OpiniónColumnas

No conocen lo que montan

Petardo

Los caballos se domesticaron por primera vez en las estepas euroasiáticas hace unos 5000 años, miles de años después que los perros, las cabras, las ovejas, las vacas y los cerdos.

La domesticación de los caballos permitió a los humanos viajar más lejos y más rápido que nunca, lo que tuvo un impacto significativo en la cultura y el desarrollo humanos. Fue en 1536 cuando Pedro de Mendoza desembarcó en Buenos Aires, con una tripulación, 100 caballos y algunas vacas, según los registros históricos. «Con los caballos, los seres humanos pudieron viajar por primera vez muy por encima de su velocidad habitual y acarrear sus gérmenes, cultura y genes a lo largo de vastas áreas geográficas».

Desde Europa llegaron a América animales que hasta entonces allí no había como el cerdo, el caballo, la vaca, el burro y la oveja. Con ellos se hacía lana, piel, o se extraía carne para alimento. Surgían nuevas posibilidades de ganadería para los nativos. Los primeros relatos de cría y domesticación de caballos fueron registrados en mediados del año 3500 a.C., en la región que hoy pertenece a Kazajistán.

Las investigaciones arqueológicas permitieron suponer que el primer antepasado del caballo vivió hace más de 50 millones de años. La historia del caballo se remonta a unos 55 millones de años atrás y se trataba de un animal con un aspecto muy distinto al de hoy en día.  Existen diversas hipótesis sobre muchos de los temas fundamentales en relación con la domesticación del caballo. Aunque ya en el arte paleolítico, alrededor del año 30,000 a.C., aparecieron en cuevas pinturas de caballos, estos eran, seguramente, caballos salvajes cazados para usar su carne como alimento. Cuándo y cómo empezaron a ser domesticados estos animales es objeto de controversia. La evidencia más clara y temprana del uso del caballo como medio de transporte se halla en los enterramientos con carros datados en 2000 a.C. Al margen de la datación específica de la domesticación, el uso de caballos se difundió rápidamente a través de Eurasia, tanto para el transporte como para el trabajo del campo o para la guerra.  La evidencia genética parece indicar que los caballos Przewalski actuales provienen de un acervo genético regional específico originario de la parte oriental de las estepas euroasiáticas, diferente del que dio origen a los caballos domesticados modernos.

Aunque la monta a caballo se practicó seguramente desde el cuarto o tercer milenio a.C., y la desaparición de los antiguos asentamientos europeos puede estar relacionada con los ataques de guerreros montados a caballo, el impacto más claro de los caballos en la guerra antigua fue tirando de carros, introducidos hacia el año 2000 a.C. muchos los montan y no saben la historia del caballo. En las ferias no falta el carrusel de caballitos donde desde niños nos enseñan a usarlo, En la aurora existen de madera para tomarnos una foto, en la guerra de troya usaron un caballo ficticio para ganar la guerra, en Amatitlán se paga para montar un caballo que lo conduce su dueño para que aprendamos a montar un caballo, en la antigua Guatemala hay carretas que jalan los caballos para poder pasear, pero desafortunadamente se hace uso de los caballos sin conocer lo que montan.

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Leonel Guerra Saravia

Médico y cirujano con maestrías de ciencias sociales, política, relaciones internacionales y filosofía.

Avatar de Leonel Guerra Saravia