Press "Enter" to skip to content

El Nacionalismo

Debemos Saber La Verdad

Al perder el sentimiento del nacionalismo también se ha ido perdiendo la verdad, los principios y valores, la confianza y la responsabilidad.

El sentimiento del nacionalismo que ha estado vigente por muchos años y que es una de las bases para que se valoricen los seres humanos del pueblo, se ha ido perdiendo en los países gobernados por líderes políticos y ciudadanos que han usado su demagogia política, sus mentiras, su burocracia, sus ofrecimientos incumplidos y la corrupción.

Ha seguido deteriorándose este sentimiento de nacionalismo cuando esos líderes manipulan los gobiernos para sus propios intereses y corrupción, usando las frases como la de derechos humanos para justificar cualquier cosa, no dejan que las leyes se apliquen correctamente y así los corruptos y criminales reciben mejor trato que sus victimas.

Al perder el sentimiento del nacionalismo también se ha ido perdiendo la verdad, los principios y valores, la confianza y la responsabilidad que tienen los gobiernos con el pueblo y así muchos ciudadanos no ven la realidad de lo que sucede o cierran los ojos para no involucrarse.

Para iniciar a cambiar el sentimiento de los seres humanos del pueblo hay que volver a sentir el nacionalismo. Debemos promover que toda la gente sienta el nacionalismo por su país y por los principios y los valores.

Todos los pueblos de la nación, como ciudadanos debemos valorarnos con entusiasmo para considerarnos grandes seres humanos, sin importar diferencias, siendo prósperos, pobres, comerciantes, trabajadores, religiosos, etc. y no debemos entrar en polémica como pueblo y nos debemos poner de acuerdo para mejorar la nación, porque muchos querrán destruir este acuerdo del pueblo y es posible que lo logren, pero no lo borrarán de la memoria de los humanos que nos valoremos y así recordaremos siempre la enorme importancia que es valorarnos como seres humanos.

En un país con pueblos que nos valoremos seremos un nuevo país y así debemos lograr tener un nuevo gobierno sobre la base de los derechos que tenemos los seres humanos y que son:

  • Todos los humanos nacemos iguales y debemos permanecer libres con los mismos derechos.  
  • La finalidad de los partidos políticos es la de proteger los derechos naturales e inalienables del ser humano, que son el derecho a la libertad, a la legítima propiedad, a alimentarse, a la salud, a la educación y la resistencia a la tiranía abierta o escondida con demagogia.
  • El principio de todo gobierno reside en la propia nación, ningún grupo o ningún individuo pueden ejercer una autoridad que no emane única y exclusivamente del pueblo.
  • La libertad nos faculta para poder hacer todo aquello que no perjudique a los demás
  • La ley tiene derecho a prohibir todos aquellos actos que pueden perjudicar a la sociedad y al pueblo.
  • Nos valoramos no por perjudicar a la sociedad que es el pueblo, sino para que se perjudique a la tiranía.
  • La ley es la expresión de la voluntad de un pueblo, los ciudadanos tenemos el derecho de redactarla personalmente o elegir libremente a quienes nos representen para ello y la ley debe ser igual para todos, tanto si los protege como si los castiga.
  • Al ser todos los seres humanos iguales ante los ojos de la ley, es también el derecho que se tiene a poder ocupar cargos públicos según la capacidad, la honradez, la buena intención y sin otra distinción más que la de la virtud y el talento.

Para beneficio de los ciudadanos del pueblo, se deben cambiar los gobiernos cooptados por incapaces, deshonestos, corruptos, interesados en sus propios intereses y oportunistas.

Necesitamos hechos concretos, como los siguientes:

No aceptar que el Congreso autorice un presupuesto para el gobierno fuera de orden y realmente se debe fiscalizar en forma pública, esto ayudará a que no se robe el dinero del pueblo, que hará que no suba la inflación y ayudará a que haya políticos y funcionarios honestos, con moralidad, con principios, con valores y responsables para hacer bien su trabajo.

Para atender bien al pueblo todos los funcionarios y empleados públicos deben se puntuales para ingresar y salir de sus puestos y el presidente, los ministros, alcaldes y jefes de oficinas públicas deben controlar la puntualidad y deben ser responsables en la contratación de personas capaces para los puestos públicos.

Para ahorrar el gasto público, se debe reducir la cantidad de empleos públicos (incluyendo terminar con las plazas fantasmas), controlar gastos y licitaciones públicas y mejorar los servicios para los ciudadanos del pueblo.

Se deben reducir los sueldos, honorarios y pagos que reciben los diputados, los funcionarios públicos, incluyendo el presidente, vicepresidente, secretarios de estado, alcaldes y gerentes de organismos estatales.

Con un presupuesto estatal abierto, coherente y no hecho para la corrupción del gobierno de turno se podrá controlar la salud, atender situaciones catastróficas, mejorar la educación y así aumentará la competitividad de las nuevas generaciones y la productividad de la nación.

Para mejorar el ingreso de impuestos el gobierno debe demostrar públicamente que no hay corrupción estatal de los funcionarios en el ejecutivo, en los ministerios, en el congreso, en el organismo judicial, en alcaldías, en los organismos estatales y se debe castigar jurídicamente muy rápido a todos los funcionarios estatales y empleados públicos que se involucren o respalden cualquier acto de corrupción y esto hacerlo público con nombres y apellidos.

Hay mucho más que se debe hacer para cambiar y mejorar el gobierno, pero hay que iniciar valorándonos los seres humanos como pueblo, respetándonos unos a otros y haciendo que la ley aplique para todos por igual incluyendo a funcionarios públicos electos o nombrados.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: