Home > paz

¿Por qué Dios lo permitió?

Seguro que te lo has preguntado muchas veces: ¿Por qué si Dios es bueno, tan poderoso, y nos ama tanto permite las dificultades, las tragedias y la partida de nuestros seres queridos? Una pregunta tan común, pero muy difícil de responder, ya que a pesar que nos den una respuesta razonable, considero que nunca nos sentiremos satisfechos.

Construyamos nuestro país

Estamos viviendo en un mundo en donde muchos no quieren radicar en sus países de origen, en la tierra que los vio nacer y todos buscan emigrar a culturas que les son desconocidas sólo porque allí en el trabajo pagan más dinero, porque vivirán sin problemas sociales, porque comprarán mejores bienes.

Cuando se pierde un ser querido

La muerte es un tema difícil, especialmente cuando enfrentamos el duelo por la pérdida de un ser querido. Cada persona reacciona diferente ante esta situación. Podemos llenarnos de frustración, ira, dolor, tristeza, culpa y de muchas otras emociones que parecen muy difíciles de soportar. Un panorama desolador nos visita, y pensamos que no hay nada que podamos hacer para mejorar la situación.

Sueños posibles

Pensemos que el sueño de la paz será posible en la medida que cada cual ponga su semilla armónica entre los suyos más inmediatos y contribuya a expandirse. Al fin y al cabo, las riquezas no te aseguran nada, en cambio el corazón se siente sazonado por lo armónico, y por ende satisfecho, en la medida en que hagamos el bien soñando; o como diría el inolvidable poeta español, Antonio Machado (1875-1939): “si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar”.

¡No más nudos entre nosotros!

Ya está bien de torturarnos mutuamente, de maltratarnos como salvajes, de violentar nuestros propios derechos humanos. Por si fueran pocas estas hazañas de odio y venganza, también somos una sociedad contaminante, destructiva a más no poder, a la que le falta voluntad y coraje, para hacer de sus buenos propósitos otros caminos más armónicos,
1 2 3 5