OpiniónColumnas

Educación para el desarrollo

Tanmi Tnam

Los pueblos confían en la educación porque consideran que es uno de los medios que debe provocar las transformaciones deseables para mejorar las condiciones de vida de las generaciones que vienen. Seguramente la educación debe ir al ritmo de los cambios constantes y por lo mismo no siempre es permitido que los contenidos que comparten los centros educativos permanezcan por muchos años, salvo aquellos que se refieren a la interpretación y conservación de la vida y los conocimientos relevantes para la humanidad y el ambiente. La educación debe apoyar la disminución del subdesarrollo, la desigualdad, el racismo, los conflictos sociopolíticos y la depredación del medio ambiente.

El desarrollo que debe provocar y apoyar la educación debe ser el desarrollo personal, familiar y para los pueblos.  Madres y padres de familia tienen claridad cuando inscriben a sus hijas e hijos en los centros educativos puesto que es para no sufrir, vivir mejor, no tolerar humillaciones en distintos ámbitos, defender sus derechos y ser buen ejemplo para otros. Los teóricos de la educación y el aprendizaje argumentan que la educación debe facilitar en el estudiante el fomento de la curiosidad, el pensamiento crítico, las habilidades ante la incertidumbre, el trabajo en equipo, el uso crítico de los medios tecnológicos y las habilidades y procedimientos para el emprendimiento. Entre algunos de los valores que debe insistir la educación están el valor de la vida, la justicia, la igualdad, la paz, la colaboración y la responsabilidad. La educación escolar debe facilitar el estudio de la integralidad del ser humano que en términos generales se refieren al cuerpo, la mente y el espíritu. Los resultados de una educación que orienta su enfoque de manera parcial están a la vista tal el caso de la violencia, el irrespeto a la vida, por mencionar unos ejemplos. En países donde hay varios pueblos, es necesario que la educación oriente a fortalecer la identidad propia, estudiar y respetar las diferencias que hay entre pueblos, aceptar las diferencias y aprender a convivir en estas condiciones de multiculturalidad.

Hay que tener presente que cada pueblo necesita de la educación que facilite alcanzar el desarrollo deseable. Tienen que haber contenidos para consolidar su identidad, los que se orientan a conocer la vida de otros pueblos y conocer a profundidad los modelos de desarrollo político y económico. Hay que conocer muy bien el desarrollo cuyo objetivo es la acumulación de riqueza, la explotación exagerada de los elementos de la naturaleza y la guerra por el control de los recursos. Es necesario contar con una educación que estudie con claridad las relaciones que hay entre los elementos de la naturaleza y las personas. Una educación escolar que no reconoce la interdependencia que hay entre las personas y los elementos naturales, es una educación que desconoce la importancia que tiene conservar la vida de todos.

Actualmente, argumentan las ventajas de una educación intercultural para contextos multiétnicos, multiculturales y multilingües porque fomenta el respeto entre pueblos, facilita conocer otras culturas, acerca al estudiantado a apreciar a las personas de otras culturas, el uso comunicativo de dos o más idiomas, orienta el diálogo entre conocimientos y entre pueblos, etc.

Los sectores y pueblos de Guatemala deben demandar una educación que facilite el desarrollo personal y el de los pueblos asumiendo contenidos y procedimientos que logren formar individuos con autoestima, con habilidades y conocimientos para el desarrollo humano de los pueblos.

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor: