By

Fernando A. Marín

La política de la justicia

El destino de quienes serán las autoridades del aparato de justicia del país está en juego. Estamos en medio del proceso de elección de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, quienes deberían de liderar una reforma a la estructura judicial que tiene muchas falencias.

Estado de Sitio en 22 municipios

Los hechos violentos, que resultaron en la muerte de tres miembros del ejército son cobardes y es necesario, imperativo, que se dé con los autores que perpetraron estos asesinatos. Estamos atónitos con lo sucedido en El Estor. La muerte de ningún funcionario o empleado público, mucho menos aquellos que tiene la función de asegurar de la seguridad de los guatemaltecos, durante el cumplimiento de sus obligaciones, debe quedar impune.

La dicotomía de la justicia en Guatemala

En un país con una sociedad tan fragmentada, como lo es la guatemalteca, tener una justicia razonable puede significar el punto de inflexión entre alcanzar la estabilidad y la unidad social o perder el rumbo. El sistema de justicia crea una concepción pública de la escala de valores de una sociedad. Un sistema que privilegie la impunidad y la falta de deducción de responsabilidades distorsiona la escala de valores, y no hacia el lado positivo.

Camino al precipicio

Guatemala y sus gobernantes nunca dejan de sorprender. En este país, al estilo de García Márquez, se vive con un realismo mágico que se torna realidad. La falta de congruencia entre lo que se dice y lo que ejecutan los gobernantes de turno resultan ser el pan de cada día.

La postulación para las Cortes

Se debe exigir que los comisionados que resulten de esta votación sean personas que cumplan con un perfil intachable. Importantísimo que sean personas cuya trayectoria asegure su independencia en esta vital tarea para el rumbo de la justicia en el país. La cooptación del Estado termina por manejar el sistema de justicia. No se debe permitir que grupos con intenciones indeseables pongan sus manos en esta decisión. Los abogados debemos votar con conciencia. Los ciudadanos deben hacer lo propio exigiendo que lo hagamos de esta forma.

La vieja segura

Parece que queremos que en este país todo cambie para que nada cambie. La conducta de los votantes no refleja la exigencia ciudadana de un cambio real en el país. Ahora con la esperanza de esperar un milagro, y que quienes tomen las riendas de decisión en el país, se tomen en serio el futuro de Guatemala.

Despabila, es hora de elegir

Desde hace un tiempo atrás te han provocado. Prefieren revolver tus pasiones que resolver los problemas de fondo. El problema de la cobertura y calidad de la educación, lo convirtieron en un asunto de educación sexual. La desnutrición infantil, el abandono de menores de edad, la tragedia del Hogar Seguro, se tornó en una discusión del aborto. El matrimonio igualitario, la injerencia extranjera, entre otros temas álgidos, han dejado atrás a la pobreza, la falta de acceso a oportunidades, la migración y, sobre todo, la incapacidad de gobernar.

Tu voto sí cuenta

La elección de diputados no puede ser un cheque en blanco. El control político, que los ciudadanos ejercitamos a través del voto, es el mecanismo más efectivo para hacer valer nuestra representación. Es el Congreso en donde pasan la mayoría de decisiones más importantes del país, desde donde se decide si dejarán gobernar al gobierno de turno, incluso. Es por ello que se requiere de un voto consciente e informado en estas papeletas.

El deber de defender la justicia

En medio de la convulsión que provoca el evento electoral a llevarse a cabo este año, no podemos apartar la vista a otra de las elecciones transcendentales para el rumbo del país. Este año estaremos eligiendo funcionarios en el Organismo Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Un año trascendental que requiere de toda nuestra atención.
1 2 3 11