OpiniónColumnas

El liderazgo errante

Desde México

Sabe mucho el que camina, por mas distraido que sea… Dijo en uno de sus discursos Rosario Castellanos, y con mucha razon lo dijo. Se camina en el tiempo y su regalo es la experiencia. La experiencia, como buena asociada, trae rigidez pero también fortaleza, la seguridad de los años, paradojicamente contrasta con la inseguridad de los tiempos. Cuanto mas saber y entendimiento se tiene, faltan fuerzas para su aplicación. Al inicio de un periodo de sueños, expectativas, esperanzas, al final conquistas, fracasos y saberes. Que real es caminar, andar.

Los candidatos deben vaciar su experiencia y exhibir que en su tiempo y momento cada uno caminó y bastante por las calles que hoy visitan. Caminar no ahora sino antes. Cosechar un voto exige haber sembrado previamente. Es una ley de la vida; “cosechamos lo que sembramos, después de que se siembra y en mayor medida que lo sembrado”. Estoy seguro que es la mayor congruencia de la vida, una atadura que llamamos con muchos y variados nombres y que da lógica y orden a esta odisea en que nos encontramos. Los embates de un oleaje tormentoso y el sereno vaivén de un plácido mar respetan lo que se sabe, lo que se sembró en su momento. Decían los de antes, “el que mucho guardó nunca careció”.

Las campañas políticas siguen avanzando entre discusiones, arrebatos y muchisimos memes. En los municipios, distritos, estados y a nivel federal los candidatos; algunos surgidos por el reconocimiento y otros impuestos sin haber caminado, son la antesala de una elección que espera ser la mayor, al menos en el número de posiciones a elegir y a la cantidad de los posibles votantes. La reflexión al final de la contienda seguirá siendo, que la gente pide congruencia. La congruencia conecta en un mundo hipercomunicado y que ya no exige saber más sino estar más. La consecuencia de estar sobre-expuestos a información que no sabemos manejar contrasta con estar menos-expuestos a situaciones vitales que si podemos vivir. En otros términos, como sabemos más estamos menos. Conectar rompe esa separación.

Me gustó mucho el habil concepto del liderazgo errante. Un estilo que significa el natural uso de la habilidad para caminar. No solo es el enfoque productivo, no solo es la comunicación de una visión, tambien el dar un paso atrás y mas alla del objetivo ver la visión. Al lider lo siguen, lo que nos da una idea de movimiento, de ahí que digamos que las cosas avancen cuando en realidad queremos decir que se produzcan los resultados que esperamos. Avanzar trae ese latente recuerdo que está en nuestra genética para movernos, ser nómadas que aunque encerrados en ciudades, se mueven para suplir sus necesidades.

El que camina debe ver adelante y no solo el piso, aquel que solo ve el piso aprende que camina para el ahora pero no para el futuro. Los candidatos que anduvieron sin ver lo que en el futuro esperaban son castigados con la justicia de esa ley de siembra y cosecha. En una campaña se puede comunicar pero dificilmente conectar. Se conecta antes, caminando, conociendo recorriendo. No me quieras convencer, encararé al nuevo aparecido en campañas, que conoces los caminos que nunca has caminado.

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Héctor Gil Müller

Abogado egresado de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila. Cuenta con estudios de especialización en Filosofía del Arte, Concertismo en piano y órgano clásico, así como en Derecho Fiscal.

Avatar de Héctor Gil Müller