seguimos equivocando, de aquí el refrán (algo así) como “El ser humano es el único ser vivo capaz de tropezar con la misma piedra varias veces”, por ejemplo: portarse mal en clase al no entregar las tareas, llegadas tardes y en el peor de los casos realizar un fraude mediante la copia u otras modalidades.

De aquí la ardua labor de los padres y la necesaria comunicación con los docentes para que estos hechos y otros no sucedan, al menos para reducir la posibilidad de cometer un error y en el peor de los casos, ser reiterativo, por parte de los hijos.

Al abordar el tema de la Educación sexual en una charla para estudiantes de primer año de diversas carreras, lo que se aprendía en “boca” de los amigos años atrás, donde los más adultos nos explicaban las bondades del sexo, algo así como un reto de no haber tenido relaciones sexuales todavía (casi un pecado) o bien ser auto instruido con alguna revista porno, hoy para los jóvenes resulta mucho más sencillo al “sumergirse” en las redes sociales.

De aquí que exista por una parte el aprendizaje ERRÓNEO de “aprender mucho más rápido” bajo la modalidad virtual y con ello la ausencia del padre o la madre en orientar debidamente una adecuada conducta sexual, vinculado a aspectos emocionales y vinculados con la pareja, como son el respeto, la comprensión, etc.

Luego no queda dudas – a pesar de abordar este artículo, hablando de un tema tan controversial que en muchas ocasiones raya entre el mito y el tabú – que todos necesitamos consejos, todos, previo a la toma de decisiones, donde las opciones pueden reducirse a un Sí o un NO.

Hace poco una joven de otro país, la cual nos contactamos a partir de mis publicaciones siempre en temas de educación por diversos medios, me solicitaba consejos acerca de estudiar una maestría en el extranjero, dado que se encontraba desempleada (siendo docente) y que veía esa opción de alcanzar un grado superior lo que le permitirá un punto a su favor para laborar en lo que le gustaba: la docencia.

Ello conllevo a abordar temas medulares de su entorno familiar, los pros y los contras, donde uno de los problemas era el tener un hijo (4 años) siendo madre soltera.

Hablamos de planes A, B… y creo que no llegamos al Z, porque a larga de lo conversado se infería analizar los diferentes necesarios a corto y largo plazo, para llegar a la toma de decisión, obviamente una decisión muy personal.

Le puse ejemplos vividos – familiares, pero mucho más en el campo laboral -, que durante muchos años siendo administrativo en la universidad donde laboraba, atendía los problemas de disciplina de los estudiantes, lo que me permitió conocer de primera mano la amplia gama de contratiempos de nuestros jóvenes, los cuales constituyen prácticamente un “ejercito” de personas sedientos de ser aconsejados.

Conversamos tal vez…20 – 25 minutos y le desee, que todo le saliese bien, que era muy complejo, pero que la decisión era suya; a la mañana siguiente recibí un mensaje ¡Gracias por sus consejos, los tendré mucho en cuenta! No le respondí, pero en mi cara sentí el reflejo de una sonrisa.


[1] A través de Grafología podemos llegar a reconocer los rasgos dominantes que determinan nuestro comportamiento; las aptitudes, actitudes y los deseos inconscientes que subyacen a éste

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Ernesto González Valdés

Nació en la ciudad de La Habana, Cuba y es nacionalizado Nicaragüense tiene estudios superiores de Licenciatura en Pedagogía y posgrados en Química Orgánica y elaboración de materiales didácticos.

Avatar de Ernesto González Valdés