OpiniónColumnas

Manirroto pide más presupuesto

Vocación de Libertad

Según el Diccionario de la Academia, el concepto “manirroto“ se aplica a la persona que gasta mucho y sin control, por lo que sí equivale a derrochador. Adivine de quién podemos estar hablando.

Tres señales muy concretas que deben alertarnos como parte de la ciudadanía generadora de los recursos económicos con los que se sostiene el mastodonte de gobierno que venimos teniendo, este, el actual, de la misma manera que los anteriores no parece darse cuenta lo que cuesta a los ciudadanos guatemaltecos que tenemos el privilegio de poder trabajar, el ganarnos el sueldo con el sudor de nuestra frente y tener los recursos para sostener a nuestra familia y buscar un mejor futuro.

¡NO!, no es posible por favor, que continuemos aceptando la grotesca y suma irresponsabilidad con que, quienes dirigen el gobierno que supone manejar los negocios del Estado, sigan haciendo de las suyas y ya no solo no cumplir con sus tareas como se debe, sino, además, pretender manejar más dinero del erario que hasta el momento, después de seis meses de gestión, solamente han dado muestras de ser manirrotos. ¡Despilfarradores!

Es muy fácil, sí, tremendamente fácil malgastarse y disponer con suma irresponsabilidad de un dinero que nunca se ha trabajado. No cabe duda de que el manirroto del Presidente de la República es un alto riesgo para el presente y futuro de nuestras condiciones como país, al sumar su aparente megalomanía a la hasta ahora dudosa procedencia y legitimidad electoral, disponiendo del erario de la forma en que luce por sus acciones conducir al Gobierno en materia de gasto.

Hay señales muy claras y por supuesto, de la misma manera que nuestras abuelitas prueban si la sopa tiene suficiente sal, vía un sorbo de una cucharada, nosotros vemos que nuestro manirroto personaje tiene un exceso en gastos de publicidad sin mayor necesidad y paga un salario de un buen fotógrafo a un nivel salariar que seguramente si fuera cubierto de su propio bolsillo, no sería ni cerca lo que ha aprobado para su fotógrafo oficial y de todas maneras, es bueno que nos preguntemos: ¿Qué justifica que un Presidente tenga un fotógrafo oficial?, sobre todo en un país con el nivel de salud, educación, seguridad y pobreza como Guatemala y. más aún, al compararlo con sus antecesores. Para muestra un botón, dicen nuestros abuelos.

¿Qué justifica que el manirroto contrate como se ha dejado saber y no se ha negado aun, a un asesor para manejar su ya maltrecha imagen?  Lo lacerante es que el monumental costo del personaje contratado, también lo pagaran con nuestros impuestos. ¿Hemos de tolerar tan aberrante contratación cuando hacen falta maestros, médicos y otros ámbitos de más y mejores servicios en la administración pública actual?

Exceso en gastos de viaje. Tanto por la frecuencia con que se hace y el pago de facturas de estipendios de exquisiteces de comida y bebida, es otra muestra de esa actitud manirrota que hemos de prever. Se anuncia ya que esta semana, Arévalo viajará a New York en su cuarto viaje en menos de 5 meses. Se reunirá con el conspicuo también burócrata internacional, secretario general de la ONU, para gestionar la creación de una nueva versión de CICIG. Ya veremos que se les ocurre que nunca será barato.

Lo más serio y amenazante para la estabilidad del país, no tan solo en materia macroeconómica sino en la debilitada moral y salud emocional de nuestros conciudadanos sería que los irresponsables congresistas amos y señores de la vieja política, se dieran el tupe de aprobar la ampliación presupuestaria que se está requiriendo sin ton ni son. ¿Le han dicho a usted por qué y para qué buscan más dinero, o se vale pensar que por aquí se pretenderá hacer la extraña y dudosa negociación para la compra de medicinas vía la intermediación de UNOPS, sobre todo al costo de dicha intermediación?

Por otro lado, el incidente poco claro que dejó como saldo la salida de la Ministra de Comunicaciones y Obras Públicas, fijó en nuestras mentes, la duda sobre una negociación ilegal de pagos fueras de la normativa de la ley, tal cual fue planteada por varios analistas en los controvertidos negocios de constructoras y gobiernos. Alguien de la comunidad ha planteado que esta ampliación presupuestaria, busca tener los fondos con los cuales saldar cuentas de construcciones de dudosa existencia y problemas de corrupción. ¿Le han dado a usted alguna explicación desde el flamante gobierno del manirroto? O simplemente se sienten bien extendiendo irresponsablemente la mano para pedir más dinero.

¡NO! No más corrupción. Cero tolerancia al libertinaje en el manejo de los recursos del erario, son nuestros impuestos.

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Juan F. Callejas Vargas

Nicaragüense por nacimiento, Guatemalteco por decisión. 72 años de edad, periodista de opinión, casado con una esposa – Ana Lucrecia Aquino de Callejas - con quien ha procreado ocho hijos. Estudios profesionales en Universidad Rafael Landívar, INCAE y post grados en Inglaterra, Brasil y Estados Unidos de América. Amplia experiencia en diseño y ejecución efectiva de programas de comunicación y diseño de Estrategias a nivel comercial para firmas y organizaciones nacionales e internacionales. Estratega de campañas políticas, de gobierno e institucionales en Guatemala y El Salvador, así como mercadeo social.

Avatar de Juan F. Callejas Vargas

Leave a Reply