Press "Enter" to skip to content

Posts tagged as “Reflexiones para la vida”

Hacer las paces de corazón

Los moradores de este mundo tenemos que cohabitar unidos, hacer las paces entre sí y con la naturaleza, sentirnos familia para poder coaligarnos con ese orbe natural del que constituimos cuota, porque si no lo hacemos, nunca reencontraremos sosiego internamente.

Gentes de verbo activo

El momento nos llama a reducir brechas, a superar contiendas inútiles, a trabajar unidos activando no solo la conciencia de los derechos, también la de los deberes, bajo un horizonte en el que todo nos afecta a todos, lo que nos demanda una sujeción al juicio moral

La resistencia del espíritu

Nuestro signo de pertenencia es la vida; y, como tal, hemos de buscarla y amasarla desde la autenticidad de los mejores sueños, estando en paz con nosotros mismos y con toda la creación.

El arte de vivir en paz (parte 2)

Hace poco, hablábamos de la resiliencia como el arte de adaptarse bien a la adversidad, un trauma, una tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como si el hombre fuera una bola que tiene que ir rebotando de situación en situación.

Confrontaciones rencorosas

No hay mejor propósito de continuidad existencial que salir de uno mismo, de esos callejones oscuros de intransigencia y odio, que a veces coleccionamos sin darnos cuenta, para verse en los demás y comprendernos.

El corazón de la vida

Por muchos que sean los riesgos en el horizonte del mundo, las perturbaciones económicas y los eventos meteorológicos extremos, nos quedará el silencio para olvidar los tormentos y las alianzas para ascender como humanidad.

La mirada en los buenos deseos

En estos primeros días del año, donde todos fijamos la mirada en los buenos deseos, injertados de esperanza, será fructífero que nos abramos a la verdad, bajo el lenguaje del sincero diálogo, la reconciliación y la solidaridad.

Llega la hora de repensar

Tenemos que mimar ese verso que nos da continuidad en el linaje; puesto que, en la medida que conjuguemos el amor en todos los tiempos, restableceremos ese testamento vital que nuestras habitaciones íntimas nos demandan para activar la sonrisa y la sensación de bienestar.

¿Cómo vencer el sufrimiento?

No es tiempo de batallar contra nadie, sino de celebrar esa cultura del abrazo que nos invita a levantar el ánimo para asegurar ese futuro común, que lo hemos de labrar a través del diálogo, la escucha y las negociaciones serias en vez de más armas.