Pulso EconómicoPulso Económico

Centroamérica en búsqueda de su destino

Sueños…

Para salir del atraso, buscar ventajas competitivas

La teoría siempre alumbra la práctica, y la práctica nueva genera nuevas teorías para interpretarla. Desde los inicios del capitalismo, en los países más avanzados surgieron cerebros capaces de interpretar la nueva realidad o justificarla. La apertura comercial fue uno de los eslabones esenciales para el progreso de los países más avanzados del capital. En sus inicios Adam Smith, David Ricardo, Jean Baptiste Say y otros señalaron que para promover el comercio mundial y el crecimiento generalizado de los países la especialización era una de las fortalezas del mercado competitivo. Y, claro, surgieron las teorías de la ventaja comparativa, absoluta y relativa, en forma inocente, los ingleses y franceses argumentaron que Inglaterra tenía ventajas comparativas en industria, y que España, Italia, y los del tercer mundo tenían ventajas en agricultura.

No podía ser de otro modo, la industria genera avances en la ciencia y la tecnología, permite aumentar constantemente la productividad económica y fortalecer la educación, la salud y la cultura de los pueblos que se especializan en industria. Mientras que los que se concentran en agricultura permanecen en atraso, sin cambios productivos profundos, con poca educación y sometidos al servilismo y la esclavitud.

Por supuesto, surgió un pensamiento alternativo, el marxismo, que señaló que esa forma de interpretar el tema favorecía a los países colonizadores y condenaba al atraso a las colonias y a los países dedicados a producir productos agrícolas y materias primas. Pero, el marxismo no fue acogido con aprecio en las comunidades académicas, por lo que su impacto pasó desapercibido como elemento digno de diseñar políticas económicas.

No fue sino bien entrado el siglo XX, que surgió otro anglosajón, Michael Porter, quien siguiendo la interpretación alternativa señaló que los países avanzados que son potencias en el mundo tienen que continuar con su proyecto de liderazgo industrial y tecnológico, pero que los países atrasados, del tercer mundo tienen que incorporar a su sistema de producción de agricultura y materias primas una estrategia de nichos de mercado industrial y de servicios, que les permitan tener acceso al cambio y científico que se acelera en el mundo. Y, de esta manera salir del subdesarrollo.

Económicamente, avanzamos

En medio del estancamiento mundial y el retroceso del comercio internacional, Centroamérica avanza. Históricamente la manufactura y, en general, todo el sector productivo, experimentaron un ascenso vertiginoso gracias a la ampliación del comercio mundial resultado del descubrimiento y conquista de América y la apertura de vías marítimas alrededor de África, Asia y América. Las enormes masas de oro y materias primas, la destrucción de los bosques del norte de África y los nuevos productos importados de los nuevos continentes modificaron las relaciones sociales, culturales y políticas del viejo mundo, que al relanzar su cultura la impuso a todo el mundo. Y convierte la apertura comercial, la globalización en la llave del progreso.

En ese sentido, la región marcha a la cabeza del crecimiento mundial. La crisis actual, por primera vez en la historia, para inclinarse a favor de los centroamericanos. Un informe reciente del BID nos provee la siguiente información[1]. En los últimos 15 años, 2007 hasta 2022, la región de Centroamérica, Panamá y Dominicana (CAPARD) registró una tasa de crecimiento económico promedio de 4.1%, por encima del promedio de América Latina y el Caribe (ALC) de 2.0 % y del mundo de 3.3% Lo cual, aunque es un espejismo, no deja de ser virtuoso, ya que la región muestra un crecimiento económico que podría ser la base de una estabilidad política.

image 14
Centroamérica en búsqueda de su destino 6

Al ser economías que conviven en un mismo territorio y con la misma historia, no obstante, su sistema económico es relativamente diferente. Panamá depende del comercio mundial y el paso de miles de barcos por el canal, así como de la pléyade de empresas y bancos extranjeros ubicados en la capital. Costa Rica ofrece una apertura comercial y la producción industrial de productos médicos, además de generar ingresos por el sector servicios. Dominicana, gracias al TLC de Centroamérica muestra un desempeño muy positivo. Y, el resto están generando una apertura comercial como resultado del aumento de la inversión externa. Este nuevo desempeño augura un buen futuro económico, aunque aún tiene una pata de palo. Varios países son una especie de pordioseros internacionales. Viven de la deuda externa y de las remesas que no dejan de aumentar, conforme aumenta, paradójicamente la amarga ruta de la migración.

Otro tema que se pondera es que el crecimiento de varios países está basado en el consumo privado y no en la producción. Repetimos, el consumo se ve aumentado por el increíble crecimiento de las remesas.

image 15
Centroamérica en búsqueda de su destino 7

Las remesas remedan un imaginario crecimiento

Las remesas muestran la idiosincrasia de solidaridad familiar de estos países. Sus migrantes huyen de la violencia y la discriminación y luego envían remesas, que sirven a sus familiares que se convierten en ninis, y le dan un respiro a los gobiernos que los oprimían y los obligaron a emigrar. Paradojas de la vida. La información indica que las remesas en Guatemala, Honduras y El Salvador crecieron 7.6% anual en 2023, el doble que el crecimiento de la economía, lo que genera la fantasía del crecimiento pues representan más de 22% del PIB en estos países, no es que crezcan en sí, la ayuda de los migrantes se convierte en motor del aparente crecimiento.

image 16
Centroamérica en búsqueda de su destino 8

El gran sueño: la apertura del comercio internacional

El comercio internacional busca explicar cuáles son las causas, los beneficios y las estrategias de un país en su intercambio de bienes y servicios con el resto del mundo. Gracias al comercio internacional tenemos acceso a bienes y servicios que tardaríamos siglos en descubrir y poder producir, tenemos acceso a la tecnología de punta, así como a servicios culturales, financieros y legales más modernos. Para interrelacionarnos con el mundo tenemos que mejorar nuestra competitividad y eficiencia con el fin de producir bienes y servicios de calidad para intercambiarlos con el mundo. Por lo regular, la mayoría de los países de la tierra son deficitarios en el comercio internacional.

En cuanto al sector externo, en 2023 se observó un menor dinamismo en las exportaciones de la región, resultado de los problemas acumulados como la guerra de Rusia-Ucrania, el rompimiento de las cadenas de comercio y la recesión que ha seguido a la lejana crisis financiera global del 2007-08. De allí que la mayoría de los países de la región se estancó. Solamente crecieron Costa Rica y Panamá, las cuales fueron impulsadas por los productos médicos en el primero, y por el cobre en el segundo.

image 17
Centroamérica en búsqueda de su destino 9

Conclusión

Centroamérica que fue tradicionalmente excluida de cualquier visión estratégica, en el mundo del siglo XXI adquiere una importancia de gran peso estratégico mundial. Económicamente está avanzando y esperemos que invierta, como nunca, en protección de las especies y el medio ambiente, en educación y en salud para la mayoría. Es una región con potencial, pero también puede retroceder más. Esperemos lo mejor.

[1] https://publications.iadb.org/es/hacia-una-mayor-inclusion-financiera-para-el-desarrollo-informe-economico-sobre-centroamerica

Le puede interesar:

Cristobal Pérez-Jerez

Economista, con maestría en política económica y relaciones internacionales. Académico de la Universidad Nacional de Costa Rica. Analista de problemas estratégicos, con una visión liberal democrática.

Avatar de Cristobal Pérez-Jerez

Leave a Reply