Press "Enter" to skip to content
Avatar

Posts published by “Luis Enrique Pérez”

Patria doliente y necesaria esperanza

Patria: ¿Por qué te perdiste? ¿Por qué caíste en el abismo? ¿Por qué desististe de ser promesa y te tornaste decepción? ¿Por qué ya no proseguiste en aquellas rectas sendas que se deleitaban con tu caminar? ¿Por qué te convertiste en tierra de nadie, en tesoro depredable y en festival de corruptos? ¿Por qué tu poder legislativo, y tu poder judicial, y tu poder ejecutivo, se convirtieron en orgía del delito, en banquete de la ineptitud y en paraíso de ilícita prosperidad?

El fantasma de la patria muerta

Usted, ¿fantasma de qué extinto ser humano es, y cuál es su propósito de visitar a los vivos?” Su respuesta fue la siguiente: “Soy el fantasma de una patria que ha muerto. Murió asesinada. Es su patria.”

Nadie descubrió América

Precisamente Américo Vespucio demostró, en el año 1497, que América del Sur no era parte de Asia, y le denominó nuevo mundo; y Vasco Núñez de Balboa demostró, en el año 1513, que las nuevas tierras yacían entre dos mares, y que, entonces, había una masa terrestre que se interponía entre Europa y Asia.

Principios del maléfico presidente

Es maléfico presidente es aquel que no está dedicado a cumplir funciones propias de gobierno, como la de garantizar la libertad de los ciudadanos, su vida y sus bienes, sino dedicado a beneficiarse él mismo, y a beneficiar a amigos, familiares, socios políticos y edecanes en campaña electoral.

Ley y derecho

Encuentro una diferencia esencial entre ley y derecho. La ley es obra del legislador; pero el derecho no lo es. Yo tengo derecho a la libertad, y derecho a la vida, y derecho a la propiedad privada; pero no porque generosamente el legislador decreta una ley que me concede esos derechos. Los tengo, aun contra la voluntad del legislador; y si él pretende violarlos, tengo también este derecho: rebelarme y derrocarlo.

Democracia y República

“La democracia nunca dura mucho... Pronto se consume, se extingue y se mata ella misma... Nunca ha habido una democracia que no cometa suicidio.”

La política, o la ciencia regia

Aquel Estado cuyo legislador es más apto para podar jardines que para dictar normas generales de conducta justa; o aquel Estado cuyo juez es más apto para vender veredictos que para impartir justicia; o aquel Estado cuyo gobernante es más apto para corromperse que para gobernar, está destinado a la ruina.