Pulso EconómicoPulso Económico

Si la política perdió credibilidad ¿en qué podemos confiar?

Como homenaje a
Julio César Pereira Vásquez
Por los sueños güifas y las alegrías de juventud

Las aguas turbulentas de Centroamérica

En un momento tan gris y lleno de temores, incertidumbre y falta de valores, en que todos los sueños de un mundo mejor se han roto, ¿qué nos queda por delante?

Los alemanes que siempre están en el centro de los grandes cambios en el mundo, pese a ser una nación pequeña en tamaño geográfico y en población, nos brindan los siguientes comentarios en Deutsche Welle, que en palabras de Victoria Dannemann, nos predican que la América nuestra navega en aguas turbulentas en el presente siglo[1].

A que se refiere esta notable analista. Nos aclara que la región vive en un eferverscencia política a lo ancho de todos los continentes que la conforman. En medio de un crecimiento económico inusual, en forma paradójica, se genera un estancamiento global, la política naufraga en la ignorancia, y el surgimiento de liderazgos espurios que no logran generar unidad de los países para avanzar. Continúan las confrontaciones sin sentido y la búsqueda eterna por la confrontación.

Apareció un quinto poder, el poder oscuro e invisible del narco, que maneja enormes estructuras empresariales de producción, distribución y venta de drogas, además que maneja un enorme caudal de dinero que supera en algunos casos el PIB de varios países de América, con un armamento poderoso que supera a las fuerzas del orden. Y, con cada vez mayor capacidad de infiltrar a los altos funcionarios de los poderes del Estado.

Dannemann reitera que los países de América están sacudidos por la crisis de inseguridad, la caída en la gobernabilidad de los gobiernos, una creciente polarización y un crecimiento económico inestable, lo que genera un rumbo es incierto.

Luego de la caída del muro de Berlín, las utopías, los proyectos políticos entraron en quiebra. El marxismo fracasó en la práctica de los países sovietizados, el liberalismo no soportó la euforia del triunfo de la guerra fría, y se agotó rápidamente en proyectos concentradores de la riqueza y condena de la pobreza de muchedumbres del mundo, sus sueños de imponer la democracia occidental van de fracaso en fracaso en el medio oriente, en África y América. La humanidad ya no tiene idea de por qué pelear, ni socialismo, ni liberalismo, ni sus derivados dan pie para crear mitos por los que valga la pena vivir.

Centroamérica
PIB per cápita
Dólares
2024

PaísPIB per cápita
Panamá19 370
Costa Rica18 030
Belice7 170
Guatemala5 680
El Salvador5 540
Honduras3 500
Nicaragua2 790
Fuente: FMI

https://www.imf.org/external/datamapper/NGDPDPC@WEO/OEMDC/ADVEC/WEOWORLD

Todos los días aparecen ante nosotros los hechos que generan incertidumbre y nostalgia. El gobierno de Milei es elegido por una mayoría de más de 14 millones de votos, sin embargo, en las calles masivas protestas están en contra de sus reformas neoliberales (comprendemos por neoliberal aquel que en contra del socialismo, quiere construir un esquema social retornando a tiempos feudales, es decir, no liberales). Como paradoja, la izquierda de Gustavo Petro, quien fue respaldado por una mayoría de 11 millones de votos, enfrenta protestas masivas que están en contra de sus reformas neosocialista (es decir, implantar el liberalismo en una república desangrada por largos años). Es uno de los grandes desafíos de la época, aunque la mayoría otorgue un mandato en las urnas, los grupos de presión, bajo cualquier ideología o pretexto, buscan desestabilizar e impedir gobernar a los electos.

En Perú no dejaron gobernar a un líder indígena,  Ecuador ante el caos de la violencia narco y las confrontaciones entre grupos políticos con la carga de una crisis internacional; México con la incertidumbre de reformas leves o morir al ser candidato; Venezuela ante la confrontación de no permitir candidatos opositores; Guatemala ante un gobierno que no profundiza las reformas para resolver problemas estructurales eternos como el hambre, el pago de salarios miserables, la pobreza, el desempleo y se pierde en inútiles confrontaciones entre poderes del Estado. Guatemala, un país donde ninguna de las fuerzas con acceso al poder presenta un programa viable para fortalecer la república.

image 17
Si la política perdió credibilidad ¿en qué podemos confiar? 3

En Chile, en enero 2024, la Universidad Católica lanzó el Índice de Riesgo Político de América Latina 2024, en el que se mencionan los siguientes riesgos para los países de la región:

1. Inseguridad, crimen organizado y narcotráfico

Un nuevo poder ha surgido en el mundo, el poder del narco, su influencia en la política, la economía y el medio ambiente son cruciales para mantener sociedades estables y con un futuro de progreso o por el contrario marcar a sociedades en donde la violencia, la muerte y la falta derechos individuales sean la norma de un mundo sin esperanzas.

2. Aumento de corrupción e impunidad

En forma paralela las sociedades tienden a generar impunidad en ciertos grupos que tienen capacidad de influir en la legislación y los recursos del Estado. Cuando la impunidad de los grupos hegemónicos es la norma, la sociedad se prepara para su descalabro completo.

3. Desafección democrática. Avance del populismo y autoritarismo

Afectados por una falta de valores y sin utopías que defender, los gobiernos se dedican a proteger a los grupos organizados, que encima se atribuyen ser representantes de la sociedad civil. Desde el momento en que se declaran los resultados electorales, los grupos perdedores inician una campaña de desprestigio y obstrucción a los poderes establecidos. Quienes al no contar con proyectos fiables, ni tener poder sobre las burocracias establecidas solo pueden gerenciar la continuidad.

4. Gobernabilidad bajo presión y rápida perdida de apoyo a mandatarios

Lo anterior genera la ingobernabilidad, el no cumplimiento de las ofertas de campaña y el bajo apoyo a los mandatarios.

5. Aumento de flujos migratorios

La demanda de mano de obra barata en los países desarrollados y los canales de trabajo inseguro, mal pagado y con vejaciones a los trabajadores promueven un flujo migratorio extraordinario hacia el norte de América y Europa. Flujos migratorios que terminan con los atropellos en fronteras, perdida de recursos monetarios escasos, peligro de la vida misma y abandono de niños en cualquier lugar.

6. Impacto de la tecnología

El cambio tecnológico sigue su curso espectacular, la IA, las nuevas apps, la capacidad de información-desinformación, y la capacidad de hackeo generan cambios fundamentales en el cambio cultural de las nuevas generaciones, nuevos mercados productivos y laborales, la capacidad de influir en las masas.

7. Vulnerabilidad frente al cambio climático

La presión que ejerce el ser humano sobre el clima es de terror. En el momento actual ya somos 8 mil 110 millones personas consumiendo el planeta. Hasta el 6 de mayo la población humana aumentó en 25 millones de habitantes, nacieron hasta esa fecha 46 millones, murieron 21. En un día nacen más de 32 mil nuevos habitantes. La destrucción de bosques para generar nuevas viviendas, para producir alimentos masivamente, generar carreteras, vehículos de transporte, etc. Todo genera un caos para un planeta diseñado para unos 5 mil millones de habitantes. El siglo pasado y este son el punto culminante.

En el año 1900 éramos 1 mil 650 millones; en el 2000, increíblemente 6 mil 71 millones, y en solo 23 años de este siglo ya somos 2 mil millones más. ¡Pobre planeta!

Conclusión: tienen futuro las repúblicas en América

  1. La principal debilidad de los países de América al sur del río Bravo, es que no han podido disolver las estructuras heredades del colonialismo: la mentalidad feudal, la esclavitud y discriminación racial, el poder terrateniente, que solo la iglesia, el ejército y los terratenientes pueden generar ideas de control político; los académicos y los funcionarios de gobierno viven de las tendencias del sistema.
  2. Esas debilidades en la construcción de repúblicas democráticas, laicas, de competencia de mercados les impiden fortalecer sus estructuras sociales con identidad y unidad nacional.
  3. Un tema no resuelto y que genera atraso es que las mayorías indígenas no maduran hacia la comprensión de que son naciones y se atrincheran en los ritos religiosos ancestrales y en la fantasía de ser los herederos de mayas, aztecas, incas, etc.
  4. Ante esa debilidad institucional no pueden surgir cambios sociales que fortalezcan las repúblicas como ejemplos de liderazgo mundial.
  5. Adicionalmente, son presas fáciles de la violencia, el poder narco, la corrupción y la venalidad de la burocracia.
  6. En esta región solamente hay tres repúblicas fuertes. Costa Rica, Chile, Uruguay.
  7. Las economías de la región se debaten ante problemas permanentes pero que no encuentran liderazgos apoyados por las mayorías, como la baja productividad, resultado de mercados monopólicos y de concentración de la propiedad de la tierra, mercados laborales marcados por la informalidad, pobreza y discriminación, y clases medias sin proyectos de sociedad claros.
  8. Cambia, todo cambia, así que no perdemos la esperanza de que los habitantes de la región encuentren caminos solidarios, incluyentes, pluralistas ideológicamente que le den un respiro a la Tierra y nos devuelvan los sueños de un futuro mejor.

[1] https://www.dw.com/es/am%C3%A9rica-latina-en-aguas-turbulentas/a-68963142

Le puede interesar:

Cristobal Pérez-Jerez

Economista, con maestría en política económica y relaciones internacionales. Académico de la Universidad Nacional de Costa Rica. Analista de problemas estratégicos, con una visión liberal democrática.

Avatar de Cristobal Pérez-Jerez