Pensamientos para mejorar Guatemala

Debemos Saber La Verdad

DEBEMOS DESEAR Y ESFORZARNOS PARA QUE LA REALIDAD DE GUATEMALA SEA MEJOR Y HACERLO VER A TODAS LAS GENERACIONES:

Una persona de gran corazón tiene la fuerza para defender a los débiles cuando están en peligro.

Si se viviera dos veces, la segunda vida sería como premio o castigo.

A veces la ambición no nos deja ver las mejores soluciones.

La victoria sabe a derrota cuando no se tiene con quién compartirla.

Una criatura quiere a un animal para amarlo y un adulto lo quiere para sentirse amado.

Un animal tiene sentimientos y solo necesita un poco de amor para ser feliz.

La amistad con un animal prueba que la amistad no tiene palabras.

Cuando se encuentra amor, no hay que olvidar a los demás.

No hay que prometer que desde mañana se será una mejor persona, hay que empezar hoy mismo.

Hay que preguntarse:  ¿he hecho algo bueno hoy?

Cuando se está bien, no hay que olvidarse de los que están peor y cuando se está mal no hay que olvidarse de lo mejor.

Cuantas veces en la vida has dicho que la vida es bella.

Hay que arrepentirse de algo que se ha hecho, no de algo que nunca se ha intentado hacer.

Cerca de una persona siempre habrá alguien falso.

Cuando todo parece gris, no hay que olvidar que el gris también es un color.

El silencio de uno mismo es el ruido más fuerte.

Nunca hay que olvidar de sonreír, porque el día que no se da sonrisas, será día perdido.

Las miradas dicen lo que el corazón calla.

Siempre va a faltar tiempo.

A veces el mejor amigo resulta la persona que menos se pensó que lo fuera.

Cuando alguien canta, no significa que esté feliz.

Sin esperanza la vida no tiene sentido.

La naturaleza y la tecnología no deberían destruirse, deberían convivir.

Las mujeres son como las canciones en otro idioma, los hombres no las entienden, pero les gustan y viceversa.

Todos los problemas tienen solución.

A veces cuando parece que se encontró a un amigo, es solo una ilusión.

Para ver mejor, a veces hay que limpiar los ojos con lágrimas.

Cuando alguien es pequeño, no significa que es débil.

Y así, cuando la energía que emana de cada uno de los seres humanos, siendo positivos y responsables unos con otros, se obtiene la fuerza de la unión de todos.

Si los seres humanos nos apoyáramos, unos a otros, deberíamos vivir y trabajar juntos sin egoísmo o intereses particulares, para que todos estemos mejor y no dejar a alguien aislado.

Estando unidos y siendo responsables, el esfuerzo de todos sería menor para alcanzar las metas, así estaríamos dispuestos a ofrecer ayuda a los demás.

Debemos respetarnos en todo momento, compartir los problemas, trabajos difíciles y combinar las habilidades, capacidades, talentos y recursos, para beneficio de todos.

Cuando se comparte con los demás, hay decisión y se da una palabra de aliento a tiempo, se motiva, se ayuda, se da fortaleza y si alguien no comparte y está mal, los demás debemos ayudarlo para que este bien otra vez.

Debemos estar unidos pese a las diferencias, tanto en los momentos buenos como en los malos, para hacer que sea una realidad el espíritu de estar en equipo en todo tipo de situaciones y así entenderemos el verdadero valor de la amistad, el sentimiento de compartir y la vida será más simple y placentera para todos.

Todo lo antes expuesto tiene la fuerza para cambiar la vida de todos los seres humanos, ayuda a evitar el robo de la energía de unos a otros, y así se pueden mejorar sus relaciones para que haya armonía, paz y menos violencia y evitar la corrupción.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor: