OpiniónColumnas

¿Voluntario?

Conversemos Acerca De:

Partamos de darle respuesta a la interrogante del presente artículo: “Persona que, por elección propia, dedica parte de una parte de su tiempo a la acción altruista, sin recibir remuneración a cambio, por propia voluntad, sin imposición exterior”.

Por cierto, ¿en algún momento fuiste participe de realizar algún voluntariado? – entiéndase “Expresar tu solidaridad de forma organizada que implica compromiso con las necesidades existentes y los objetivos colectivos” -. En lo personal sí (y muchos), en su momento relacionado con diversos campos: agricultura, construcción, cuido del medio ambiente, donar sangre, donar recursos materiales ante desastres naturales, colaborar con docentes de otros países y en general obras cuyo impacto predominaba lo social y añadiría lo educativo y a la vez humanitario, en el plano personal.

Algunas de ellas de carácter formal – al ser realizadas dentro del marco de una entidad constituida -; otras de naturaleza informal, donde se ejecuta la acción sin asociación o fundación a diferencia de la modalidad antes referida, que bien sea una u otra de predominar la concientización de que estás beneficiando a personas más necesitadas que ni conoces o llegarás a conocer, inclusive quitarte de lo tuyo, una u otra división (formal e informal) desaparece.

Labor que ha de cumplir con tres condiciones fundamentales:

  • Desinteresado: donde no se persigue ningún tipo de beneficio ni gratificación por la orientación o ayuda que se brinda.
  • Intencionado: Aquí se persigue un fin y un objetivo positivo (buscar un cambio a mejor en la situación del otro o de los otros) y legítimo (el voluntario goza de capacidad suficiente para realizar la ayuda y de cierto consentimiento por parte de la contraparte, que permite brindar la ayuda).
  • Justificado: En este caso se responde a una necesidad real del beneficiario de la misma. No es un pasatiempo ni un entretenimiento sin más, sino que persigue la satisfacción de una necesidad previamente definida como tal.

Hay un factor clave dentro de la definición de voluntario “… una parte de su tiempo a la acción altruista…” comportamiento que se vincula a la empatía (donde sientes y comparte lo mismo que al beneficiado, entiéndase contagio emocional) y a la compasión, (donde evidencias el deseo de ayudar a los demás, una vez comprendidos los sentimientos ajenos)

Un factor a tener en cuenta dentro del voluntariado es la edad – resulta lógico que si bien una vez fuiste joven y tu labor era mucho más productiva (¿cargar sacos de cementos, abrir surcos en terrenos pedregosos?, ¿dar clases a 7 grupos en diferentes asignaturas?) – no será lo mismo cuando ya cuentas con algunos años encima, válido para algunas profesiones, pero diría una que no importa la edad y es en Educación.

Una de las profesiones diría más longevas donde puedes acumular ¿50, 60 años de experiencia?, lo es la docencia, donde lo acumulado – siendo sistemático en su superación continua, profesionalización, etc. – reviste de una gran importancia, no solo para las propias instituciones, sino para el propio estudiante que tiene delante de sí el privilegio de conocer a toda una eminencia en la disciplina que recibe – y eso no se da todo los días -; lastimosamente hay estudiantes que lo desaprovechan.

Si bien hay instituciones que utilizan la estrategia de ubicarlos para el desarrollo de conferencias magistrales sobre temas en particular o capacitaciones para el profesorado, hay otras que suelen “desecharlo” amparándose en ¿la edad?

Solo pienso que limitar a esas personas – en el rol de voluntario -, niega la posibilidad de que las mismas puedan sentirse bien, ya que, al no poder ayudar a otros, los limita intrínsecamente en favorecer la tan ansiada felicidad de transmitir valores y conocimientos a los beneficiados.

Por lo visto el planeta Tierra para algunas cosas, sigue estando mal repartido.

Area de Opinión
Libre emisión del pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

Ernesto González Valdés

Nació en la ciudad de La Habana, Cuba y es nacionalizado Nicaragüense tiene estudios superiores de Licenciatura en Pedagogía y posgrados en Química Orgánica y elaboración de materiales didácticos.

Avatar de Ernesto González Valdés