Press "Enter" to skip to content

ALERTA ROJA

Mirilla Indiscreta

Repetir la historia es una constante de los seres humanos, cuyas ideas rebotan en las placas óseas del único cráneo que tenemos y terminan por forzar la voluntad, planteándose finalmente como que fueran originales.

Acostumbrados a que se apaguen los incendios, imitando a los heroicos bomberos, creemos que, con esa acción, se cumple con la tarea, ignorando que la verdadera misión, es evitar el incendio.

No se trata de curar la enfermedad, que se transformó a través del tiempo, en lo más rentable al grado de crear los virus como arma letal de dominación económica y política.

En la prevención el éxito de las políticas públicas, y no en el falso heroísmo que supone esperar el mal, para atacarlo.

Un poco fastidiado por el enredo, le pedí finalmente a don Edmundo, una explicación más clara.

Estamos en Alerta Roja…aclarándome de inmediato…no solo por la pandemia o Plandemia como le denomina la imparable resistencia en el mundo, sino porque está provocando la caída del gobierno… repitiendo el proceso que derrocó al gobierno del presidente Serrano.

Paso a paso, repiten escenarios, coordinaciones y acciones hilvanadas en el lienzo de la inmunda política nacional, con las mismas puntadas que marcaron el final del gobierno de don Jorge.

La punta de lanza de aquella época instaló su cuartel general de fachada de la Procuraduría de los Derechos Humanos, para invocar la supuesta legitimidad ética y moral del movimiento frente a la comunidad internacional, transformó a don Ramiro de León Carpio, en el protagonista central de la acción… a costa de la traición a Jorge Carpio y a los Diputados, depurados después, que alteraron su elección, por creerlo compañero, relegando a la vicepresidencia a don Arturo Herbruger.

Y continuó sin interrupción de mi parte

El protagonista, es un actor contratado para ser el traidito de la película, pero el poder de decidir el argumento, corresponde a los mismos, a los dueños de la película, porque ponen o les ponen el dinero, negocian e imponen su voluntad.

Con más descaro, repitieron el argumento para botar el gobierno del presidente Pérez Molina, a quién le desmoronaron el régimen utilizando la presión de la supuesta opinión pública o publicada, como acertadamente bautizó el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, denunciando su manipulación, haciendo de la plaza pública, el circo trasmitido por televisión, aprovechado, por los asistentes, para enviar saludos a la familia.

Alrededor de la plaza, paneles con placas diplomáticas encubiertas, tenían pancartas, mantas y letreros para poner en manos de quién las quisiera, para ser enfocado con mayor frecuencia por las cámaras de la prensa y televisión.

Desde luego ya El Pacto De Corruptos, y efectivamente existía corrupción para justificar el membrete, había sido acuñado como consigna de una facción política protegida y financiada por la intervención. 

Mientras, ausente y arrinconado en una esquina como espectador… el pueblo, esperando en el nauseabundo escenario a los nuevos verdugos y mercenarios con carta blanca para explotarlo, encarcelarlo y esclavizarlo sin piedad.

Ahora… me dijo tomando una breve pausa… se recurre nuevamente a la procuraduría de derechos humanos, para que encienda la mecha y se sustituya al régimen.

De manera coordinada, desde el exterior, aquellos que ejercieron el poder sometiendo a los jueces y magistrados, que lo aceptaron, para romper el orden jurídico y aplicar el Derecho Penal del Enemigo, postulado en 1985 por el alemán Gunther Yakobs, afirmando la tesis: Que la sociedad está conformada únicamente por dos componentes: ciudadanos y enemigos. 

Retornando a la era de las cavernas, usurparon el poder constituyente del pueblo, anulándolo como parte de un plan de imposición totalitaria que los hizo verdugos.

Divididos en bandos los estrados judiciales, con algunas reconocidas excepciones, han transformando los tribunales, y fiscales, en pequeñas empresas particulares donde se transan sanciones, fianzas, y sindicaciones al mejor postor.

Y por el otro lado, como parte del grupo coludido, protegido y recompensado por la intervención, en inhumanos funcionarios judiciales, y fiscales, dispuestos a cometer homicidios dolosos o culposos para cumplir con las instrucciones sin remordimientos.

En ese ambiente de circo romano, se mueve la justicia, frente a la total indefensión del pueblo, que aterrorizado espera sin chistar ni protestar el próximo latigazo de la infamia.

Es imposible defender la Soberanía, tolerando la inmoralidad y corrupción irrefrenable de los funcionarios.

Y es indigno aceptar un nuevo gobierno de los interventores y sus asociados ignorando la soberanía y la libertad.

Pero al parecer… la intención de cambiar el régimen ya se sancionó y se encuentra en marcha, por quienes tienen el poder para lograrlo.

Todas las operaciones cosméticas… peticiones de renuncia… convocatorias a la plaza, manifiestos y campañas unificadas en las redes sociales diseñadas, aprobadas y financiadas desde el exterior advierten un casi inevitable choque de trenes.

El del gobierno, sin conductores, asaltado por la corrupción… y el otro lleno de pretendientes al poder, que esperan la designación de los escogidos, por parte de los interventores.

El Nuevo Orden Mundial, implica la agresión a la cultura, nuestras creencias, religión y tradiciones, que nos lleven a buscar nuestro futuro incluso en las cartas y la astrología, persiguiendo que no creamos en nada.

Un pensamiento del escritor alemán Cristobal Cellarius (1638-1707) frente a esas tentaciones nos recuerda:

LOS ASTROS RIGEN EL DESTINO DE LOS HOMBRES, PERO DIOS RIGE EL DESTINO DE LOS ASTROS.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: