“El son se fue de Cuba…”

Desde hace ya sesenta y dos años con aquel son también a mí se me han ido tantos recuerdos entrañables, de los amigos vivos y de los ya idos, de tantos rincones desde Santiago de Cuba a la Habana y viceversa que me resultaban en mi juventud tan acogedores, mientras al mismo tiempo se me endulzaba mi felicidad muy de familia durante aquellos inolvidables primeros pasos míos por el campus muy helenístico de la tricentenaria Universidad de la Habana.

Leer más