By

David Martínez-Amador

Acierto de la administración Giammattei

Lo valioso del ejercicio es el desplazamiento territorial que el Estado realiza para recuperar temporalmente espacios perdidos. Precisamente, el reto es, retomar los vacíos de poder dejador por el Estado. Sin embargo, se debe agregar que, este tipo acciones no pueden ser la excepción sino, un comportamiento repetido y permanente. Dicho sea de paso, lo anterior tiene un costo fiscal y esta es una discusión que debe tenerse. Ganar la ´guerra´ contra las pandillas tiene no sólo un costo en materia de Derechos Humanos sino en materia fiscal.

Al oído del Presidente Giammattei

Resolver la totalidad de los problemas requiere pensar al largo plazo, pero al largo plazo buena parte de la población continuará sumergida en la miseria. Por lo tanto, no es desaventurado pensar en generar algún tipo de resultados al corto plazo. Lo anterior no le vendría nada mal por considerar al presidente Giammattei tomando en cuenta en términos generales que su administración puede encaminarse a un desgaste muy temprano. ¿Las razones?

El #MeToo que falta: Universidades

Sin duda, este ejercicio colectivo de mujeres por romper el silencio con respecto al acoso y abuso sexual en diferentes contextos debe trascender el ámbito del acoso cometido por los famosos en la industria cinematográfica. Se necesita eventualmente, que las mujeres ´de a pie´, rompan el silencio en espacios alejados de los reflectores.

Acoso: Acto intolerable

La mayoría de los casos de acoso sexual contra mujeres que se han destapado a raíz que apareció el #MeToo han sucedido en ambientes donde las relaciones de poder son desiguales y donde existe poca o nula conciencia con respecto a los actos que constituyen el acoso. Por eso mismo es precisamente sorprende las acusaciones de acoso sexual en contra del director del medio digital ´Nómada´ en razón que, se supondría que alguien que comprende la agenda feminista (y la promueve) evitaría caer en estos gravísimos actos.

Hagámoslo aún peor. Habla Trump

Las cosas en México no parecen mejor y la violencia no cesa. El Presidente López Obrador decide no retirar a los militares, opta por conformar un nuevo cuerpo de seguridad y cuando decide ponerlo a prueba falla rotundamente. Las estructuras militares del Cartel de Sinaloa lograron operar de forma efectiva y pronta para dejar muy mal parado al Estado Federal mexicano que intentaba capturar al hijo de Joaquín Guzmán.

Los retos del nuevo Canciller

Ningún canciller designado, en cualquier nación tendría una tarea fácil considerando los hechos que marcan actualmente al sistema internacional. Indistintamente que se trate de una nación desarrollada o un país en vía de desarrollo, cualquier Estado miembro del Sistema Internacional tiene la responsabilidad de mantener acciones congruentes con los principios que sostienen al Sistema Internacional. Lo anterior es, en esencia la tarea de cualquier canciller.

De mormones, narcos y novela mexicana

Pareciera que el problema de la seguridad en México no tiene solución alguna. Durante esta pasada semana, una familia completa (al menos tres mujeres y seis niños) fueron brutalmente asesinados por dos ´comandos´ de narcotraficantes. Los medios mexicanos filtraron la información con respecto a que los responsables pertenecen a una estructura delictiva que no aparece en el radar del Estado mexicano.

De militares, territorio y narcotráfico

La reducción del ejército a raíz de las metas trazadas en los Acuerdos de Paz expuso el territorio nacional a la penetración del narcotráfico. En términos generales el argumento es correcto y parte de reconocer una supuesta ´ley´ de carácter político: Cualquier vacío de poder que se produce, de forma natural o artificial, no queda sin ser llenado.

De civiles y militares en la seguridad

En un contexto como el guatemalteco donde el debate tiende a los extremos y nunca al consenso, la deliberación va más o menos así: ´La política de seguridad debe priorizar el esquema de ´mano dura´ pues las amenazas son asimétricas; ´La política de seguridad debe centrarse en las causas que la generan e introducir esquemas preventivos´. La cuestión es que el caso guatemalteco requiere ambas. En efecto, la primera amenaza a la seguridad ciudadana e incluso con la capacidad de poner en jaque de la estabilidad son las pandillas.
1 2 3 17