Sin categoría

Niño de 10 años reveló triple crimen en una nota

Una nota escrita a mano por un niño de 10 años reveló que había sido víctima de un delito. La investigación evidenció que había más afectados.

Isabel era la hermana mayor de Mario, un niño de 10 años. Los dos tenían una relación cercana, se tenían confianza y hasta jugaban juntos.

NOTICIAS SUGERIDAS

Un día, Isabel entró al cuarto de su hermano y empezó a ayudarle a doblar la ropa, cuando notó que había una hoja de papel escondida al fondo del ropero. La curiosidad le ganó a Isabel, tomó la nota, la abrió y leyó su contenido.

Lo que descubrió la dejó sin palabras, no sabía cómo reaccionar ni qué pensar. Se acercó a su hermano y le preguntó sobre lo que decía el papel. Mario entre llanto le dijo que esa nota era verídica, que él la escribió por algo que le había ocurrido semanas atrás.

“Me siento triste, tengo vergüenza. No quiero que se enteren lo que pasó porque me van a criticar: Antony abusó de mí”, fueron las palabras que el menor escribió y que delataba a su victimario y lo que había hecho.

Isabel consoló a su hermano y, en la noche, cuando su mamá llegó, le mostró la nota y le contó lo que había pasado. La mamá habló con Mario, quien le contó que todo ocurrió un 23 de junio de 2013.

Antony era un primo cercano de Mario. De hecho, vivían en la misma propiedad, pero en distintas casas. En ese entonces, Antony tenía 18 años de edad.

Con el testimonio de su hijo, la mamá interpuso la denuncia en contra de su sobrino Antony y pidió al Ministerio Público indagar sobre lo que había ocurrido.

Esa nota desencadenó toda una investigación que terminó por descubrir que había más víctimas a quienes Antony había abusado.

Los delitos de Antony
El 23 de junio de 2013, Antony estaba en su casa. Sus primos: Mario, de 10 años; Juan, de 10 años; y Kevin, de 14 años, llegaron de visita. Era un domingo. Los papás de los menores salieron a hacer compras y dejaron a sus hijos en el lugar que creían era seguro. Además, estaban con un familiar y confiaron en que todo estaría bien.

Antony tenía videojuegos e invitaba a sus primos menores a jugar. Ese día a las 9:50 a.m. Antony le dijo a su primo Kevin que le dejaría jugar su Nintendo, pero que tenía que dejarse hacer algo. En ese momento, estaban en uno de los cuartos. Kevin le dijo que no e intentó salir de la habitación, pero Antony forcejeó con él y usando la fuerza abusó de él sexualmente.

Habían pasado unos minutos, cuando Mario llegó al cuarto donde estaban sus primos. Mario se acercó porque ya no habían salido a jugar a la sala, pero cuando entró vio que Antony abusaba de Kevin.

Antony se asustó cuando escuchó que abrieron la puerta. En ese instante Kevin aprovechó para huir y se fue a su casa, que estaba a la vecindad de la casa de Antony.

Antony no dijo nada, pero sabía que Mario se había dado cuenta de lo que había hecho. Entonces se acercó a su primo menor y le preguntó si quería jugar. Fue en ese momento cuando cerró la puerta del cuarto con llave y lo obligó a desnudarse. “Te voy a matar”, le habría dicho Antony a Mario para que él le hiciera caso.

Antony violó a Mario. Luego lo amenazó y le dijo que si decía algo le haría daño.

Ese 23 de junio, Antony abusó sexualmente de sus dos primos. Aunque ese día nadie lo supo. Los menores empezaron a sentirse mal, a alejarse, a no comer, a estar tristes, también evitaban llegar a la casa de Antony.

Casi dos meses después, el 17 de agosto, Juan, otro primo de Antony, también de 10 años, llegó a jugar a la casa de sus tíos.

Antony y Juan estaban jugando, cuando el mayor lo amenazó, forcejeó con él y lo violó. Con ese hecho sumaban tres violaciones cometidas por Antony en contra de tres menores de edad: sus primos.

En ese entonces, nadie de la familia ni los vecinos sabían el trauma que los tres pequeños, Mario, Juan y Kevin, habían sufrido a manos de su primo.

La denuncia contra Antony
Meses después de las tres violaciones, Mario escribió la nota y su hermana Isabel la encontró.

El Ministerio Público empezó a investigar una violación, la cometida en contra de Mario. Como parte de las diligencias llegaron a la vivienda del menor, hablaron con familiares y vecinos.

Fue cuando las mamás de Juan y Kevin tuvieron la duda si a sus hijos les había ocurrido lo mismo o no. Les preguntaron si Antony había hecho algo en su contra y por fin los menores lograron contar el terrible acontecimiento y denunciar a su victimario.

Con las declaraciones de los otros dos menores, el MP continúo investigando; realizaron peritajes, recabaron testimonios y arrestaron a Antony.

Antony fue capturado años después de haber cometido estos delitos. Durante el juicio, el MP presentó varias pruebas, como los exámenes médicos practicados a los menores, los estudios psicológicos emitidos, entre otros.

En 2019, Antony fue condenado a 20 años de prisión por violación con agravación de la pena con circunstancias especiales de agravación en concurso real de delitos.

Actualmente, guarda prisión, mientras sus primos continúan recibiendo atención psicológica por el trauma generado.

*Los nombres de las víctimas son ficticios para resguardar su identidad.