OpiniónColumnas

Urge un proceso de renovación curricular

Reflexiones

El estado de la educación es preocupante. En forma recurrente se escucha decir que tenemos una escuela tradicional, de acuerdo a sus características principales, bancaria como la denomino Paulo Freire, se puede decir que está organizada con las pautas del siglo 19 en la cual se desempeñan docentes del siglo 20 y a la que asisten alumnos del siglo 21.

En ese sentido debemos plantear lo siguiente: ¿Cuál es la educación que nuestra ciudadanía necesita en este siglo? ¿Cuál es la respuesta pertinente para el aprendizaje de hoy? ¿La ciudadanía está consciente de esta situación? ¿Puede responder un proceso de renovación curricular para que Guatemala entre en la dinámica marcada por el nuevo orden global y la revolución tecnológica?

Estamos ante un escenario mundial que se rige por nuevos paradigmas, grandes desafíos surgen para la comunidad educativa, en cuanto a la formación integral (biopsicosocial), el desarrollo del talento humano (competencias duras y blandas), el trabajo colaborativo (equipo), la formación ética (valores), así como darle un mayor impulso al conocimiento sustantivo de las áreas científica, social-humanística y tecnológica, hacer posible el saber ser, saber hacer, saber convivir y saber aprender para coadyuvar a crear un país más competitivo en un marco de democracia, justicia y equidad.

Es en este contexto latinoamericano donde la renovación curricular, se ha estimado necesaria y ha surgido con la intención de orientar, de brindar lineamientos, para formular, adecuar y diseñar, a partir de los propios procesos curriculares internos en cada país: (planes estratégicos institucionales, modelo de gestión educativa, perfiles de ingreso y egreso, definición de competencias declarativas, afectivas y psicomotrices), para la realización de las prácticas y procedimientos pertinentes a su contexto educativo.

El paradigma educativo hegemónico desde principios del siglo pasado corresponde a la corriente conocida como “eficiencia adaptativa”, inspirada en los principios del dogmatismo y con fuerte influencia del modelo conductista, donde se privilegia el contenido académico, los procesos mnemotécnicos y la función del docente es hegemónica. Hoy día obviamente se cuestiona al paradigma conductista de la educación, al reconocer otras formas de enseñar y aprender, con una concepción distinta sobre el rol del alumno y el docente, en la construcción del conocimiento.

Al plantear la tesis de una renovación curricular, debemos observar la educación en un contexto de transformación, una serie de sujetos, procesos y elementos que coadyuvan a la formación holística de individuos para ser partícipes activos de la sociedad del conocimiento. Individuos reflexivos, críticos, asertivos, proactivos, innovadores y emprendedores; capaces de construir conocimientos y resolver problemas.

La educación como sistema, en un contexto de renovación curricular se convierte en un espacio pedagógico vital en el cual deben comparecer el conocimiento, las emociones las destrezas motrices y la ética, en un marco de cultura de paz y de respeto a los derechos elementales del ser humano.

La invitación que se hace a las nuevas autoridades del Ministerio de Educación, como ente rector de la educación en Guatemala, es a propiciar, concitar, facilitar, participar y acompañar un proceso de Renovación Curricular, coordinado por las Direcciones Generales Técnico-Pedagógicas y ejecutado por las Direcciones Departamentales de Educación, para que todos como equipo hagan posible ese cambio de rumbo en pro de una educación con calidad.

Es oportuno compartir este pensamiento de su Santidad Francisco Bergoglio:

<Hoy a ustedes que trabajan en educación, rodeados de estudiantes sobre los cuales tienen responsabilidad, les digo como el Ángel a los Apóstoles: “Salgan del encierro y vayan y anuncien este modo nuevo de vida”. Este modo de vida en que la luz es la que vence; este modo de vida en el que no se negocia la luz. Anuncien este modo de vida en que la tiniebla no tiene lugar para que cada estudiante abra su corazón y su mente a la luz y no le tengan miedo aunque les pueda costar algunas dificultades>.

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor: