¡Lo que dice la máscara!

Las ventanas. De modo extraordinarias expresaban su propio ritmo, pero, en esta ocasión el sol hacía serpentear las sombras, era efectivamente una espléndida mañana, que con su frescor cubría los notables racimos de la piel de las personas, y allá se observaba la invulnerabilidad ciudad de Dios, todo indicaba, dirigirse, prolongarse en dirección al ojo de Dios, el cielo inmaculado. En fin, era una diáfana y perfecta mañana.

Leer más

Sara la cocinera

Sara estaba de pie frente al restaurante donde trabajaba, observaba incesantemente y con una mirada furtiva, melancólica pero optimista en todos los sentidos.

Leer más

El robo del laberinto

Las aves atacan y ocupan el laberinto de la vida. Hubo en estos tiempos un laberinto que albergaba infinidades de aves exóticas, unas románticas, otras soñadoras, que volaban alto, pero que no podían salir, ese fue su castigo por el ROBO DEL LABERINTO, a pesar que gozaban las orgías entre ellas, en realidad no eran felices, se celebraban cultos entre ellos, profesaban ritos y se escondían en sus alas.

Leer más

Cuentos cortos

Ramiro le expresaba a su “amigo” Remigio: Quisiera  ser perro para tener rabia y ser desagradable o agradar por el mordisco que daré, pero, mejor me degustó en los insondables recovecos de mi mente, porque no te mereces te muerda y te de rabia o no. Remigio le respondió Como tu quieras, es tu razón.

Leer más

La piel mágica de la luna

Era una noche llena de sombras macabras, no se podía garantizar nada, las sombras iban y venían, luna se paseaba en su casa, alumbraba menos del mínimo, era propicio para efectuar cualquier fechoría, pero se abotonaba, y sus ojos iniciaban una relación, pero el ruido apagó sus ojos y su voz, siendo imposible oír sus encantos. Todo quedó lóbrego, y en tinieblas.

Leer más

Cuentos cortos

Se corrió la noticia que el escritor del pueblo había fallecido. La gente comentaba en los barrios, cuál había sido la causa de la muerte, y nadie se podía contestar.

Leer más

El sueño

El joven Alberto a través del techo semiderruido observaba el manto de estrellas que brillaba en el cielo. Despertó del sueño antes de concluir la trama, era el mismo dueño de la noche anterior. Era un sueño extraño, veía el poder de los animales que enseñaban más que los libros y los seres humanos.

Leer más

El sapo

Un antiguo cuento infantil relata que una princesa se encuentra con un sapo monstruosamente feo, horrible, pero de alguna forma termina dándole un beso y el sapo se convierte en un apuesto príncipe. En otra versión el sapo era un ser malvado, torpe, ruin y perverso, quién después del beso, se convierte en un individuo inteligente correcto justo y bondadoso.

Leer más

Era inocente

Ese día la noche estaba lóbrega, descendía del cielo una ligera llovizna, el viento soplaba incesantemente, y las calles de la tapia del Colegio Salesiano comenzaban a humedecerse, la luz eléctrica desde su poste era mortecina, y hubo sólo un testigo, vio que llegó a meterse a la casa.

Leer más

Josefita, presente continuo…

Alguien en este mundo protervo tuvo que haber calumniado, injuriado, y a saber qué más, pero afortunadamente en este ir y venir sibilino, no prosperó. Resulta evidente, y hasta sensato quizás, pero prefiero dejar de pensar y seguir como si el tiempo fuese continuo, así se disfruta de cada instante del tiempo.

Leer más

Luis Xalin: El Paracaidista infantil

Hace poco estuve leyendo la compilación de cuentos el paracaidista infantil. Uno de los cuentos se llama marea alta. Este comentario lo basaré en diferentes aspectos: literario, cultural y educativo.

Leer más

Despertando mariposas

Fue ternura a primera vista. Llegó de la mano de su padre, hurgó en el nuevo espacio intentando hacer un reconocimiento hasta que se dio cuenta de que era un espacio pequeño. Había bebido de la mañana su mejor parte y se le escapaban rayitos de sol por los ojos. Parecía perderse entre las partículas de aire, como hilvanando ficciones en un mundo alterno.

Leer más

Una República de mediocres

Ante la falta de conocimiento para cada una de las posiciones que ocupan, en todas las esferas, reclutan más personal que realice su trabajo y así van rellenando sus vacíos con el conocimiento de otros.

Leer más

En las redes de Narciso

Cuentan que fue un hombre bellísimo en su juventud y que en su adultez era guapo. Cuando buscó a Rocío por la Internet, gozaba de una delirante egolatría.

Leer más