Home > Pulso > Las tiendas de barrio son las mejores aliadas de los fabricantes

Las tiendas de barrio son las mejores aliadas de los fabricantes

Las tiendas y abarroterías de barrio, conocidas como el canal detallista o de ventas al menudeo, son las  principales aliadas de los fabricantes. Y aunque públicamente no se les reconoce como tales, también llegan a convertirse en todo un referente en la cuadra, al punto de que pueden ser los mejores consejeros o los que mantienen informada a su comunidad.

Según un estudio revelado por la empresa Alimentos S. A., quienes son propietarios o atienden un establecimiento de este tipo “son personas emprendedoras, analíticas, ordenadas, trabajadores, tienen buena memoria y excelentes relaciones personales”.

Y es que cada tendero ha comenzado con poco capital, saben analizar el gusto y comportamiento de sus clientes, tienen bien ordenados sus productos, comienzan su jornada laboral incluso de madrugada y a veces hasta entrada la noche tienen abiertas las puertas. También saben el precio de cada uno de los cientos de productos que manejan.

Pero el estudio revela otras cualidades más personales que económicas. La mayoría de los clientes identifica a los tenderos por ser atentos, amables, respetuosos y para muchos, son los mejores consejeros.

De acuerdo con el informe “este grupo está formado por más de 110 mil puntos de venta que se mantienen en constante crecimiento”.

Lo económico

Édgar Rosal, gerente de Marca de Señorial, manifestó que la ciudad capital es el área que genera mayor volumen de venta en al ámbito nacional, aunque en proporción, no es el sector de mayor concentración de tiendas. Mientras que en el occidente, es el área con mayor cantidad de tiendas, aunque representa el segundo lugar de mayor volumen de ventas.

Los principales factores que valoran los clientes para elegir un lugar de compra son la buena atención, cercanía, costumbre, variedad y confianza.

El analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac), Édgar Balsells, agregó que las ventajas de tener una tienda cerca son para quienes no tienen vehículo para ir a un supermercado y requieren de algunos productos de manera urgente, como mantequilla, azúcar o sal y sobre todo, en los barrios no se tiene la costumbre de comprar por mayor, probablemente porque sus ingresos se obtienen a diario.

“Mucha de la gente del sector urbano se aprovisiona por la cercanía al comprar al menudeo”, agregó.

Eso sí, como tienen poco capital de trabajo y de inventario, los productos son más caros que en los supermercados, añadió Balsells.

Un fenómeno que observa el economista es el modelo que han traído principalmente las personas de Quiché y Totonicapán, que incluso traen a sus mujeres u otras familiares para instalar una tortillería y a la par ,una tienda.

“Es un poco como el modelo de los coreanos con las maquilas, que traen a su gente de confianza”, añadió.

Algunas cifras

Las preferencias

Rosal explicó que el 91% de la población visita en promedio 24 veces al mes una tienda, aunque esta cifra varía en función del área donde se reside y el nivel socioeconómico. Por ejemplo, en el ámbito nacional, las personas que viven en la capital son las que más frecuentan las tiendas, con 31 visitas por mes; prácticamente una vez al día. En tanto, quienes residen en el interior del país, en áreas rurales, visitan 22 veces y en áreas urbanas, 21 veces.

Y esto lleva a pensar que una de las cualidades de la tienda es que se ubica a muy pocos pasos de donde viven los compradores.

¿Y qué es lo adquieren? “El 56% son productos de consumo masivo de las siguientes categorías: bebidas, alimentos, lácteos, cuidado del hogar y personal”, señaló Rosal.

Agregó que para rendir un homenaje a este gremio, la empresa creará el Día del Tendero el próximo 29 de junio, para lo cual realizarán diversas actividades y en el futuro, incluso capacitación por medio de YouTube.

Leave a Reply